Bolivia designa a “embajador extraordinario” para EEUU

2

El Gobierno interino de Bolivia anunció ayer el nombramiento de un “embajador extraordinario con representación plenipotenciario” en Estados Unidos, cargo que recae en Walter Oscar Serrate. La información fue emitida en la cuenta oficial de la Cancillería de Bolivia, sin dar mayores detalles del nombramiento.

“La Canciller Karen Longaric posesionó al nuevo Embajador Extraordinario con Representación Plenipotenciario ante el Gobierno de Estados Unidos de América, Walter Oscar Serrate Cuellar, quien fue Embajador y Representante Permanente de Bolivia ante la ONU”, se lee en la cuenta oficial de Cancillería.

Después de 11 años, Bolivia tiene un embajador ante el gobierno estadounidense.

De acuerdo a normas nacionales, la designación de embajador debe ser aprobada por el Senado, sin embargo, permite que la Presidenta o el Presidente del Estado designe a embajadores extraordinarios con facultad plenipotenciaria para misiones de carácter temporal.

“La Presidenta o el Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, tiene la facultad de delegar la Representación Plenipotenciaria y con rango de Embajador Extraordinario a cualquier Ministro de Estado, autoridad o servidor público, asambleísta nacional o departamental, representante de movimientos sociales, sociedad civil organizada o personalidad destacada, para misiones especiales públicas o confidenciales de carácter temporal, a fin de ejecutar mandatos presidenciales específicos, de forma rentada u honoraria”, dice el artículo 22 de la Ley del Servicio Exterior.

De su lado, la Embajada de Estados Unidos en La Paz no emitió ningún comunicado que exprese la postura al respecto, dado que muchos medios digitales reflejaron el hecho como el restablecimiento de las relaciones plenas entre los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos, después de 11 años.

EL DIARIO consultó a la Cancillería su postura oficial, sobre el restablecimiento de relaciones entre ambos estados, sin embargo no obtuvo ninguna respuesta.

En 2008, Bolivia en su primera gestión, el expresidente Evo Morales expulsó al entonces embajador Philip Goldberg, mientras que EEUU por reciprocidad diplomática hizo lo mismo con Gustavo Guzmán.

Tras ese incidente ambos países han mantenido relaciones únicamente a nivel de encargados de Negocios.

En 2011, bajo el Gobierno de Barak Obama, Bolivia y Estados Unidos firmaron un acuerdo marco de respeto mutuo por el que se fijaban algunos pasos para la restitución de relaciones que debían finalizar con una reposición de embajadores.

Pese a aquel intento, el Gobierno de Morales criticó varias veces a Estados Unidos por una supuesta intromisión en asuntos internos en temas como el narcotráfico o la calidad democrática.

El Diario.