Denuncian que los exfiscales Ramiro Guerrero y Edwin Blanco ordenaron la libertad de Achacollo

6

El exfiscal Anghelo Saravia denunció que el exfiscal general del Estado Ramiro Guerrero y el exfiscal departamental de La Paz Edwin Blanco ordenaron la liberación de la exministra de Desarrollo Rural y Tierras, Nemecia Achacollo, dejando sin efecto una orden de aprehensión emitida en el 2016, por el caso del desfalco al Fondo Indígena.

Según información de Página Siete, Saravia explicó que el pasado 21 de julio de 2016, cuando Achacollo se presentó a declarar por primera vez, luego que la exautoridad se desmayara durante el interrogatorio, se ejecutó la orden de aprehensión, sin embargo, Guerrero le habría indicado que la “dejara libre” por órdenes del expresidente Evo Morales. “También vino Edwin Blanco y me repite la orden. Les dije que no podía desaprehenderla y que fuera de la oficina estaba la prensa. ‘Tú eres inteligente, sabrás qué decirles’, me dijo Guerrero”, aseguró.

Saravia reveló que varios funcionarios involucrados en el ilícito también tenían protección del anterior Gobierno y que el actual presidente del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), Paúl Franco, y Guerrero definían quién iba a la cárcel y quién era “intocable” en el caso FONDIOC y otros casos. Luego de que se realizó la aprehensión contra Achacollo, el jurista habría sido obligado a modificar la imputación para evitar que otras autoridades se vieran involucradas. Asimismo, afirma que las denuncias reveladas pueden ser comprobadas con documentación.

De la misma forma, realizó una segunda denuncia donde señala que en el proceso de compras con sobreprecio de repuestos para aviones, de la extinta empresa de Transporte Aéreo Militar (TAM) exitían varios indicios que involucraban a los excomandantes de la Fuerza Aérea Boliviana Luis Trigo y Gonzalo Durán en hechos de corrupción lo cual debía derivar en su aprehensión, sin embargo, ocurrió la misma figura que con Achacollo, pues gozaban de protección. Tras salir de sus cargos, ambos fueron designados como embajadores en Venezuela y Francia respectivamente.

Saravia estuvo a cargo de varios casos que involucraban a funcionarios y militares hasta que fue destituido y enviado a la cárcel el 15 de noviembre de 2016 por supuesta extorsión a dos exclientes suyos. Denunció además, que tanto Guerrero como Blanco y otros abogados montaron casos en su contra para mantenerlo en la cárcel. Al momento, Saravia cuenta con detención domiciliaria.

Éxito Noticias