Rocío Hanssen , la periodista que lucha contra el virus y el desamparo

29

Se le congeló el cuerpo. Una noticia en la televisión la perturbó. “Beni tiene su primer muerto por coronavirus”, decía el informe nocturno. Ella intuyó lo peor. La mañana del 20 de abril, Rocío Hanssen permaneció en el Hospital Germán Busch en busca de un reportaje. Estuvo expuesta al virus. Hacía su trabajo, como al menos otros 30 periodistas que sufren por la pandemia en Bolivia.

Desde ese momento no tuvo paz. Ese lunes, la periodista y camarógrafa se protegió con barbijo y guantes. “Pero estaba casi todo infectado en el lugar”, se lamentó. Cinco días después comenzó a toser, sufrir dolores de cabeza y una terrible fiebre. No tenía dónde ir. Con el hospital cerrado por cuarentena, se confinó con sus dos hijos en un par de habitaciones.
La periodista Shirley Escalante venció al virus en Tarija.
Foto: Shirley Escalante

“No quería contagiar a nadie. Mis hijos también podían tener el virus y no podía llevarlos donde mi familia”, recordó la beniana que recibió el asesoramiento de su hermano médico. “Él me receta”, contó aliviada pero a la vez preocupada porque sus ahorros se le acaban. “Ya gasté como 2.000 bolivianos en medicamentos. Hace unos días me hice la prueba y salió positiva”, agregó la comunicadora mientras cocinaba “comida sana” para combatir el mal que aún está en su cuerpo. “El lunes saldrá mi segunda prueba. Ojalá que dé negativo porque tengo que volver a trabajar”, enfatizó la corresponsal de Bolivisión.

Hanssen está en el grupo de comunicadores afectados. Según Pedro Glasinovic, presidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia, 15 trabajadores de la prensa están contagiados en Beni.

“Al igual que todo el personal de salud, estamos en la primera fila en el combate contra esta pandemia que afecta a toda la humanidad”, consideró Glasinovic. En Santa Cruz, la situación es más complicada aún. “Una veintena de periodistas están infectados”, calculó Jesús Aponte, secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores de la Prensa.

Aponte informó que ayer se firmó un convenio con la clínica San Rafael, que brindará asistencia médica gratuita a la prensa cruceña.  “Todos podrán, gratuitamente, someterse a tratamientos médicos y en el caso de  sospecha de contagio, serán sometidos a pruebas de Covid-19”, resaltó.

La periodista beniana estuvo confinada con sus hijos.
Foto: Rocío Hanssen

En ese lugar se registró el primer deceso de un trabajador del área de la comunicación. Jacinto Quispe Maydana -excamarógrafo de la red ATB de esa ciudad y de Tigo Sports- murió el domingo.

El lunes se confirmó que el periodista y presentador de televisión Marcos Montero está en terapia intensiva, en espera de plasma del tipo AB+. “Su estado es grave. Necesita el plasma con urgencia. Apareció una persona, pero se descubrió que tenía una patología y no pudo donar”, aportó Aponte.

La periodista que ganó

“Cuando me enteré que tenía el virus, sentí miedo”, contó Shirley Escalante -periodista del diario El Periódico y del canal 15 de Tarija- que luego de 19 días de lucha venció al coronavirus. Estuvo aislada en un hotel. Nunca tuvo los síntomas.

“La Gobernación tomó pruebas, por sorteo, a los periodistas que estábamos en primera línea de trabajo. Mi prueba dio positivo”, recordó.
Al menos 30 comunicadores están infectados en el país.
Foto: Archivo digital

Escalante ahora pide un seguro para los periodistas. “Es necesario. Estamos expuestos todo el tiempo”, subrayó.

Sin embargo, para Glasinovic esa aspiración lleva años de lucha. “Es un largo peregrinar, lamentablemente, por razones de burocracia, esto no avanza”, dijo al referirse al proyecto de Ley de seguro de vida para periodistas “Hermanos Peñasco Layme”, de 2012. Mientras, periodistas como Escalante y Hanssen se enfrentan al virus y al desamparo.

Pagina Siete

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More