El Informe Mundial de Drogas 2020 de la ONU ratifica tendencia creciente de consumo de drogas en Bolivia

29

El Informe Mundial de Drogas 2020 de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), presentado este viernes, ratificó la tendencia creciente de consumo de marihuana y cocaína en el país que se registra desde 2014.

El reporte anual fue presentado por la entidad internacional junto al Ministerio de Gobierno y el Consejo Nacional contra el Tráfico Ilícito de Drogas (Conaltid) a través de medios digitales, justamente durante el Día Internacional de lucha contra el Narcotráfico.

Entre 2018 y 2019, en Sudamérica las incautaciones de marihuana representaron el 43 % de las incautaciones globales y las incautaciones de cocaína tuvieron una proporción del 55 % respecto a las cifras registradas a escala planetaria, señala el reporte.

Según los datos presentados por la ONUDC, en Bolivia, en 2016, la prevalencia del consumo anual de cocaína fue de 0,4%. El consumo de cocaína alcanzó a cerca de 0,7% en hombres y 0,3% en mujeres.

«Es más común el consumo de pasta base de cocaína entre los grupos socioeconómicos de bajos ingresos. El 0,6 % de la población boliviana de 15 a 64 años eran consumidores de cocaína y 0,2% consumieron pasta base de cocaína. La tendencia es creciente en ambos con más incidencia en el consumo de pasta base», puntualiza el informe de la entidad internacional.

«Ya no solamente somos un país productor de drogas; hemos pasado a ser un país tránsito en los últimos 14 años y lo peor de todo es que hemos pasado a ser un país consumidor y esto es terrible», señaló el ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

La autoridad y su colega de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, firmaron un acuerdo para prevenir el consumo de drogas entre los estudiantes, una tendencia que preocupa a las autoridades. El titular de Gobierno anticipó acciones en establecimientos educativos.

El ministro Murillo exteriorizó su preocupación por las cifras de consumo y lamentó que esta tendencia afecte, especialmente a la niñez. «Aquellos que están protegiendo al narcotráfico están matando a nuestros niños», remarcó.

DATOS.

En Bolivia, cerca del 0,6% de la población de 15 a 64 años eran consumidores de cocaína y 0,2% consumieron pasta base de cocaína. El consumo de cocaína y pasta base de cocaína en 2018 aumentó desde la encuesta más reciente de 2014, con un aumento en la pasta base de cocaína más pronunciado que el de la cocaína.

El consumo de cocaína en Bolivia fue más frecuente entre los hombres que entre las mujeres. Este consumo fue mayor entre las personas de 16 a 24 años que otros grupos de edad.

El informe de la UNODC señala que cerca de 269 millones de personas consumieron drogas en todo el mundo en 2018, un 30% más que en 2009, mientras que más de 35 millones de personas padecen trastornos por consumo de drogas.

El Informe también analiza el impacto de COVID-19 en los mercados de drogas, y aunque sus efectos aún no se conocen por completo, las restricciones fronterizas y de otro tipo relacionadas con la pandemia han causado escasez de drogas en las calles, lo que ha provocado un aumento de los precios y una reducción de la pureza.

El aumento del desempleo y la reducción de oportunidades causadas por la pandemia también pueden afectar desproporcionadamente a los más pobres, haciéndolos más vulnerables al consumo de drogas y también al tráfico y el cultivo de drogas para ganar dinero, agrega el Informe.

Las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19 alteraron no solo la economía global sino también el mercado mundial de drogas. Las rutas tradicionales han tenido que modificarse debido a la cancelación de vuelos y el cierre de fronteras. Los narcotraficantes buscan nuevas rutas y métodos, ampliando las actividades a través del Internet y los envíos por correo.

TENDENCIAS

El cannabis fue la sustancia más utilizada en todo el mundo en 2018, con un estimado de 192 millones de consumidores. Sin embargo, los opioides siguen siendo los más dañinos, ya que, en la última década, el número total de muertes por trastornos por uso de opioides aumentó un 71 %, con un aumento del 92 % entre las mujeres, en comparación con el 63 % entre los hombres.

El consumo de drogas aumentó mucho más rápidamente entre los países en desarrollo durante el período 2000-2018 que en los países desarrollados. Los adolescentes y los adultos jóvenes representan la mayor parte de los que usan drogas, mientras que los jóvenes también son los más vulnerables a los efectos de las drogas, porque usan más y sus cerebros aún se están desarrollando.

MQ/LM/ ABI

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More