Escenario económico nacional complicado

A pesar de los crecimientos por encima de los países de la región, la economía nacional enfrenta una serie de desafíos para la presente gestión, debido a la baja de ingresos por los precios menores de las materias primas, y al ambiente político que encarará, mientras los economistas sostienen que no reducirán gastos pero, en cambio, aumentará el déficit fiscal así como el endeudamiento externo y una disminución de las Reservas Internacionales.

En enero de la presente gestión, el analista económico Germán Molina hizo una evaluación de los 13 años de Gobierno, y una de las conclusiones que muestra es que a pesar de haber pasado por un buen momento económico, en los últimos años gastó todo lo acumulado en este período.

«Durante tres períodos presidenciales continuos del Presidente Morales (2006-2019) y trece años de gestión envió a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) catorce proyectos del Presupuesto General del Estado (PGE) anuales, de los cuales los primeros ocho años (2006-2013) fueron de un superávit fiscal acumulado de 14,5 por ciento respecto al PIB, y los siguientes seis años (2014-2019) un déficit fiscal acumulado de 40,0 por ciento respecto al PIB, es decir en seis años desahorramos todo los acumulado en ocho años y adicionalmente gastamos más acumuladamente un 25,5 por ciento respecto al PIB», señaló en su análisis.

Luces y sombras de 3 períodos presidenciales y trece años continuos del presidente Evo Morales y perspectivas del modelo boliviano de economía social comunitaria productiva (mescp) 2006-2018, titula el artículo elaborado por Molina, en el cual muestras los aciertos y los muchos desafíos que tienen las autoridades del sector económico.

A eso se suma los indicadores macroeconómicos que presentó el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el que señaló que la economía nacional creció 4,22 por ciento la pasada gestión, a pesar de un entorno económico más favorable de 2017.

Al respecto, el analista económico Gabriel Espinoza escribió en su Twitter que El PIB de #Bolivia creció el 2018 un 4,2 %, prácticamente igual que en 2017, pero a diferencia del 2017, los precios de las materias primas se estabilizaron, por lo que exportaciones subieron. El Gobierno nacional siguió incrementando la inversión pública y hubo #DobleAguinaldo.

«Ya es una costumbre (muy mala) en muchas instituciones. Por cierto: con #DobleAguinaldo, mejores precios de gas y más inversión pública, 0,02% de crecimiento más que en 2017. Modelo en agotamiento se llama», señala por Twitter.

En su momento, Ernesto Bernal, docente de economía en la Universidad Técnica de Oruro (UTO), anunció que el modelo económico llegó a su fin y que requería cambios para enfrentar los bajos precios de las materias primas en el mercado internacional.

Una muestra de los bajos ingresos se reflejó en los recortes de los presupuestos de los gobiernos subancionales, departamental y municipal, lo que derivó en menores obras en ejecución.

Mientras tanto, el Gobierno insiste en que su modelo económico es exitoso y que se profundizará en la presente gestión. El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora, en entrevistas internacionales destacó la aplicación del mismo, y el resultado es la estabilidad económica y la reducción de la pobreza.

Sin embargo, los economistas señalaron, en su momento, que el modelo económico ingresos por la venta de materias primas, gas y minerales, y en gasto e inversión pública así como en deuda para dinamizar la economía interna.

Los ingresos disminuyeron y los precios de las materias primas mantendrán con bajo perfil, de acuerdo a los organismos internacionales. El Banco Mundial, en su análisis de precios, señaló que el petróleo en promedio estará en 66 dólares el barril.

El Diario.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.