Destacan a Bolivia como uno de los países más diversos y rico en danzas de Sudamérica

Bolivia posee centenares de danzas ancestrales, autóctonas y folklóricas que continúan en constante creación, donde se destaca la relación ritual-ancestral de los pueblos indígenas originarios que conforma una de las principales características de la riqueza cultural boliviana, destacó el domingo el antropólogo de la Unidad de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Culturas y Turismo, Richard Mujica.

El antropólogo realizó esa afirmación a horas de celebrar el Día Internacional de la Danza, que se celebra cada 29 de abril desde 1982, fecha que la Oficina de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) proclamó en conmemoración al aniversario del nacimiento de Jean-Georges Noverre, maestro y creador del ballet moderno.

«La diversidad cultural en Bolivia se expresa en los 36 pueblos indígena originario campesino, un punto de partida para poder hablar de la danza ya que cada una de estas culturas posee formas de expresión ancestral y que ha influenciado de manera directa casi en la mayoría de las creaciones de nuevas danzas contemporáneas en lugares urbanos», explicó.

Las danzas autóctonas parten de un ritual caracterizado por diferentes acciones, mismas que tienen relación con el medio ambiente, la producción, entre otras, expresándolas como un medio de comunicación que han traspasado las barreras culturales, políticas y étnicas influyendo fuertemente las nuevas generaciones o en los artistas urbanos.

«La mayoría de los pueblos están muy vinculado con la música que interpretan, ese es un aspecto que no identifica a las danzas que se bailan en el área urbana, pero que son influencias casi en su mayoría», añadió Mujica.

Hasta la fecha Bolivia cuenta con 15 danzas protegidas y preservadas por leyes nacionales, declaradas como Patrimonio Cultural e Inmaterial de Estado, entre ellas la Morenada, la Diabla, la Llamerada, la Kullawada, Los Caporales, el Pujllay, la Saya Afroboliviana, el Tinku, los Macheteros, entre otros que también están registrados por la Unesco.

Por su parte, los gobiernos autónomos subnacionales como las gobernaciones y las alcaldías han declarado por leyes regionales más de medio centenar de danzas como patrimonios intangibles propios de sus territorios.
Red central-cta/rm ABI

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.