Encapuchados que tomaron predio Las Londras piden sacar a la Policía y amenazan a la prensa

El pasado sábado, un grupo de encapuchados armados tomaron por la fuerza los predios de Las Londras (zona denominada Pailitas). Lo hicieron con similar método utilizado aquel 28 de octubre del año pasado cuando atacaron, secuestraron y torturaron a policías, periodistas y trabajadores agrícolas.

Sobre el nuevo hecho violento, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos Sanjinés se refirió a la nueva toma del predio de las Londras. Manifestó que un contingente permanece en el lugar para evitar una nueva disputa entre las personas que ingresaron a Las Londras y productores. Afirmó que se dio un relevo de uniformados y que continuarán en la zona.

Mientras tanto, los predios siguen tomados por los avasalladores. Los policías hicieron conocer que el grupo autodenominado intercultural muestra su alta peligrosidad porque están armados y al final obligaron a salir a los campesinos que se encontraban realizando trabajos agrícolas. Los obreros salieron con sus equipajes humillados por los avasalladores.

La tarde del lunes, la Federación Especial de Comunidades Interculturales de productores Agropecuarios de San Julián Norte pidió al Gobierno central retirar al contingente policial de los predios Las Londras. Condenan y califican de abuso las acciones y culpan a periodistas de tergiversar la verdad. Además, piden la inmediata libertad de Nelson Rivadeneira Escalante, enviado a la cárcel por 180 días. Aseguran que se trata de un abuso, que el hombre es inocente, por lo que debe ser dejado en libertad.

Nelson Rivadeneira, en audiencia cautelar frente al juez Roberto Cruz Hurtado, dijo que nada tenía que ver en el caso de Las Londras y culpó a los periodistas.

Asimismo, su abogado César Cardona, amenazó a la abogada Raquel Guerrero y al presidente de la Asociación de Periodistas, Roberto Méndez, con iniciar acciones por difamación contra sus clientes Rivadeneira, Paulino Camacho y Sixto Canaza. La amenaza la hizo frente al juez Roberto Cruz Hurtado, pero este no se pronunció.

Antecedentes

La toma del predio el día sábado se conoció mediante audios desesperados por trabajadores campesinos que se encontraban en el lugar. “Por favor, han entrado encapuchados armados, agarraron a nuestra gente. Están en el tinglado, necesitamos ayuda”, clamaba una mujer. Otra persona, en otro audio, pedía auxilio: “Han secuestrado a cuatro y mientras pasan los minutos siguen avanzando y tienen armas con silenciadores”.

Los pedidos de auxilio alertaron a la Policía y un contingente se trasladó hasta la zona. Sin embargo, los policías llegaron hasta la comunidad Santa María un poco antes de Las Londras, esperando orden para incursionar.

La noche de este domingo, los uniformados decidieron ingresar para desalojar al grupo armado. Sin embargo, fueron recibidos por una lluvia de petardos e incluso disparos de armas de fuego, por lo que debieron retroceder.

Canaza y Paulino Camacho

Campesinos trabajadores, que fueron atacados este sábado, revelaron que la nueva toma de Las Londras por parte de encapuchados estuvo encabezada por Paulino Camacho y Evert Sixto Canaza.

Estos sujetos fueron calificados por la Policía como los más violentos en el secuestro y torturas a uniformados, periodistas y civiles el 28 de octubre pasado. Fueron recientemente liberados por el juez de Guarayos, Roberto Cruz Hurtado, quien les otorgó medidas sustitutivas y borró todos los riesgos de peligrosidad en su contra.

Los campesinos atacados este sábado aseguraron que acudirán como testigos ante un notario de fe pública para certificar la presencia de Paulino Camacho y Evert Sixto Canaza. De esta manera la defensa de las víctimas, integrada por la abogada Raquel Guerrero y Roberto Méndez, pedirán que la justicia revoque la medida y se capture a los mencionados.

Desenmascarados y dolidos

Para el presidente de la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, a los invasores les molesta haber sido desenmascarados. Al decir que solo pretendían dar “un susto” y cuando las autoridades afirmaron que se trataba de “un altercado”, las imágenes grabadas por un periodista evidenciaban en 1 minuto y 40 segundos las violentas acciones de estos sujetos. Quienes secuestraron y torturaron a los periodistas no eran campesinos, sino encapuchados armados y entrenados militarmente, que toman tierras en forma violenta”, dijo Méndez.

Agregó que se publicó el libro “Periodismo vs Terramafia” y también se incomodan porque, en el fondo, se reflejó la cadena de avasallamientos de tierras bajo el mismo “modus operandi” y la falta de transparencia en el manejo y entrega de las tierras fiscales; y por eso anuncian un proceso penal.

“No tememos a ninguna acción legal, porque todo lo que publicamos y decimos está respaldado con hechos, con fuentes y testigos que así lo afirman. Nos ampara la Declaración de los Derechos Humanos en los artículos 19, y 21 y 106 y 107 de la CPE que garantizan la libertad de expresión y de prensa”, dijo Méndez.
El Deber

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más