Detienen a madre por tentativa de infanticidio

5

La Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) detuvo a la madre del menor de cuatro años, quien tomó líquido de batería otorgado por su madre, siendo internado de emergencia.

Nuevamente se ve un caso contra la integridad de los niños y niñas en el interior de sus familias, donde deberían ser un lugar de protección, sobre todo por parte de sus progenitores, en la actualidad continúa puesta en entredicho.

El fin de semana, una madre que debía cuidar a su hijo de cuatro años, quien presentaba una afección en su salud, decidió hacer tomar al menor liquido de batería, supuestamente por equivocación, porque lo que quería darle a consumir era agua vendida, aspecto que genero la internación inmediata del menor en un centro de salud de la urbe alteña.

En tanto, la Fiscalía inició el proceso judicial en contra de la madre, por el supuesto delito de tentativa de infanticidio, se realizan las pericias correspondientes para establecer los riesgos en los que el menor puede encontrarse en caso de no ser un hecho «accidental».

En tanto, el centro de salud donde se encuentra internado el menor desde el pasado sábado 24 del presente mes, se dio a conocer que el niño ya no registra peligro en su vida, llegando a ser salvado a tiempo y evitaron la existencia de otras afectaciones a los órganos internos, como resultado de haber consumido el líquido de batería. Asimismo se determinó que el niño reciba el análisis psicológico correspondiente, para establecer el tipo de relación que se tienen al interior de su familia y confirmar si hubo, en pasados años, otro tipo de agresiones que definan la existencia de un maltrato que genere riesgo en la integridad del menor.

«La madre dijo que supuestamente era un descuido que ella pretendía darle agua vendita para que tome como establece su tradición, pero en el momento del llanto de la menor se dio cuenta que era agua de batería», explicó el investigador de la Felcv.

Las medidas cautelares de la madre de familia concluyó con arresto domiciliario y deberá volver a la casa de su suegra en esta urbe, mientras que el niño recibirá apoyo psicológico y visitas continuas por parte del Ministerio Público, mientras se investiga la situación.

En menos de un mes, la Felcv recibe el segundo hecho de maltrato a menor, aspecto que se suma a los casos de abandono de menores no solo en ámbitos públicos, sino sobre todo en centros de salud, como por ejemplo en el Hospital Boliviano Holandés, donde los niños y niñas internadas por algunas afecciones en su salud terminan siendo abandonadas por sus progenitoras, siendo remitidas en algunos casos a la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

Este factor, fuera del maltrato físico, se convierte también en maltrato a los niños y niñas en El Alto, quienes deben enfrentar en algunos casos su vida solo luego de pasar de un hogar público a un hogar Estatal de forma permanente hasta el cumplimiento de la mayoría de edad.

El maltrato a los niños y niñas está enraizado en varias de las actitudes de crianza violenta que suelen recibir en áreas rurales, procedimientos de crianza que no son desechados, sino por el contrario migran con las familias y se convierte en el principal problema en contra de los más vulnerables, a quienes las instancias policiales o la propia Defensoría de la Niñez y Adolescencia se convierte en la única instancia que debe defender por sus derechos.

El Diario.