No habrá una materia contra la violencia, pero será un tema transversal en clases

130

Ante la ola de casos de feminicidios y agresiones a las mujeres, el Gobierno anunció que una de las medidas clave para prevenir la violencia en Bolivia será la inclusión de este tema en la malla curricular. ¿Cómo se realizará este plan? El Ministerio de Educación informó que no se puede contar con una materia exclusiva sobre esta temática, pero indicó que será un tema transversal en el currículo educativo.

“Trabajaremos con el Plan Nacional de Prevención de Contingencias de Violencias en el entorno educativo”, adelantó la viceministra de Educación Regular, Bertha Chuquimia, en una entrevista con Página Siete. “La temática (de violencia) no se puede generar como materia educativa porque si es así, se legitimaría la violencia y no podemos hacer eso”, añadió.

Chuquimia explicó que este tema se abordará desde una mirada transversal. “Todos los maestros de diferentes áreas deberán trabajar en todo momento el tema de prevención”, indicó la autoridad. Aclaró que esto significa que los profesores desde Educación Física hasta Matemáticas deberán enseñar sobre la prevención de violencia.

“Los maestros son muy ingeniosos, ellos adoptarán la temática como parte de su plan curricular”, sostuvo la viceministra. Anunció que también se trabajará en un protocolo que dará “ciertos lineamientos para la implementación de esta temática”. Este proyecto estará listo para el inicio de las labores escolares, es decir para el próximo 3 de febrero.

De acuerdo con el parágrafo II del artículo 101 de la Resolución 001/ 2020 -norma que regula la gestión educativa- “la concreción del desarrollo curricular debe armonizar desde los programas el desarrollo de las temáticas de despatriarcalización y la prevención de las diferentes formas de violencia, racismo, discriminación, consumo de drogas, trata y tráfico de personas”.

La norma establece también la incorporación de la educación integral en el área de la sexualidad de acuerdo con el desarrollo físico y psicológico de los estudiantes para la prevención del embarazo adolescente, Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), VIH/SIDA y Virus del Papiloma Humano (…)”.

Chuquimia indicó que cuando se habla de prevención de violencia se abordan todos los tipos de violencia, como la física, la psicológica, la sexual, la laboral y la económica, entre otros.

Según la autoridad, esta temática se trabajará en todos los colegios fiscales, de convenio y privados del sistema educativo. “Deben además ser abordados desde los niveles inicial, primaria y secundaria”, añadió.

La autoridad resaltó que en esa tarea se debe incluir a toda la comunidad educativa, como los maestros, los porteros, los estudiantes, el personal administrativo, los padres de familia, las caseras, los regentes y los directores. “(El tema se debe abordar) a base de la mirada de que Bolivia está en alerta roja por temas de feminicidio e infanticidio”, acotó.

El 9 de enero, la presidenta Jeanine Añez, declaró a 2020 como el año de la lucha contra el feminicidio e infanticidio. La medida fue realizada por el creciente número de asesinatos contra las mujeres, ya que hasta la fecha se reportaron 16 casos y uno está en investigación.

La máxima autoridad del país anunció también que elaboran el proyecto de ley para la declaratoria de la alerta.

La Viceministra de Educación aseguró que “las personas que cometieron los feminicidios pasaron por las escuelas; entonces, los maestros son corresponsales en la formación que recibieron los agresores”. Indicó que ahora la escuela es un espacio para reconducir la formación en valores y el respeto al prójimo.

Para el secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Urbanos, Bladimir Laura, “es muy importante introducir el tema de violencia en las aulas porque el colegio es el segundo hogar del estudiante”. Indicó que no se puede delegar todo al maestro y aseguró que los padres son los principales actores de la temática. “Se debe trabajar también en la casa”, sostuvo.

La representante del Observatorio de la Mujer, Eulogia Tapia, cuestionó la implementación de esta temática en las unidades educativas. “No se trata de tematizar la prevención porque si es un tema, pasará inadvertido. El problema en este momento es realizar un trabajo serio para cambiar la mentalidad machista de la población”, sostuvo.

Según la activista Sonia Montaño, en las unidades educativas aún está muy latente el machismo que no se refleja en los contenidos curriculares, sino en el mismo comportamiento del maestro. Explicó que en algunos colegios “los profesores de Matemáticas cuando enseñan ejercicios, miran a los ojos a los niños y sólo a ellos los hacen pasar a la pizarra, con esa acción destacan las capacidades de los niños. Sin embargo, existen niñas (que quieren aprender matemáticas), pero que no reciben el estímulo de esos maestros para desarrollarse en esa materia”, sostuvo.

Montaño resaltó que en otros establecimientos se está dejando atrás esa percepción y por eso “ahora hay niñas que se destacan en robótica”. Hay otras que participaron en las olimpiadas de matemáticas, otras que hacen trabajos de carpintería o electricidad o que juegan fútbol, indicó. En el caso de los varones también aprenden a tejer.

La activista resaltó que sería bueno juntar a esos maestros para que compartan sus experiencias con sus pares. “Todas las celebraciones, las ceremonias y hasta los himnos están plagados de machismo y discriminación”, concluyó.

Observatorio de los casos de feminicidios en la gestión 2019

Reporte De las 117 víctimas de feminicidios en el año 2019, 107 mujeres se separaron de sus parejas o intentaron dejar a los que serían sus verdugos a causa de antecedentes de violencia, según el recuento elaborado por Página Siete.
Observatorio De las 107 -según testimonios de los familiares y reportes policiales- 87 alertaron que sufrían violencia física y psicológica por parte de sus esposos o novios. 20 presentaron denuncias ante autoridades competentes.
Violencia
De los 117 casos de feminicidios en 2019, el 94% de los autores planificaron los crímenes contra sus esposas, novias y exparejas, según una investigación elaborada por este medio. De acuerdo con las autoridades de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y autoridades del Ministerio Público, las agresiones son más crueles.
Víctimas De los 131 niños que quedaron en la orfandad en la gestión 2019 por feminicidios, 62 fueron testigos de los asesinatos de sus madres, según un registro elaborado por este medio. De acuerdo con el reporte, en más de 10 casos los menores de edad fueron también agredidos por los feminicidas.

Pagina Siete.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More