Anterior gobierno priorizó a empresas extranjeras antes que nacionales

11

La participación de las empresas nacionales en la construcción se minimizó durante el período 2006 a 2019, debido a que los recursos de inversión público beneficiaron más a compañías extranjeras, y se perdió la oportunidad de fortalecer a emprendimientos bolivianos, según el gerente general de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz), Javier Arze Justiniano.

La aseveración forma parte del informe de evaluación del sector de la construcción gestión 2019 y con proyección 2020, y en la misma señala que durante la administración del anterior Gobierno desarrollada entre el 22 de enero de 2006 y el 12 de noviembre de 2019, el sector económico de la construcción tuvo un comportamiento acumulado positivo, fundamentalmente por los niveles de inversión pública que tiene un elevado componente de construcción.

En el período señalado se ejecutaron 38.752 millones de dólares de inversión pública y la participación de la construcción en el PIB nacional pasó del 2 % al 4 %.

“Sin embargo, esos indicadores son relativos, y los indicadores de crecimiento no se reflejan en la mayoría de las empresas constructoras ya que buena parte de los recursos de inversión pública ejecutados beneficiaron a empresas extranjeras. Por estas determinaciones del anterior gobierno se ha perdido una oportunidad irrepetible de fortalecer nuestro tejido empresarial y tener empresas más grandes y competitivas”, sostiene.

Proyección para el 2019

El informe sostiene que en base a los datos acumulados hasta el II Trimestre de 2019, el Centro de Estudios Económicos y Desarrollo (CEED) de Cadecocruz proyecta una tasa de crecimiento de 2 % aproximadamente, que evidentemente es muy baja y resume la realidad de los constructores del país.

Un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) en octubre, señaló que el crecimiento de la economía, en ese periodo, creció a 3,13%, mientras que el acumulado a 12 meses alcanzó a 3,38%, cuyo dato despejó la duda sobre el pago del doble aguinaldo.

El entorno económico mundial se contrajo debido a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que redujo las compras de materias primas, y disminuyan los precios del mercado internacional.

Bolivia sintió los efectos no sólo por los precios bajos de las materias primas, sino por una menor demanda de gas natural de parte de Argentina y Brasil, que afectó a los ingresos del Tesoro General, a regiones y municipios.

Panorama para el 2020

De acuerdo a los análisis y proyecciones del Centro de Estudios Económicos y Desarrollo (CEED) de Cadecocruz la tasa de crecimiento de la construcción para el año 2020 bordeará el 2 % si no se adoptan las medidas propuestas, apunta Arze Justiniano.

Es así que las medidas o políticas que deben implementar el gobierno para reactivar el sector constructor, están en cinco sugerencias que plantea la Cámara de la Construcción de Santa Cruz, con el objetivo de revertir la tendencia de desaceleración y registrar nuevamente tasas importantes de crecimiento, incluso superiores al 10 %.

Una de las primeras sugerencias que plantea el CEED es una Ley que regule la participación de las empresas constructoras extranjeras para que se presenten a las licitaciones públicas del país en asociación o sociedad con empresas bolivianas, donde éstas tengan una participación de al menos 30 %.

La segunda propuestas es Convertir la Planilla de Avance de Obra en un Título Valor que sea transable en las entidades del sistema financiero nacional, para resolver los problemas de liquidez de las empresas constructoras.

La tercera consiste en reorientación de la programación de los proyectos de inversión pública hacia los que sean intensivos en mano de obra, para que se conviertan estos recursos en un multiplicador de la actividad económica nacional.

La cuarta apunta a la eliminación de la Resolución Normativa de Directorio (RND) de Impuestos Nacionales N° 101800000036 de 21 de diciembre de 2018, que establece una serie de exigencias irracionales a las empresas constructoras, especialmente las pequeñas y medianas que resultan de imposible cumplimiento.

La quinta busca que se apruebe una Ley de Contrataciones del Estado que derogue el Decreto Supremo N° 181, y que establezca un marco único y estable para todos los procesos de licitación y contratación de las instituciones públicas del Estado.

“Si logramos implementar esas medidas y se mantienen los volúmenes de inversión pública, el sector constructor del país puede crecer a tasas anuales cercanas al 10´%”, apunta el Gerente General.

Oportunidades para la construcción

El ejecutivo de la Cadecocruz señala que las nuevas Elecciones Generales que se deben celebrar el 2020 y la formación un nuevo Gobierno generan gran expectativa en el sector y por ellos esperan que las próximas autoridades atiendan la agenda del sector y se implementen las medidas necesarias para reactivar la actividad, de manera que alcancemos tasas de crecimiento superiores al 10% como hace seis años.

El aporte del sector constructor al PIB nacional representa 3,22% del total de la economía, cifra muy similar al mismo periodo de 2018, cuando alcanzó un 3,19% y a la del periodo de 2017, cuando llegó a 3,17%, según el último dato del Producto Interno Bruto (PIB) disponible, que corresponde al II Trimestre de 2019.

“Estas cifras igualmente reflejan una tendencia a la desaceleración y estancamiento de la construcción en Bolivia”, sostiene Arze.

PERMISOS DE CONSTRUCCIÓN Y CONSUMO DE CEMENTO

El Instituto Nacional de Estadística (INE) no ha difundido información oficial sobre el consumo de cemento en el país durante el 2019. Los últimos datos disponibles corresponden a la gestión 2018 y señalan que el consumo de cemento nacional llegó a 3.722.47 toneladas métricas, volumen superior en 3,34% respecto a la gestión 2017, según el informe.

Sin embargo, preocupan las cifras del consumo de cemento en el Departamento de Santa Cruz. El año 2018 fue de 1.065.387 toneladas métricas, cifra que muestra un descenso de -1,89% en comparación al año 2017.

Entre tanto, los permisos de construcción otorgados, medidos en metros cuadrados, disminuyeron de 3.043.649 metros cuadrados registrado el año 2017, hasta 2.844.322 metros cuadrados el año 2018.

Eso supone que el año 2018 hubo una disminución del 6,55% en los permisos de construcción otorgados por los Gobiernos Municipales.

Del total de metros cuadrados aprobados en permisos de construcción, 2.068.458 metros cuadrados corresponden a las ciudades capitales de departamento y la diferencia al resto de Municipios del país.

Empleos que genera el sector

La actividad de la construcción históricamente ha sido intensiva en mano de obra, por lo que siempre ha generado importantes cantidades de fuentes de trabajo, situación que se ha acentuado en los últimos años.

Según la Encuesta de Hogares (EH) del Instituto Nacional de Estadística (INE), entre los años 2011 y 2018 el sector constructor ha contribuido con el 30 % de los nuevos empleos creados cada año y ha sido uno de los principales generadores de nuevas fuentes laborales.

El año 2018 se dedicaban a la construcción 466.562 personas (empleos directos), representando el 8,6% de las personas ocupadas de Bolivia, siendo la tercera actividad en términos de ocupación, después de la agricultura y el comercio.

El Diario.