Choferes bloquean vías claves y declaran la guerra al Puma

1

“Rechazamos las nuevas rutas y pediremos una auditoría a los buses ediles”, gritó Rubén Sánchez, secretario ejecutivo de la Federación Departamental de Transporte 1º de Mayo, ante centenares de choferes que se reunieron ayer al mediodía en la Obelisco luego de bloquear las laderas y los ingresos al centro de La Paz. Entre arengas y estribillos contra la Alcaldía, los transportistas declararon la guerra a los PumaKatari.

El plan de las “mil esquinas” se inició ayer a las 6:00 con el cierre de la estación de transferencia, que se encuentra en el Parque Urbano Central (PUC). Por unas horas, los choferes impidieron la circulación de los PumaKatari, menos de los buses de las rutas hacia Chasquipampa y Achumani, que operaron con normalidad.

Sin sus minibuses, los conductores cerraron varias vías claves en los barrios de la ciudad y sólo dejaron circular a los vehículos particulares. Después de las 10:00, los sindicatos se organizaron en marchas que arribaron al centro paceño e instalaron una vigilia en las puertas de la Alcaldía, que tuvo un fuerte resguardo policial.
Transportistas bloquean uno de los ingresos a la urbe.
Foto:APG

Según el subcomandante general de la Policía, Jhonny Coronel, la institución del Verde Olivo activó un plan de operaciones para evitar conflictos e hizo la intervención de 27 puntos de bloqueos para permitir la circulación de los vehículos privados. “Pudimos habilitar vías de circulación tanto en El Alto como en la zona Sur”, sostuvo.

Luego de hacer una vigilia en la Alcaldía, los transportistas se reunieron en la Obelisco. Ahí organizaron un cabildo y resolvieron cuatro demandas.

“Exigimos la inmediata liberación de nuestros cuatro héroes del sindicado 8 de Diciembre”, dijo Sánchez, en referencia a los choferes que fueron enviados el lunes a la cárcel de San Pedro por ocasionar daños a los buses PumaKatari de la ruta Achumani-San Pedro. El domingo, los transportistas agredieron a los vecinos que salieron a defender a los buses ediles.

Como segunda demanda, los choferes resolvieron que “mientras el Alcalde no honre sus compromisos, no aceptarán las sanciones o cualquier tipo de condiciones”. Reiteraron su rechazo a las nueva rutas de los buses ediles PumaKatari y ChikiTiti.

Sánchez informó que hoy los choferes llevarán adelante un ampliado para determinar nuevas medidas de presión. “Definiremos si vamos o no al paro. Estarán presentes la Federación Andina de Choferes de El Alto, la Regional de los Yungas, Viacha e interprovinciales que nos dan su apoyo incondicional”, advirtió.

El ejecutivo de la Federación Andina de Choferes de El Alto, Víctor Tarqui, advirtió que el paro será a nivel departamental. “Bloquearemos donde sea necesario para hacer fuerza. Él (Luis Revilla) debe respetar a los sectores, pero es desafiante. Las nuevas rutas afectan a todos, la Alcaldía ya habla de llegar a Pasankeri y 9 de Abril. Seré claro y concreto: si suben los ChikiTiti ya no bajarán y lo haremos en defensa de nuestras fuentes de trabajo. Mejor que no se atreva el Alcalde”, declaró.

Hasta anoche, ningún funcionario edil respondió sobre las demandas de los choferes.

En el cabildo, los conductores calificaron a la prensa de “mentirosa” y “parcializada”. Exigieron que los periodistas se retiren; incluso se registraron discusiones entre comunicadores y choferes. La protesta terminó a las 13:00.

De forma gradual, el transporte privado tomó las principales vías del centro. Por la tarde, los choferes salieron a trabajar paulatinamente y las calles retomaron el bullicio y la congestión.
Afiliados de varios sindicatos marcharon rumbo al centro.

La Alcaldía suma $us 37.000 en daños

La comuna de La Paz emitió un informe que determina que los daños ocasionados a los buses PumaKatari y a la infraestructura urbana (puntos de parada del servicio edil y contenedores) alcanzan a 256.503 bolivianos (37.000 dólares).

El costo de los daños a los buses –por rotura de vidrios y daños a la carrocería– alcanza a los Bs 192.164. Los tres contenedores de basura destrozados alcanzan a Bs 41.064. Por daños a la infraestructura, el costo asciende a Bs 9.825 y una casa prefabricada quemada a Bs 7.500, además de herramientas sustraídas por Bs 3.300 y destrozos a la señalética por Bs 2.650.

Pagina Siete.