Arturo Murillo se declara culpable, descarta juicio por jurado y puede ser encarcelado por 6 años

El exministro de Gobierno Arturo Murillo se declaró culpable de los delitos de recibir sobornos y lavado de dinero en Estados Unidos, por lo que se descartó un juicio en su contra y arriesga una condena de seis años de cárcel, informó este martes el procurador general del Estado, Wilfredo Chávez.

“Arturo Murillo eligió ser juzgado por un jurado, y la fecha de juicio era el 28 de noviembre de este año. Empero, con la presentación de la acusación por información habría decidido por declararse culpable, aceptando los cargos identificados por la Fiscalía”, declaró Chávez en conferencia de prensa.

De acuerdo con la autoridad, al admitir su culpa, el exministro del gobierno de Jeanine Añez “descarta un juicio con jurado” y puede ser condenado por hasta seis años de prisión.

“Está descartado por completo ahora el juicio por jurado. La acusación señala expresamente que Arturo Murillo coordinó, conspiró, confederó y acordó a sabiendas y voluntariamente con Sergio Méndez Mendizábal, Luis y Bryan Berkman, Philip Lichtenfeld y otras personas, para violar el art. 18 del Código de los Estados Unidos”, apuntó el funcionario.

Murillo podrá recibir una condena de hasta seis años de prisión. No obstante Chávez agregó que después de ese tiempo, el exministro deberá volver a Bolivia a enfrentar los cargos por los que se lo acusa.

“Es importante recalcar que al declararse culpable, ante la inminencia que hemos dado a conocer, Murillo podrá recibir una condena de hasta seis años de prisión en sentencia que es inapelable, puesto que él se está sometiendo a una medida voluntaria, debiendo cumplir dicha condena en Estados Unidos y posteriormente enfrentar los cargos pendientes en nuestro país”, dijo.

También puede leer:

Romero dice que es falsa la carta de narco que pide favores a Evo y responsabiliza a Del Castillo

Murillo fue detenido el año pasado y se declaró culpable por la compra con sobreprecio de agentes químicos mediante la empresa intermediaria Bravo Tactical Solutions, durante la gestión de Añez, por un costo de 5,6 millones de dólares.

El costo real de los implementos antimotines era de 3,3 millones, puesto que el sobreprecio de los gases lacrimógenos, estopines y balines de goma asciende a 2,3 millones sobre el total mencionado.

En un proceso diferente, Murillo es acusado por la presunta comisión de sedición, terrorismo y conspiración, dentro del caso golpe de Estado I, denunciado por la exdiptuada del MAS, Lidia Patty.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más