FmBolivia
Radio FmBolivia

La Rinconada, de tranquila zona residencial a ser la más vigilada

25

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Desde hace más de un mes, la vida en las calles de La Rinconada se transformó. El lugar pasó de ser una tranquila y exclusiva urbanización, sin mayor sobresalto que el trajinar de sus habitantes sobre sus vías, a convertirse en la zona de La Paz más vigilada por cielo y tierra.

Al menos 20 efectivos policiales y medio centenar de “escuderos de la resistencia” custodian el lugar para impedir -afirman- la huida de nueve exautoridades de Evo Morales, que están en la residencia mexicana.
Un miembro de la resistencia en plena vigilia con su escudo.
Foto:Marco Aguilar/Pagina Siete

La urbanización es una de las más exclusivas de la ciudad y está conformada por lujosas residencias rodeadas de bien cuidados jardines.

Entre los vecinos se puede destacar la residencia de la embajada uruguaya y la de algunas autoridades del actual Gobierno.

“Siempre fue una urbanización tranquila, poco transitada, todo era paz”, comentó uno de los vecinos a Página Siete.

No obstante, la tranquilidad del vecindario se rompió la noche del pasado 27 de diciembre de 2019, cuando medio centenar de “pititas” instalaron una vigilia al ingreso de La Rinconada tras que ocurriera el caso de los “encapuchados”.
Un encapuchado español en la residencia de la embajada.
Foto:Archivo Digital

Para entrar a la urbanización, uno debe registrar en los libros de control todos sus datos personales y presentar su cédula de identidad. Esa modalidad de control siempre fue así, para garantizar la seguridad de quienes habitan en La Rinconada, La Florida, zona Sur de La Paz.

Un día después de la dimisión de Morales, varias exautoridades de su gobierno se asilaron en la residencia mexicana.

El gobierno transitorio de Jeanine Añez desplazó cerca de medio centenar de agentes policiales para resguardar la zona.

Otorgó salvoconducto a unos y se negó a dar esa autorización a las exautoridades que tienen orden de aprehensión en su contra.

La situación desató una crisis entre México y Bolivia.

El Gobierno mexicano advirtió con iniciar una demanda contra Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por “asedio policial” a su residencia.
El grupo de la resistencia en un descanso en La Rinconada.
Foto:Marco Aguilar/Pagina siete

La residencia, erigida en más de 1.000 metros cuadrados, cobija a los exministros Juan Ramón Quintana, Javier Zavaleta, Wilma Alanoca, Héctor Arce, César Navarro y Hugo Moldiz.

En el lugar también están Nicolás Laguna, exdirector de Agetic; Víctor Hugo Vásquez, exgobernador de Oruro; y Pedro Dorado, exviceministro de Desarrollo Rural. Quintana, Alanoca, Zavaleta, Laguna y Vásquez tienen órdenes de aprehensión en su contra.

Encapuchados

La mañana del 27 de diciembre, personas identificadas como funcionarios de la Embajada de España, acompañadas de encapuchados, intentaron ingresar de forma clandestina a la residencia mexicana. El personal diplomático ingresó libremente, según Cancillería. No pasó lo mismo con los encapuchados, que según la Policía se negaron a dar su identidad y salieron de forma rauda del lugar.

El episodio generó un revuelo y provocó un impase con España y México. Desde aquella fecha, no obstante, se volvió a escuchar el grito “Nadie se cansa…”, pero desde un epicentro: la vigilia de La Rinconada.

El Gobierno de España indicó que el objeto de la visita de sus diplomáticos “era exclusivamente de cortesía” y negó “rotundamente que pudiera tener como objeto facilitar la salida de las personas” de la residencia.

No obstante, entre los pititas no se cree en esa versión y se extendió la idea de que se trataba de un supuesto operativo para sacar a los exministros. Por ello, los movilizados radicalizaron los mecanismos de control.

Permisos

La persona que vive o trabaje en La Rinconada debe pasar por una requisa policial. Los vehículos no diplomáticos son inspeccionados al entrar y al salir. Quien no reside en la zona no puede ingresar sin revelar el motivo de su visita.

“Estamos dispuestos a seguir el tiempo que sea necesario para conseguir justicia para el pueblo boliviano, no torceremos el brazo”, advirtió Rolando, quien junto con otras 15 personas está en el lugar desde el día en que aparecieron los encapuchados.

Para la resistencia, la requisa no es suficiente.

Revelan que ante movimientos inusuales en la residencia despliegan drones para observar de lejos “qué sucede”.

Estos dispositivos no pueden invadir el espacio terrestre ni aéreo de la residencia, pues las sedes diplomáticas son consideradas territorios extranjeros dentro de un país.

De eso están conscientes los pititas. “Sólo vemos de lejos, tampoco podemos requisar los vehículos, esa es una dificultad, no podemos permitir que escapen”, afirmó un activista.

Los miembros de la resistencia armaron siete carpas.

En todas se exhibe una tricolor boliviana. Una de aquellas funge como el depósito de donaciones (fideo, arroz, conservas y dulces), otra funciona como cocina. En el resto de las carpas están los “dormitorios”.

Albergan a al menos 50 miembros de la resistencia. Hay pititas de Santa Cruz, Oruro, Potosí, Cochabamba y La Paz, que se turnan para hacer el control.

Hay quienes afirman que soportan la lluvia, el frío y el sol porque uno de sus principales enemigos es el exministro de la Presidencia.

Uno de ellos relató que estudiaba la carrera militar y que un día Quintana los visitó, pero por los nervios no lo saludó. Eso -sostuvo- le costó su expulsión. Otro activista manifestó que no abandonará la vigilia hasta ver a Quintana y a quienes se asilan en la residencia “tras las rejas”, porque en abril de 2016 uno de sus familiares, con capacidades diferentes, fue gasificado y fue víctima de un carro antidisturbios Neptuno. “No tuvieron piedad y eso lo pagarán caro, no nos iremos hasta conseguir justicia, quienes están en la residencia son delincuentes confesos”, sostuvo Jenifer, mientras lavaba los platos, vasos y ollas en las que prepararan el almuerzo de la jornada: arroz con huevo.

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas