Denuncian “modelo de favorecimiento y protección” del Gobierno con Carlos Gill

5

El senador y candidato a la Presidencia del Estado, Óscar Ortiz, presentó ayer una investigación, en la cual denuncia un “modelo de protección, favorecimiento y corrupción” del Gobierno con el empresario de origen paraguayo-venezolano Carlos Gill Ramírez.

A través de un breve comunicado, el empresario defendió su trabajo en el país y negó tener vínculos con el Gobierno.

De acuerdo con el legislador, Gill se beneficia del esquema de contrataciones directas, al operar como intermediario de empresas internacionales que reciben contratos del Estado que, a su vez, subcontratan a las compañías en las que el magnate tiene participación accionaria.

“Carlos Gill Ramírez hace cuantiosos negocios con el Gobierno gracias a las adjudicaciones directas con las cuales lo favorece este Gobierno. Por un lado, él trae empresas extranjeras, les hace las gestiones para que se adjudiquen contratos muy grandes y después estas empresas lo subcontratan a él o a sus empresas para que puedan hacer todas las obras civiles”, señaló Ortiz.

Los negocios de Gill

La investigación del legislador da cuenta de que Gill es el accionista mayoritario de las dos empresas ferroviarias del país: Oriental y Andina, ya que posee el 50% del capital social de las empresas -las únicas capitalizadas durante la década de los años 90 que no fueron nacionalizadas por el gobierno del presidente Evo Morales- y es el principal impulsor del proyecto del Tren Bioceánico.

Ortiz apuntó, además, que Gill fue quien trajo a la empresa Doppelmeyr para construir el teleférico de la ciudad de La Paz, a través de la cual se benefició mediante la subcontratación de la constructora Cotienne SA, “de la cual es accionista y ha realizado todas las obras civiles que ha requerido el medio de transporte por cable”, dijo el senador.

Asimismo, el opositor indicó que Gill utilizó el mismo esquema en el proyecto de construcción de 22 estaciones de regasificación para la Planta Separadora de Líquidos de Río Grande, mediante el cual la Empresa Cotienne fue contratada directamente por 162 millones de bolivianos.

Otro caso denunciado se refiere a la contratación de Thales Air System SAS para la provisión de radares, que derivó en la contratación de Cotienne para las obras civiles de instalación.

Respuesta

“Ya he presentado en distintos ámbitos mi acción como empresario en Bolivia y en la región, también he dicho que no hago política. Mi actividad empresarial en Bolivia es transparente y apegada a todas las normas legales y éticas. Trabajo en mis empresas, para ellas y para los más de 15.000 empleados que tengo en América Latina”, respondió Carlos Gill.

Participación de Gill en los medios

En Bolivia, Carlos Gill Ramírez es propietario de los periódicos La Razón y Extra y según el senador Óscar Ortiz, también tiene participación en el canal de televisión nacional ATB.

De acuerdo con Ortiz, el caso del canal es emblemático, ya que se valió de una compleja estructura accionaria, compuesta por empresas y personas naturales. La participación de una de sus compañías como uno de los principales accionistas hace que tenga una participación accionaria importante en el canal.

“El caso de la Red ATB es paradigmático. Nunca se puede encontrar quién es el verdadero dueño; cuando uno va investigando las constituciones de las sociedades que participan en la propiedad de la red, uno se encuentra con empresa tras empresa. Una de ellas, Inversiones en Radiodifusión SA, la cual también participa en la constitución accionaria de La Razón y de la cual Carlos Gill sería accionista”, manifestó ayer Ortiz, en su investigación como legislador y candidato a la presidencia.

Pagina Siete.