FmBolivia
Radio FmBolivia

Cumplen promesas al Niño Jesús con chocolatada y ají de fideo

5

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

“¡Que Dios se lo pague!”. Con esas palabras, Rosmery Mamani agradeció a la familia Pinedo Javier por la taza de chocolate y el trozo de panetón que recibió ayer también para su hija de cuatro años, cerca de la Terminal. Los benefactores aseguraron que dar lo que pueden a los que se lo necesitan es una promesa al Niño. “Para nosotros, esto es Navidad”, dijo.

Rosmery llegó del norte de Potosí, hace un mes, para buscar la solidaridad de la gente mediante regalos y algunos alimentos para compartir con su familia en su pueblo. “Todo estoy guardando. Por eso, este chocolate para mí es bienvenido”, aseguró.

Como ella, cientos de personas, entre niños, jóvenes, adultos y ancianos, recibieron ayer una taza de chocolate o un plato de ají de fideo de parte de dos grupos de familias y uno de amigos. Los benefactores aseguraron que con esos actos cumplían sus promesas al Niño Jesús.

Doña Susy Mayta contó que hace dos años sus tres hijas despertaron sus promesas. “A ellas cada año les regalaba juguetes, pero un día se reunieron y me dijeron que ya no querían más juguetes. Me pidieron que con ese dinero preparemos una chocolatada para los niños que necesitan. Ahora hacemos eso”.

La familia Mayta, que vive en El Alto, preparó ayer el chocolate para 200 personas. “Hemos alistado todo con mucho cariño. Queremos que la gente disfrute por lo menos con esto, su Navidad”, resaltó Susy.

Mientras la familia distribuía le chocolate, la gente que lo recibía agradecía. Muchos estaban en familias de hasta ocho componentes quienes se sentaban en la plaza para degustar la delicia caliente con panetón.

“Ven, recibite, leche te van a dar. Panetón más pedite”, dijo una mujer a Andrés, su hijo de siete años, quien junto a sus hermanos de cinco y tres años se apuró para hacer fila y recibir su taza de chocolate. “Rico está, un poquitito más invítame”, pidió el pequeño, que sostenía su vaso, mientras Susy servía.

A unos metros, también estaban los miembros de la familia Pinedo Javier, a quienes no les importó madrugar para preparar al menos 1.000 tazas de chocolate. “Hemos repartido como 600, pero el resto lo distribuiremos en las calles hasta terminar”, explicó Rodrigo Pinedo.
La gente realizó filas para recibir un regalo.

Destacó que la iniciativa es parte de ocho miembros de la familia, quienes desde hace cuatro años organizan esa actividad en el mismo lugar. “Antes dábamos juguetes a los niños de mi zona, pero ahora queremos dar este pequeño regalo a las personas que más lo necesitan. Por eso vinimos acá, porque sabemos que por estas fechas llega gran cantidad de gente inmigrante y duerme por este lugar”.

Mientras Rodrigo conversaba, la gente se amontonaba alrededor del vehículo familiar para recibir su vaso de chocolate, un pedazo de panetón y además pan. “También trajimos juguetes para los niños, pero ya los terminamos”, acotó.

Un poco más alejado estaba un grupo de amigos que también distribuían chocolate con galletas. En el sector de la Terminal, la gente podía escoger dónde recibir su chocolate o incluso optar por un plato de ají de fideo que daba la familia Apaza Durán.
La familia Apaza Durán dio un ají de fideo.

“Hemos preparado 300 platos con su chuñito, todo bien riquito. Lo hemos hecho pensando en compartir un momento con nuestros prójimos”, dijo Emerson Apaza, quien aseguró que desde hace tres años brindan “este cariño” en Navidad.

“Nosotros también venimos de familias muy humildes y hemos sufrido cuando éramos niños, por eso ahora queremos compartir con la gente que no tiene. Quizá nosotros también necesitábamos ese desprendimiento”, resaltó Apaza.

Él recordó que cuando fue niño,prometió al Niño Jesús que si le ayudaba a ser profesional iba a acordarse de la gente que necesita. “Ahora gracias a Dios, mis hermanos y yo salimos profesionales y por eso cumplimos”.

Para todos los que organizaron esas actividades navideñas una sonrisa fue suficiente agradecimiento. Rosmery se fue feliz por el chocolate que tomó. “Gracias a la gente por acordarse de nosotros. El Niño les va a bendecir”, aseguró.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas