Bonos entregados en Bolivia y 3 países, entre los más bajos

16

Bolivia, Colombia, República Dominicana y Venezuela están entre los países de la región que entregan menos dinero en bonos y subsidios a las familias más necesitadas para que enfrenten la crisis de la Covid-19, aunque la disponibilidad de recursos varía en función de la realidad económica de cada nación.

Latinoamérica y el Caribe deberían asegurar que todos sus habitantes tengan un mínimo de 5,5 dólares diarios durante la crisis por el coronavirus, según el plan de renta básica temporal propuesto por la ONU el jueves pasado, algo para lo cual no parece estar preparada esta región pese a algunos bonos y ayudas de emergencia a las familias.

El Gobierno boliviano otorgó por única vez el Bono Familia de 500 bolivianos (72 dólares), el Bono Universal, del mismo valor, y el Bono Canasta Familiar de 400 bolivianos (57 dólares).

República Dominicana subió en marzo de 29 a 86 dólares mensuales el subsidio que ya daba a 2,3 millones de personas de escasos recursos y los empleados del sector privado con sueldo mínimo (206 dólares al mes) reciben un 70% de esos ingresos, mientras el empleador les completa el salario. Además, trabajadores informales reciben 86 dólares mensuales, medidas que el Gobierno prorrogó y recomendó continuar al Ejecutivo que tomará el poder el 16 de agosto.

Adicional a programas previos para los más pobres como Familias en Acción, Colombia Mayor y Jóvenes en Acción, por el coronavirus el gobierno de Iván Duque creó un subsidio de 47 dólares para tres millones de familias, inicialmente por tres meses y extendido hasta junio de 2021.

Por otro lado, también en este país, 60 congresistas radicaron el 20 de julio un proyecto de “Renta Básica de Emergencia”, para transformar ese subsidio en uno prorrogable de un salario mínimo mensual (240 dólares) durante tres meses y medio salario mínimo por dos más para un 60% de la población.

En Venezuela, el Gobierno entrega desde hace tres años bonos en forma de dinero y alimentos a familias vulnerables, aunque apenas alcanzan los dos dólares mensuales y están ligados al carnet de la patria.

En Ecuador, donde ya existían ayudas para adultos mayores y personas con discapacidad, entre otros, desde abril hay un “bono de protección familiar” para pequeños comerciantes, agricultores, pescadores y artesanos, en principio para 400 mil familias, cifra duplicada cuando el Gobierno integró a 550 mil beneficiarios más para que cobraran los 120 dólares correspondientes a abril y mayo,

Desde mayo, Chile ayuda principalmente a trabajadores informales y mayores de 70 años con tres mensualidades que, tras una actualización en junio, otorga entre 104 y 126 dólares por persona dependiendo del tamaño de la familia, lo que beneficia al 80% de los hogares más vulnerables. Además da 634 dólares a quienes cobraban entre esa cifra y 1.900 dólares y perdieron más del 30% de sus ingresos.

En Brasil, desde abril trabajadores informales, desempleados y población desfavorecida reciben 110 dólares y se analiza, entre varias opciones, que las 50 millones de personas con el subsidio de 36 dólares del programa Bolsa Familia, creado por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2003, pasen a recibir también 110 dólares.

Por su parte, Perú otorgó dos veces 220 dólares a miles de familias pobres y un bono del mismo valor a trabajadores independientes, pero las ayudas terminaron a comienzos de julio con el fin del confinamiento.

Ingresos

El exviceministro del Tesoro Carlos Schlink explicó que los bonos que entregó el país se delinearon en función a la canasta básica que necesita una persona para subsistir.

“Analizamos una canasta básica que requería una persona para asignarle un monto y eso oscilaba entre 400 y 500 bolivianos y en base a eso se fijó ese límite. Si nos ponemos a competir deberíamos estar por debajo de lo que entregó Brasil y Chile”, precisó.

Según la exautoridad los países de la región están en mejores condiciones macroeconómicas en materia de Reservas Internacionales Netas (RIN), balanza comercial y tienen un déficit fiscal controlado.

Añadió que la entrega de estos bonos está en función a la disponibilidad de recursos del Tesoro y en el país en principio no se contaba con dinero. “Más bien el Tesoro hizo un esfuerzo asignando recursos para dar bonos, prueba de ellos es que unos 7,5 millones de personas se beneficiaron de los tres bonos, no hay punto de comparación”, dijo.

Pagina Siete.