Criminales costeaban gastos de sus cómplices en cárceles

1

La convocatoria a un sospechoso para declarar por el caso de un celular robado, derivó en la identificación y posterior captura como parte de la organización criminal “La Hermandad” y develó el apoyo económico que estos grupos antisociales brindan a sus miembros para la manutención dentro de los recintos penitenciarios.

El director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen – FELCC, coronel Sergio Bustillos, al momento de presentar el caso a los medios, destacó la existencia de conversaciones de WhatsApp entre el aprehendido y terceras personas, encontrando mensajes como: “te vas a cuidar, cuidado esos perros del DACI te metan como al ‘Matute’”; “no sabes nada del ‘Matute’, ayer dieron 4.000 dólares”, entre otros.

Estos chats evidencian la vinculación del sujeto identificado como Gustavo Escalante alias “El Gus”, con la organización criminal “La Hermandad”, desbaratada recientemente por la Dirección de Análisis Criminal e Inteligencia – DACI de la Policía.

Las conversaciones llevan a sospechar que las organizaciones criminales se encargan de mantener y brindar apoyo económico a sus miembros cuando alguno de estos cae en prisión y que dichos grupos mantienen una precaria red que alerta sobre las operaciones policiales en contra de la criminalidad.

“El grupo de investigadores está realizando las operaciones para ver principalmente el origen de estos mensajes para probar si existe algún tipo de financiamiento por su parte”, manifestó Bustillos.

La División Propiedades de la FELCC, a cargo del mayor Freddy Huallpara, atendió el caso del robo de dos equipos telefónicos de última generación el pasado mes de febrero, luego de una denuncia presentada por la víctima ante la Policía. Durante el proceso de rastreo, los dispositivos no presentaron actividad, hasta su activación con un nuevo número telefónico en las últimas semanas. De esta acción se procedió al seguimiento del nuevo usuario para ubicarlo y citarlo.

Mediante una entrevista informativa, el nuevo portador, debía establecer las circunstancias en que el aparato llegó a su poder.

Durante la entrevista, “El Gus” se encontraba en notable estado de nerviosismo, por lo que se procedió a realizar una revisión profunda al contenido del celular y una intervención al domicilio del sospechoso.

Producto de la requisa se logró capturar otros móviles, equipos destinados a cambiar números de serie de teléfonos, partes para remodelar y posteriormente vender, por lo que se establece que este lugar era un centro de receptación de equipos robados y se aprehende al sospechoso. (Visor Bolivia)

El Diario.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More