Alertan que narcos amenazan a la Amazonía boliviana, tras sucesos de Bella Vista

76

A través de un pronunciamiento, varias organizaciones nacionales e internacionales relacionadas con la defensa del desarrollo rural integral, de los derechos humanos de los pueblos indígenas, así como del medio ambiente y los recursos naturales, alertaron sobre la amenaza que el narcotráfico representa para la Amazonía boliviana.

El nuevo manifiesto de las entidades surgió en respaldo a la población beniana de Bella Vista, que manifestó su repudio colectivo a las actividades de tráfico de estupefacientes.

En Bella Vista, localidad ubicada en la provincia Iténez, no muy lejos de la frontera con Brasil, los pobladores, hartos de las secuelas del narcotráfico en las juventudes, deslizaron una avioneta desde una pista llevándola hasta las afueras de la Alcaldía de dicha localidad amazónica la noche del pasado 12 de junio, protestando y poniendo en evidencia que los narcovuelos se realizaban en horas de la noche y la madrugada ante la inoperancia de las autoridades locales.  

Ante ello, el Monseñor Eugenio Coter, presidente de la Repam (Red Eclesial Panamazónica de Bolivia), se sumó a las voces de denuncia: “Todo el mundo veía en Bella Vista, en el municipio de Magdalena, Beni, que las avionetas que realizaban operaciones aéreas iban y venían cargadas de cocaína”.

Enfatizó que los habitantes del lugar tomaron las acciones “cansados de las violaciones, de los atracos y cansados de la vista gorda de las autoridades, porque todo el mundo veía la pista, el hangar y las avionetas que iban y venían cargadas de cocaína”.

Las organizaciones de la sociedad civil que emitieron el pronunciamiento expresaron su respaldo tanto a la Repam y a la localidad beniana que denunció al narcotráfico. 

En su comunicado, las entidades lamentaron que “la Amazonía boliviana, uno de los territorios que es signo de vida y esperanza, está nuevamente amenazada, pues a la devastación de sus recursos naturales y su rica biodiversidad por la explotación irracional de la minería y la intensa deforestación que privilegia intereses agroindustriales y ganaderos se suma, ahora, la delictiva actividad del narcotráfico que pretende someter a las poblaciones, en particular a los jóvenes, en ese círculo vicioso de violencia y ambición”. 

En días pasados la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN)  mostró los resultados de algunos operativos en la zona. En ese marco, el comunicado de las entidades puntualizó que “las autoridades del país ya están informadas de estos sucesos y tienen la fuerza institucional y legal para actuar en consecuencia.

“Demandamos que los entes encargados de enfrentar al narcotráfico cumplan su misión y responsabilidad, y les instamos a brindar las garantías y seguridad necesarias a la población, frente a esta amenaza latente”, acotaron. 

Expresaron su respaldo a la comunidad de Bella Vista por su valor al hacer frente a este flagelo y frenar los negocios ilegales que mantienen en zozobra permanente a los habitantes. 

Para las instituciones, el caso de Bella Vista es “una alerta que pide frenar la presencia del narcotráfico, porque pone en riesgo no solo la tranquilidad de vivir sin violencia, sino también amenaza con la desestructuración de las familias y la utilización de las nuevas generaciones a las que se pone en primera línea de riesgo, a cambio de dinero fácil, con múltiples consecuencias negativas que se hacen irreversibles, como lamentablemente se observa en otras regiones”. 

Entre las entidades firmantes del pedido se encuentran: la Pastoral Social Cáritas de Guayaramerín, el Instituto para el Desarrollo Rural de Sudamérica (IPDRS), la Fundación Jubileo, la Pastoral Social Cáritas de Potosí (PASOCAP), el Instituto para el Desarrollo Humano (IPDH) de Bolivia,  el Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB), la Fundación Agrecol Andes, el Centro de Estudios Jurídicos y Sociales (CEJIS), Fundación PRODIASUR, la Pastoral Social Cáritas de Chuquisaca, la institución Proceso-Servicios Educativos, el Centro de Investigación y Servicio Popular (CISEP), el CCIMCAT, INDICEP, AYNISUYU, el IPHAE, así como el Colectivo CASA.

Erbol