La candidatura de la presidenta Jeanine Añez causa críticas y dudas

34

A tan sólo horas de que la presidenta Jeanine Añez confirmara su postulación a las elecciones del 3 de mayo, analistas y políticos consideran que tal determinación generó dudas sobre la transparencia de las elecciones o el uso de bienes del Estado en favor de una candidatura.

El candidato a la presidencia por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, consideró que comete un error. “Respeto a la Presidenta y creo que comete una gran equivocación y no lo digo porque me afecte. Creo que ella sería una gran candidata si no fuera Presidenta y no tuviera la tarea que tiene que es la de llevar adelante la administración de las elecciones”, declaró ayer.

Mesa agregó que Añez no fue nombrada para proponerse como candidata a la Presidencia del país. “El encargo y objetivo único de su mandato es administrar con neutralidad y garantizando que el Estado que representa no utilizará recursos en función de una candidatura, menos en una candidatura personal”, añadió.

Manuel Morales, representante del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), también observó la postulación. “Al Conade le preocupa la candidatura de Añez porque probablemente se esté poniendo en peligro la transición democrática. Ella es la Presidenta de todos para una buena gestión y para que realmente se elija a las personas que el pueblo decida. Ahora ella también va a candidatear y la pregunta que le hacemos es ¿en qué momento va a ser la Presidenta de todos?, ¿cuándo hará campaña por su partido? Lo que la pone en una condición muy incómoda”, declaró.

Waldo Albarracín, exrector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y también miembro del Conade, criticó a todos los partidos en general a través de su cuenta de Twitter. “Los partidos políticos deberían de pensar primero en el país, si bien tienen derecho a conformar un instrumento político grande y amplio, en lo posible único, ahora nos demuestran que no habían luchado por la democracia sino por satisfacer su interés individual y llegar al poder”.

Luis Fernando Camacho también se refirió a la candidatura de Añez. Dijo que tiene derecho a participar en los comicios y que está dispuesto a debatir con ella para que los electores se decidan por la mejor opción.

El alcalde Luis Revilla, ahora aliado de Añez, afirmó que la nueva candidata garantiza una “victoria contundente”.

Incluso, el expresidente Evo Morales en una entrevista concedida a la radioemisora San Gabriel dijo: “Si bien la presidenta de facto decidió ser candidata es su derecho, pero solamente queremos recordar que tantas veces dijo que no va a ser candidata y se presenta como candidata”. La exautoridad hizo esa crítica pese a que él también actuó de manera similar en varias ocasiones.

Marcelo Arequipa, analista político y docente de la Universidad Católica Boliviana (UCB), consideró que no fue una buena alternativa. “De tener una presidencia transitoria va a jugar un doble rol muy parecido al de Evo Morales y ser Presidenta-candidata. En ese nuevo papel lo que va a tener que hacer es pelear contra su propio fantasma que es la legitimidad. Irá con una posición política que ella misma dijo que combatió, junto con todo su equipo político, contra Evo Morales”, aseguró.

El docente agregó, además, que las dudas están centradas en problemas estratégicos en su legitimidad. “No hay duda de que la legalidad está del lado de su gobierno (…) pero la incertidumbre es la legitimidad”.

El analista Wiliams Bascopé dijo que el tablero político es complicado, que todos tienen derecho a candidatear, pero hay que ver la factibilidad y lo más importante es salvar la democracia.

“En esta situación aparece Añez que puede ser sujeta a críticas pero goza de una aceptación. A otros candidatos les incomodó su postulación pero es la más factible políticamente hablando. Además, constitucionalmente tiene todo el derecho de participar y sin renunciar porque goza del privilegio constitucional”, agregó Bascopé.

Punto de vista
Carlos Cordero Analista político
“Reconfiguró el escenario político”

Fue una decisión que despertó simpatías y rechazo en la población. Reconfiguró el escenario político electoral. La ciudadanía y los partidos políticos tenían el presupuesto que iba a ser una elección transparente, pero hoy se ve que la presencia de Añez introduce un elemento de incertidumbre al proceso electoral.

Nuevamente se está reproduciendo aquello que se criticaba: que el partido de gobierno tenga al Presidente o Presidenta con todos los recursos del Estado para apoyar a su candidato.

Esa es la crítica y malestar de muchos ciudadanos que ven en la postulación de Añez como la reproducción de hechos que se criticaban del gobierno de Evo Morales. Ahora hay dudas en cuanto a la transparencia: su compromiso era el de convocar a elecciones que a diferencia de las que se realizaron en 2019 sean imparciales, equitativas, justas y transparentes. Pero en la medida en que la Presidenta es candidata genera dudas en la transparencia. Para comenzar, el presidente del TSE, Salvador Romero, fue una decisión de la Presidenta cuando la época en que se decía que no iba a intervenir en el proceso electoral. Ahora que es candidata, el presidente del TSE es su designado. La pregunta es: ¿será su aliado político? o ¿el TSE garantizará la transparencia?

No es que deba renunciar. Añez es candidata porque es la Presidenta. Si ella no hubiera ocupado el cargo ni su propio partido se hubiera fijado en ella. De hecho, en las elecciones de 2020 creo que era candidata al Senado; llegó a la Presidencia por una crisis política y el partido la presionó para que acepte esa nominación.

Pagina Siete.