Crece la tensión entre México y Bolivia por asilados

5

Crece la tensión entre México y Bolivia a causa de las exautoridades del gobierno del MAS que se encuentran asiladas en la embajada mexicana en La Paz. En las últimas horas se registraron roces diplomáticos entre ambos países.

El Gobierno boliviano reforzó la seguridad en inmediaciones de la residencia de México donde viven desde el 10 de noviembre al menos seis exautoridades masistas. Esas acciones provocaron reclamos del gobierno de AMLO, el mismo que asiló a Evo Morales tras su renuncia a la presidencia.

Esta tarde, a través de su cuenta de Twitter, el director general de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México (SRE), Efraín Guadarrama, denunció una amenaza «sin precedentes» de ingreso a la embajada mexicana en la sede de Gobierno.

«Cuando México ha brindado protección a perseguidos en el pasado, siempre ha sido objeto de presiones por parte de dictaduras (Argentina, Chile, Nicaragua, Uruguay, etc.). Sin embargo, la amenaza de ingreso como la que ahora vivimos en La Paz no tiene precedente», recordó el diplomático mexicano.

Por su parte, el Gobierno boliviano justificó los operativos policiales que se realizan en las cercanías de la residencia y de la embajada de México. Esto para evitar que los exfuncionarios del gobierno de Evo Morales, que se refugian en esas instalaciones, abandonen el país y eviten comparecer ante la justicia.

«Estamos ejerciendo nuestra soberanía y hemos tomado las previsiones necesarias para que los dispositivos de seguridad rastreen y detecten inmediatamente cualquier ayuda y complicidad que coadyuve a que los fugitivos abandonen el país. Eso no lo vamos a permitir», dijo ayer el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría.

Se conoce que al menos seis personas se resguardan en instalaciones diplomáticas de México. Cuatro de ellas tienen orden de aprehensión como los exministros de la Presidencia y de Culturas, Juan Ramón Quintana y Wilma Alanoca. Ambos tienen orden de detención por sedición, entre otros delitos.

Por su parte, el secretario privado de la presidenta Jeanine Añez, Erik Foronda, informó que se incrementó el resguardo policial debido a informes de inteligencia sobre manifestaciones de vecinos de El Alto y Ponchos Rojos que pondrían en riesgo las instalaciones diplomáticas.

Los movimientos sociales exigen la expulsión de esas oficinas del exministro Quintana, para que afronte los cargos por sedición, terrorismo y alzamiento armado que pesan en su contra.

«El Gobierno de Bolivia comunica que ha recibido información creíble de amenazas de violencia por parte de movimientos sociales de la ciudad de El Alto y de la provincia Omasuyos, en el departamento de La Paz, denominados Ponchos Rojos, quienes según la información se aprestan a marchar hacia la residencia de la embajada de México con el objeto de exigir la expulsión del exmilitar y exministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana», informó ayer Foronda.

Pagina Siete.