Los enfrentamientos llegan a El Prado desde Sopocachi

13

Por quinto día consecutivo, las protestas y marchas que desembocan en la plaza Abaroa no claudicaron en la demanda de “respeto al voto”. Anoche, fueron menos los jóvenes que se enfrentaron a la Policía, pero la protesta se reforzó con una marcha y un cacerolazo.
Jóvenes gritan en las protestas que se dieron en Sopocachi.
Foto: Soyelgas / Página Siete

Pasadas las 15:00, una marcha de médicos y Magisterio partió de la Casa Social del Maestro y tres horas después concluyó en plaza Abaroa. Los estudiantes de la UMSA y de otras universidades privadas, quienes se habían concentrado en el Monoblock, se sumaron junto a más ciudadanos.

Los galenos y maestros se retiraron temprano y, aproximadamente a las 18:30, los únicos que aún protestaban en la plaza Abaroa eran los universitarios, quienes hicieron frente a la Policía y fueron reprimidos con gases lacrimógenos.
Joven invita dulces a los policias en la plaza Abaroa.
Foto: Marco Aguilar / Página Siete

Anoche la cantidad de personas fue menor que otros días. Los manifestantes indican que esto se debe al paro cívico que hubo. Las tricolores y barbijos distinguían a los jóvenes que pedían se respete su voto. Con carteles dejaron en claro que no están a favor de Evo Morales ni de Carlos Mesa, sino que luchan por la democracia y para que se respete su voto o se anulen las elecciones.

Aproximadamente a las 22:00, los manifestantes comenzaron a retirarse pacíficamente. Unos pocos que se quedaron, a quienes los protestantes tildaron de infiltrados, lanzaron dinamitas a los policías, quienes hicieron uso de agentes químicos para alejarlos.
Un efectivo gasifica a dos estudiantes universitarias.
Foto:Marco Aguilar / Página Siete

Los estudiantes que se retiraron en marcha en medio del sonido de cacerolas que provenía de los edificios de alrededores se concentraron en el Monoblock. Allí se reorganizaron y encabezados por universitarios de la UMSA fueron rumbo al Ministerio de Justicia, en el Prado, donde continuaron sus gritos y protesta de forma pacífica. A las 22:30, los oficiales de la UTOP llegaron en motocicletas para dispersar a estos manifestantes con gases lacrimógenos.

Para el fin de semana no se prevé ninguna manifestación. Sin embargo, el lunes se anuncia un paro cívico indefinido.

Pagina Siete.