Abogado de IME Consulting dice que no hubo sobreprecio en la compra de respiradores

24

En entrevista con el programa Antes del Mediodía de Radio Fides, Ramiro Vega, abogado de IME Consulting, empresa que hizo el trato para la compra de los 170 respiradores, aseveró que no existió sobreprecio en la adquisición de los equipos.

El abogado precisó que IME Consulting no es una intermediaria sino representante de la fábrica española GPA Innova que produce los respiradores en cuestión, según informó la compra de los equipos por parte del Gobierno no se limitó a la adquisición del Kit básico como en principio se sostuvo, sino a la obtención del kit “advance”, el cual incluye un mejor software, más insumos como baterías, tubos y carro de transporte por unidad. Las facturas presentadas por Peña muestran que cada respirador completo de fábrica y sin IVA tenía el costo de 16.656 dólares, el sistema operativo se debía comprar a parte en 719.950 euros, pero por los problemas acaecidos se lo ofreció gratis.

“Cada respirador en costo total llega a los 20 mil dólares aproximadamente (…) el margen es del 21% en favor de IME Consulting”, es decir, la ganancia de la empresa representante de GPA INNOVA ascendía a aproximadamente 845 mil euros.

Peña indicó que según contrato la fábrica ofreció un año de garantía a los equipos y la empresa representante ofreció otro año más, por lo que con el margen del 21% de ganancia, IME Consulting debía cubrir capacitación, mantenimiento y otros. “Estamos hablando en teoría porque al final no se pagó el precio, solo se pagó la mitad y esa mitad no cubre el total de lo que ya se ha entregado a Bolivia”, aseveró a tiempo de aclarar que los equipos llegaron íntegros y funcionales al país.

El acuerdo con GPA Innova establece que antes del envío de los equipos, cada respirador sería acompañado por los accesorios para su funcionamiento, estos objetos no llegaron con celeridad a España para su ensamblaje y el país exigía rapidez para la entrega.

“El Gobierno boliviano no estaba dispuesto a esperar para recibir la totalidad, tenía la urgencia de pedir el equipo básico en un principio, el software ya se había quedado que sería el advance”, “Debo aclarar, no es cierto que el Gobierno de forma posterior haya pedido más accesorios, eso no es cierto (…) todos esos accesorios estaban pre acordados en la venta inicial”.

Sobre el precio de los equipos, Peña aseveró que IME Consulting los acordó cada uno en $us. 26 mil y no en $us. 28 mil. Gobierno le dijo a la empresa que tenía que aumentar 8 por ciento al precio inicial para cubrir la garantía de cumplimiento de contrato, es decir, 2.080 dólares más.

Según relato del abogado, se quedó con Bolivia la entrega de los equipos en 10 días, sin embargo la prisa del Gobierno era tal que apresuró todo para que estos sean entregados en cuatro días y transportados por un vuelo de Boliviana de Aviación (BoA) que encareció el traslado “No querían esperar los días del transporte regular que estaba cotizado (…) al llegar a Bolivia ni siquiera firmaron un acta de recepción de los respiradores”, precisó.

El costo del transporte contemplado en contrato era de aproximadamente de $us. 50 mil, sin embargo como aún no se pagó la totalidad del contrato el monto no fue cobrado, “si no me equivoco BoA está facturando más de 200 mil dólares”.

La manera en la que se debió preceder exigía que en primera instancia se firmen los anexos antes de la entrega de los equipos, este hecho hubiera aclarado cuales eran los accesorios que se contemplaba en la compra de los respiradores.

“Hubo un escándalo y al final nunca se llegaron a firmar esos anexos, sin embargo IME Consulting, pese a que no se han firmado ha cumplido con la adquisición de todos los equipos comprometidos”.

La posición del Gobierno es devolver los respiradores para que el dinero de la adquisición regrese al país, pero esta alternativa fue descartada por la fábrica española. Ante ese escenario IME Consulting está en tratativas para que GTA Innova devuelva el dinero. “Queremos darle solución porque es un tema comercial y político que está afectando muchas vidas”, apuntó.

Peña afirmó que IME no tuvo contacto en primera instancia con ninguna autoridad boliviana para la presentación del contrato y mencionó que la persona que si tuvo relación comercial fue Iñaki García, el sujeto no trabaja directa y exclusivamente con IME. “Esta persona se presentó diciendo que tenía la posibilidad de vender una cantidad determinada de respiradores”. El hombre hizo la conexión para la compra mediante contactos con el exjefe de adquisiciones del Ministerio de Salud, Fernando Valenzuela.

El abogado concluyó la entrevista reprochando las aseveraciones del fiscal Omar Mejillones, quien dijo que los respiradores fueron desmantelados, Peña calificó de irresponsables y vergonzosas las declaraciones.

“Las facturas desvirtúan esa teoría en el sentido de que cada pieza salió de fábrica con factura y con precio determinado, sobreprecio no hubo”.

FIDES LA PAZ

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More