FmBolivia
Radio FmBolivia

Constituyente, nacionalización y coca legal: la receta de Evo para Perú

54

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Desde julio, el expresidente Evo Morales viajó en tres oportunidades a Perú para estar presente en la posesión del presidente Pedro Castillo, asistir a actividades o tener reuniones con cocaleros, sectores sociales, congresistas y juventudes de Perú Libre, el partido oficialista. En esos encuentros, el exmandatario habló sobre la Asamblea Constituyente, la ley de la coca y nacionalización.

En suma, desde que Castillo juró, Morales realizó un viaje por mes, entre julio y septiembre. En lo que va de octubre no se registró ninguna visita, lo que coincide con dos cuestiones: 1) el anuncio del arribo de Castillo a territorio nacional para el sábado, por la reunión del Gabinete Ministerial Binacional y 2) el distanciamiento que marcó Castillo del ala dura de Perú Libre, cuyo jefe político, Vladimir Cerrón, es cercano a Morales. Aquello se expresó en que ajustó su gabinete sin cuadros cercanos a Cerrón y reforzó el ala moderada de su gobierno.

Con todo, el 19 de octubre, Morales felicitó a Castillo por su cumpleaños y lo llamó “hermano del alma”, tal como se refirió a él cuando triunfó en el balotaje.

En contacto con Página Siete, Roberto Padilla (MAS), presidente de la Comisión de Política Internacional del Senado, sostuvo que los integrantes de su partido provienen de los movimientos sociales y que en Perú también hay sectores de ese tipo, por lo que siempre hacen talleres o intercambio de experiencias.

“Nuestro hermano Evo Morales está haciendo ese trabajo. No lo vemos como injerencia. Nosotros no estamos pues invadiendo o declarando la guerra a Perú, sino que más bien estamos compartiendo experiencias”, dijo.

En cambio, el diputado Alberto Astorga (CC) declaró a este medio que Morales pretende incidir en la agenda del país vecino.

“Claramente esta es una injerencia directa de Evo hacia el país vecino. Pretende colocar agenda en el país vecino sobre la nacionalización, sobre la ley de la coca, sobre la Asamblea Constituyente. Incluso tiene relacionamiento directo con Castillo”, expresó.

Asamblea Constituyente

“Nosotros en Bolivia sufrimos tres años”, con esas palabras Morales buscó connotar el tiempo transcurrido y los incidentes que se registraron en la redacción de la Constitución de 2009. Lo hizo el 27 de julio, frente a representantes del magisterio peruano, del que proviene Castillo.

Morales, en ese evento, sostuvo que el “sector oligárquico” no quería que acabe la Asamblea Constituyente, y que “para garantizar el cambio en Bolivia” fue importante unir al movimiento indígena originario campesino, a los sectores sociales y a partidos de izquierda.

“Uno sufre, pero paciencia, paciencia, en base a la conciencia, perseverancia y constancia. Jamás desmoralizarnos y ahí unimos para avanzar”, comentó.

Nacionalización

Otra experiencia que “compartió” Morales en Lima fue la llamada nacionalización. El 10 de agosto, en el foro El papel de las organizaciones populares en los cambios políticos, económicos y sociales en América Latina, manifestó que en Bolivia junto a los distintos sectores se construyó la política económica, cuya base es la nacionalización.

“¿Cuál es la base de esa política económica? La nacionalización, no solamente de los recursos naturales, sino también de los servicios básicos. ¿Cómo es posible agua, luz, telecomunicación, educación puede ser de negocio privado? Desde los movimientos sociales dijimos ‘agua, luz, telecomunicaciones, educación, salud debe ser un derecho humano’”, comentó y fue aplaudido por los representantes de Federación Nacional de Trabajadores en la Educación del Perú.

En su ponencia La juventud y la construcción del Estado Plurinacional de Bolivia del siglo XXI, que expuso el 25 de septiembre en Arequipa, en el congreso de juventudes de Perú Libre, Morales subrayó que “lo más importante para Bolivia ha sido cómo nacionalizar”, y que en el momento de firmar el decreto del 1 de mayo de 2006 no le tembló la mano.

En su exposición, indicó que para “una revolución democrática cultural” encabezada por los movimientos sociales se debe hacer: en lo político, la refundación, en lo económico, la nacionalización de los recursos naturales y servicios básicos, y en lo social, la redistribución de la riqueza. “Lo más difícil ha sido para nosotros la refundación de Bolivia…”, indicó.

Lo primero que Morales dijo la vez que se reunió con cocaleros del Perú fue “He escuchado atentamente: les han prometido una ley de la hoja de coca. Desde Bolivia vamos a controlar”. Ocurrió el 27 de julio, cuando también se reunió con el congresista de Perú Libre Guillermo Bermejo, quien impulsa una ley de la coca inspirada en el modelo boliviano. Esa normativa apunta a “despenalizar” de forma total la hoja de coca, reconocerla como patrimonio cultural e industrializarla. Además, se presume que se busca la expulsión de la DEA.

El exmandatario arremetió en contra de las bases militares extranjeras y sostuvo que en Bolivia cerró la base que había y los resultados de lucha contra el narcotráfico son mejores. Señaló que sin la DEA y Usaid “hemos dignificado nuestra querida Bolivia”.

El proyecto de ley anunciado en Perú cuenta con el respaldo de Castillo, quien, a principios de este mes en una zona cocalera, señaló que “tendrá luz verde”, no sólo desde el Congreso, sino también desde su despacho.

En el país vecino, apuntaron a Morales por estar supuestamente detrás de lo que denominan el “Pacto de la Coca”, la iniciativa que busca la legalización total de la coca. “Es el punto de partida por la legalización total de la coca que amenaza al país (Perú). No es una propuesta política original, sino una que la cercanía con Evo Morales ha remozado”, señala un reporte de Panorama Noticias.

En Perú, Morales también planteó el relanzamiento del denominado Consejo Andino de Productores de Coca y hasta propuso un lugar para ello. “Quien sabe hay que hacer un gran evento en Cusco y relanzar desde Machu Picchu con un mensaje sobre la hoja de coca”, indicó.

Castillo anunció una medida similar a la que se concretó en Bolivia durante la presidencia de Morales: la construcción del aeropuerto de Chimoré, cuestionado por la oposición. El presidente de Perú anunció un aeropuerto en la zona cocalera de Pichari. “Vamos a priorizar que se amplíe y se haga realidad el aeropuerto para Pichari. Es urgente para que las autoridades vengan”, sostuvo.

En uno de sus primeros encuentros, Evo dijo que en Perú no habrá senda sin obstáculos: “Un poquito he conocido las normas que tienen, difícil, pero con el pueblo movilizado vamos a ganar y garantizar Pedro presidente”.


Fuente: Página Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas