Universitarios dicen que seguirán de pie pese a represión policial

2

“Los policías nos gasificaron en la plaza Abaroa y nos persiguieron por la avenida Arce”, dijo Álvaro Sierra, uno de los estudiantes de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) que participó en las protestas en defensa del voto ciudadano desde el mismo lunes. Pese a la represión, los universitarios de La Paz y de otras casas de estudios del país, entre públicas y privadas, advirtieron que seguirán de pie y continuarán con las movilizaciones.

“Estuve en la puerta del Monoblock y vi cómo entraron los efectivos de la UTOP y comenzaron a lanzar gases en los rostros de los compañeros”, dijo Sierra, quien no pasa de los 20 años. Junto a sus compañeros se encontraba ayer por la mañana en un punto de bloqueo en inmediaciones a la UMSA.

El Honorable Concejo Universitario (HCU) se reunió ayer de emergencia y una de sus resoluciones fue mantener las movilizaciones por decisión de los mismos estudiantes y docentes. El rector de la UMSA, Waldo Albarracín, informó que el jueves por la noche, él dispuso abrir las puertas de la universidad para que los estudiantes y todos los ciudadanos movilizados cuenten con un lugar para escapar de la represión policial.

“La Policía no llegó a ingresar a los predios de la universidad, pero sí repudiamos la represión sañuda contra nuestros estudiantes. Ellos están ejerciendo su derecho a la protesta, luchan para exigir el regreso de la democracia y el respeto al voto ciudadano”, declaró Albarracín.
Efectivos policiales persiguieron a los estudiantes, el jueves.
Foto:Freddy Barragán / Página Siete

El rector explicó que “las granadas de gas que se lanzan no son para dispersar a las personas, sino para causar daño y ahí hay una intensión delictiva de parte de los efectivos policiales”. Indicó que hay una estudiante “en una situación grave” y es atendida en el seguro universitario. “La Policía está actuando con una saña criminal”, dijo Albarracín, quien tenía una venda para cubrir una herida que fue provocada el lunes tras sufrir un golpe con un fierro por parte de un desconocido.

Indicó que ahora toma sus “previsiones” y ayer salió de la Universidad escoltado por dos hombres de más de 1,90 metros de alto, gafas y lentes oscuros. Pese a su herida, decidió participar en las siguientes movilizaciones. “Por un tema de principios no puedo estar en mi cama, mientras docentes, estudiantes, trabajadores y el pueblo en general están luchando por la defensa de la democracia”, sostuvo.

La lucha joven

Las protestas estudiantiles continuarán. Otro estudiante de la UMSA –que prefirió no dar su nombre– dijo que se organizan a través de grupos de WhatsApp y sólo admiten a amigos y conocidos para evitar infiltrados.

El universitario lamentó los abusos policiales de la noche del jueves. “Éramos cientos en la avenida 20 de Octubre y los policías lanzaron entre siete a ocho gases lacrimógenos de una sola vez y comenzaron a correr hacia nosotros. Escapamos y entre los adoquines de la avenida 20 de Octubre veíamos señoras y jóvenes tirados en el piso, algunos de ellos desmayados. No podíamos rescatarlos y estábamos impotentes ante eso”, agregó.

Los estudiantes de otras universidades del país anunciaron que continuarán con las protestas. En Cochabamba, los jóvenes de universidades públicas y privadas se unen mediante grupos de WhatsApp.

José Ignacio Rivera, de la UPB del Valle, dijo que continuarán con las movilizaciones en respaldo al cabildo que se realizó anoche. En Santa Cruz, Ismael Medrano, estudiante de la Universidad René Gabriel Moreno (URGM), realiza una huelga de hambre junto con 30 personas. “Continuaremos en la huelga y los compañeros seguirán con las movilizaciones hasta que se respete nuestro voto”, afirmó.

“No marchamos por nota y menos por paga. Lo hacemos por convicción”, dijo Álvaro Sierra, respecto a las declaraciones del presidente Evo Morales. El dignatario acusó a los jóvenes que acuden a las marchas y protestas en defensa del voto a cambio de dinero y notas. “Algunos jóvenes por platita y por notita (están) movilizados, engañados”, dijo Morales en rueda de prensa.

Albarracín rechazó las declaraciones. “En realidad los estudiantes son más extremistas que nosotros y le exigimos al Presidente que guarde las palabras (…). Un estudiante no necesita como incentivo una nota o plata, cuando se siente agredido en sus derechos”, explicó.

Pagina Siete.