La Paz junto a Chuquisaca, Oruro y Potosí en riesgo de perder recursos

Los departamentos de La Paz, Chuquisaca, Oruro y Potosí serían las regiones que restarían ingresos de haberse realizado el Censo en 2022, y la situación no cambiaría mucho si el recuento se posterga para un año o dos años después, el beneficio recaería en Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Beni y Pando, de acuerdo a una proyección realizada por el presidente del Colegio de Economistas de Tarija, Fernando Romero.

De acuerdo al análisis que presenta Romero, se observa que Chuquisaca hubiera recibido menos recursos, en un -4,44 %; La Paz también seguiría por el mismo camino, -4,87 %; Oruro registraría -4,97 %; y Potosí sería el más afectado con -6,59 %.

Los datos señalan que La Paz, por coparticipación tributaria, recibió 2.001 millones de bolivianos en 2012, pero en 2022 se proyecta que habría bajado a 1.904 millones; similar situación pasaría con Chuquisaca, de 431,6 millones a 412,4 millones; Oruro de 363,1 millones a 354 millones; y Potosí de 611,9 millones a 571,5 millones.

En el otro lado, los que habrían salido más beneficiados son: Santa Cruz, Cochabamba, Tarija, Beni y Pando.
El economista aclara que la estimación de la coparticipación tributaria, según el peso poblacional intercensal, tomo en cuenta que el Gobierno Nacional, según la memoria de la economía boliviana 2021, el 2012 transfirió a gobiernos municipales y universidades públicas un monto total de 7.491 millones de bolivianos.

También señala que la coporticipación tributaria que debería recibir cada departamento y municipio sólo es una estimación en base a proyecciones poblacionales; este dato puede ser mayor o menor, estando en función a la información se recopile en el próximo censo nacional.

Si el Censo fuera este 2022 ¿Quiénes ganarían o perderían recursos?

En este breve análisis observamos, en función al crecimiento y peso poblacional intercensal, que habría departamentos y provincias que recibirían más recursos por su preponderancia poblacional a nivel nacional, otros perderían por todo lo contrario; todo esto de acuerdo a factores como el crecimiento económico y migración poblacional, ocurrida durante estos 10 años, señala el profesional.

Por ejemplo, Se estima que el departamento de La Paz recibiría un -4,87 % menos de asignación de recursos por coparticipación tributaria respecto al 2012; sin embargo, según datos oficiales del gobierno, el 2021 recibió 2.562 millones de bolivianos, un 7 % menos respecto al 2014, señala.

Se estima, que estos últimos años no se pagó en función al crecimiento y/o peso poblacional departamental, en todo caso fue por lo recaudado en impuestos por el Estado nacional y distribuido en menor cuantía por la recesión económica del país a partir del 2014.

Mayor presencia en el legislativo

Sin embargo, las regiones no sólo exigen censo para el 2023 para recibir mayor asignación presupuestaria, sino también para reconfigurar la presencia de representantes regionales ante la Asamblea Legislativa.
Una de las regiones con mayor presencia, de darse el Censo, sería Santa Cruz, y restaría La Paz por la migración de sus habitantes al interior del país.

Los empresarios paceños expresaron su respaldo a la petición de varias regiones del país para que se realice el censo en 2023, e indicaron que ésta podría llevarse en el segundo semestre del próximo año.

La obtención de nuevos datos mostrará las necesidades y otra realidad de las familias bolivianas; además al gobierno le permitirá elaborar políticas públicas destinadas a sectores vulnerables.

Fuente: El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más