FmBolivia
Radio FmBolivia

Bolivia cierra el año con deuda, gastos, menos ingresos y ahorros

23

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Si bien la desaceleración económica comenzó en 2014, la situación se vio afectada por menos compra de gas, menos ingresos para el Tesoro General de la Nación, y en la presente gestión se sintió más por mayor deuda, gastos y menos ingresos y ahorros, según una evaluación de la Fundación Jubileo.

Las evidencias son claras cuando se señala que la renta petrolera cayó en 60 % en relación al 2014, los gastos públicos en 2006 llegaban a menos de 32.000 millones de bolivianos y a 2019 la cifra se elevó a 130.000 millones, mientras los impuestos que cada año tendían a crecer, se han estancado, y en el caso de la deuda externa pasó de 2.000 millones de dólares en 2007 a casi 11.000 millones en 2019, según los datos de Jubileo.

El expresidente Evo Morales dejó una pesada carga económica sobre el país. Durante su mandato, los gastos públicos se elevaron y los ingresos disminuyeron. La deuda de Bolivia se fue incrementando y, al final, las Reservas Internacionales del Estado fueron cayendo.

En sus dos primeros períodos de mandato, debido al comportamiento de la economía mundial, el país se benefició de un ciclo de bonanza. También por políticas aplicadas en anteriores gobiernos, el Estado empezó a recibir ingresos extraordinarios entre 2005 y 2014, pero estos no fueron destinados a diversificar la economía ni a promover un desarrollo sostenible en el tiempo.

MENORES INGRESOS PÚBLICOS

Como resultado de la creación del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) en 2005 y los mejores precios internacionales de gas y petróleo, la renta estatal se incrementó significativamente entre 2005 y 2014.

Esos ingresos, que llegaron a todos los niveles de gobierno, no solamente mejoraron la situación de las finanzas públicas, sino que a través del gasto y la inversión públicas, los recursos dinamizaron la economía en su conjunto, resultando en la bonanza económica de duró aproximadamente una década.

Su modelo económico aplicado por la anterior administración de Estado tenía como base los ingresos por la venta de materias primas, gas y minerales, y en el periodo 2006-2013 los mismos se elevaron extraordinariamente, y con la nacionalización de los hidrocarburos amplió sus ingresos económicos.

Esa situación extraordinaria, además de los factores externos como los precios internacionales, fue posible gracias a políticas y medidas implementadas en anteriores periodos, como la construcción del gasoducto a Brasil, los contratos de exportación, las reservas resultantes de inversiones en exploración y el IDH, justifica la entidad.

Sin embargo, los economistas desde hace un par de años atrás señalaron la desaceleración de la economía nacional, debido a los menores porcentajes de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), sin embargo las ex autoridades nunca admitieron la situación, sino sólo destacaban el primer lugar que ocupaba Bolivia en la región pro crecimiento.

CAÍDA

Como resultado de la caída de los precios internacionales, que marca el fin del período de bonanza económica, los ingresos por los hidrocarburos se redujeron en aproximadamente 60 % con relación a 2014.

Actualmente, el nuevo nivel de ingresos por la renta de hidrocarburos se sitúa bastante por debajo del nivel alcanzado durante los últimos años de la bonanza, y esto no solamente está determinado por el nivel de precios, sino también por los volúmenes de producción y exportación.

Otros ingresos importantes para el Estado son los impuestos nacionales, éstos, después de finalizado el período de bonanza, se habrían estancado en un nivel menor que el alcanzado el año 2015, reflejo de la situación real de la economía en desaceleración y de no haber resuelto o al menos avanzado en temas fundamentales, como la formalización de la economía y una reforma o adecuación del sistema tributario.

GASTOS CON NOMBRE Y APELLIDO

Mientras los gastos se incrementaron en los últimos años, gran parte a corriente y otra a proyectos, estos últimos tienen nombre apellido, y es lo que denomina el economista Jimmy Osorio, en su publicación culto al caudillo, obras públicas con el nombre de “Evo Morales” y su entorno más cercano.

“Sin duda el nombre de ‘Evo Morales Ayma’ se ha vuelto en una especie de referencia al interior y al exterior del país, aspecto que ha dado piedra libre a quienes que queriendo agradar a caudillo, bautizaron a una gran cantidad de obras públicas con su nombre; no obstante, también hubieron entidades, sobre todo territoriales, que bautizaron a obras púbicas con nombres como Álvaro García (exviceprecidente), Dionisio Morales Choque (padre de Evo Morales) y María Ayma Mamani (madre de Evo Morales)”, señala.

De acuerdo al registro presupuestario de proyectos del Sistema de Gestión Púbica y Sigma, en el período 2006 a 2019 se registraron un total de 137 proyectos (obras) que llevan los nombres anteriormente mencionados y cuyo gasto significó un total de 579,6 millones de bolivianos.

De las 137 obras, 109 llevan el nombre de “Evo Morales Ayma” y tuvieron un costo de 496,8 millones de bolivianos; 27 obras llevan el nombre de “Álvaro García Linera” y tuvieron un costo de 27.8, millones; 9 obras llevan el nombre de “Dionisio Morales Ayma” con un costo de 18,9 millones y 12 obras llevan el nombre de “María Ayma Mamani” con un costo de 36,1 millones. También 37 obras corresponden a campos deportivos, con un costo de 194,1 millones de bolivianos; 4 a centros de salud, con un costo de 1.2 millones; 24 a infraestructura urbana y rural (calles, avenidas, plazas, parques, mercados, etc), con un costo de 147,9 millones; 3 a saneamiento básico con un costo de 2,2 millones y 69 a unidades educativas, con un costo de 243,2 millones.

La mayor cantidad obras y recursos se concentra en el sector educativo, a este le siguen, también en la misma proporción de obras y recursos, los campos deportivos; las obras de infraestructura urbana y rural siguen en preponderancia a estos 2 sectores anteriormente mencionados y, finalmente, obras de saneamiento básico (agua potable y alcantarillado) y centros de salud, tienen una participación menor, tanto en cantidad de obras como de costos.

PERSPECTIVAS

El país ha quedado en una situación económica complicada, poco advertida porque las dificultades se han ido cubriendo con deuda y con pérdida de las reservas del Estado. La tarea más importante es equilibrar las finanzas públicas con los actuales ingresos que son limitados, por lo que será fundamental optimizar el uso de los recursos públicos y reducir los gastos e inversiones que no generan impacto.

Otro gran desafío es solucionar el problema del tipo de cambio congelado, el déficit comercial y la caída de Reservas Internacionales.

Finalmente, se debe abrir el debate público para replantear el modelo de desarrollo hacia uno que sea sostenible, que genere producción, ingresos y empleo.

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas