“Evo Morales y Carlos Sánchez Berzaín bromeaban en Palacio”

13

Lidia Catari de Cárdenas, esposa del candidato presidencial de Unidad Cívica Solidaridad (UCS), Víctor Hugo Cárdenas, recordó, en su calidad de segunda dama de la nación hace 22 años, cómo conoció al entonces dirigente cocalero y ahora presidente, Evo Morales, y sus reuniones con el entonces ministro del Interior, Carlos Sánchez Berzaín.

Según reporte de Visor Bolivia, Catari, casada hace casi tres décadas con Cárdenas, fue entrevistada por la exdiputada cruceña María Cristina Viscarra para las redes sociales y reveló algunos detalles de su paso por Palacio de Gobierno cuando ejercía funciones sociales para las mujeres y la niñez.

Con orgullo, Catari recuerda que fue la primera mujer de pollera en ocupar el cargo de primera dama de la nación, cuando su esposo, Víctor Hugo Cárdenas, asumía la Presidencia de la República en interinato ante algún viaje del entonces dignatario Gonzalo Sánchez de Lozada.

La esposa del candidato de la UCS recuerda cómo en una ocasión llegó la marcha de las mujeres cocaleras del Chapare a Palacio de Gobierno, con la petición de la liberación de algunos productores de la hoja que habían sido detenidos por la Policía en las labores de erradicación de cultivos.

Catari junto a la entonces primera dama Ximena Iturralde, se reunió durante horas con las mujeres del trópico de Cochabamba, en un ambiente tenso, pero de respeto.

Tras declarar cuarto intermedio, ella subió a los despachos del Ejecutivo para hablar con el entonces ministro del Interior, Carlos Sánchez Berzaín, que estaba acompañado de un dirigente cocalero, riendo y viéndolas a ellas desde un balcón. Era Morales Ayma.

“Yo subí para poder hablar con el ministro, estaba hablando con el señor Evo Morales y es ahí que me dicen quién era él y que había traído a las mujeres a La Paz. Ambos estaban hablando, ellos bromeándose bien y nosotras discutiendo y tratando de solucionar, eso no se me pierde, por eso digo él sabe cómo manejara a las masas, cómo movilizar a la gente, por eso este Gobierno nos está haciendo todo esto y como está pasando”, recordó Catari.

La desconfianza de Catari con Morales se consolidó una década después, en marzo de 2009, cuando una turba del altiplano llegó a su propiedad en Huatajata para arrebatarle su propiedad.

“¡Recuperado para el pueblo, carajo!”, fue el cartel que colocaron los manifestantes aliados al MAS en la casa de la familia Cárdenas Catari, luego de agredir con golpes, piedras y chicotes a la mujer, dos de sus hijos y una familiar, todo porque Víctor Hugo Cárdenas había iniciado la campaña por el voto “No” a la aprobación de la nueva Constitución Política del Estado.

Han pasado diez años de aquel suceso y el inmueble que fue tomado para ejercer la “función social” de un asilo de ancianos. La casa hoy está deshabitada y no existe avance procesal contra los líderes de la violenta turba, incluyendo al amauta que entronó a Morales en 2006 y el exalcalde de Achacachi, luego senador y ministro del “proceso de cambio”, Eugenio Rojas.

El Diario.