Campesinos advierten que si el Gobierno no actúa habrá una matanza en Las Londras

Se agrava la crisis por la tenencia de la tierra en Santa Cruz. El grupo armado que tomó 8.500 hectáreas en la subcentral Pailitas atacó a los integrantes de esta organización la mañana de este jueves. Los campesinos se acercaron para tratar de disuadir a los avasalladores de salir de las comunidades ocupadas, pero fueron recibidos a tiros. Ante esta situación la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Santa Cruz pidió la intervención de las autoridades nacionales, caso contrario “habrá una matanza entre bolivianos”.

La subcentral Pailitas está conformada por cinco comunidades: Chuchial, El Trigre, Las Golondrinas, 24 de septiembre y Mil Estrelllas. Todas están afiliadas a la Única, organización que pidió la pronta intervención de las autoridades nacionales, en especial del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), que, según la entidad, reconoce el asentamiento de las comunidades afectadas por la toma ilegal.

“Nos duele como dirigentes que las autoridades no actúen. Esto va ser hasta que los de la Única tomen coraje y se animen a meterle bala y habrá una matanza entre los bolivianos”, señaló un integrante de esta organización.

El miércoles, dirigentes de la Subcentral Pailitas, afiliada a la Única, identificaron a Paulino Camacho y Ever Sixto Canaza como los cabecillas del grupo armado que los atacó y despojó de sus predios que tienen una extensión de 8.500 hectáreas.

Estas personas son las mismas que el 28 de octubre de 2021 atacaron y secuestraron a un grupo de periodistas, policías y trabajadores agrícolas en la zona de las Londras, cuando la comitiva realizaba la cobertura sobre la toma ilegal de esta área, que después fue declarada como tierra Fiscal no disponible.

Incluso los cabecillos del grupo armado fueron detenidos y procesados por La Fiscalía, pero el juez Roberto Hurtado los liberó este año. Una vez libres, ambos volvieron a encabezar la toma violenta de tierras en Pailitas.

Heridos

La toma de este predio ocurrió el pasado fin de semana. El acto fue violento, el grupo armando — según la denuncia de los campesinos— está conformado por al menos 200 personas que están fuertemente armadas que incluso quemaron 30 viviendas y secuestraron a cinco personas, que después fueron liberadas bajo el compromiso de que no denunciar el hecho.

En un intento por tratar de solucionar la situación de forma pacífica comunarios de Pailitas se organizaron para tratar de disuadir a los avasalladores de salir del lugar. Sin embargo, según el relato de los propios comunarios, fueron recibidos a tiros.

En la gresca una de los campesinos fue herido de bala.

En un video enviado para EL DEBER el comunario herido se identificó como Mario Zapata. El hombre recibió un impacto de bala en el hombro derecho.

“Fuimos a dialogar y recibir un impacto de bala y así quedé”, relató el campesino mientras era socorrido por sus compañeros.

En otro video, una de la comunarias indignada dijo: “Miren (la herida de bala). Esto si es de verdad, esto es lo que han hecho con nosotros. Estas son pruebas, ellos tienen armas”.

Las víctimas denunciaron que los invasores se identifican como miembros de los Interculturales. Es más, La Federación Especial de Comunidades Interculturales de Productores Agropecuarios de San Julián Norte, emitió un comunicado respaldando a estas personas a las que llamó hijos.

Desde la Federación de Interculturales de Santa Cruz desconocieron a esta organización y a estas personas, además anunciaron que realizarán procesos contra ellos por usar su nombre.

El hombre herido fue derivado hasta el hospital de la localidad de Hardeman, que está a cuatro horas el lugar en conflicto.

En contacto con EL DEBER un funcionario de este centro de Salud confirmó que desde este centro de Salud se envió a una ambulancia para socorrer a esta persona a las 8:30 de la mañana.

Hasta el momento, ninguna autoridad estatal se ha manifestado sobre este hecho. Desde que confirmó la toma, EL DEBER ha intentado hablar con el director nacional del INRA, Eulogio Núñez, pero el funcionario no contestó hasta el cierre de esta nota.

Mientras que la Policía informó que necesita seguridad para poder ingresar a la zona. Lo cierto es que la situación se está saliendo de control y nadie hace nada al respecto.
El Deber

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más