Hospital de Clínicas cumplió años en medio de necesidades

4

El 24 de octubre de 1919, el Hospital de Clínicas comenzaba a escribir su historia en el sistema de salud de Bolivia y en la actualidad, que cumple 100 años, su infraestructura no ha mejorado en nada, debido a que se encuentra con las paredes en medio de ruinas, con hoyos y rajaduras. Hay unidades sanitarias improvisadas y con equipos obsoletos que dejaron de funcionar hace años.

El director del nosocomio, Omar Roda, cuenta que, en los últimos 20 años, las autoridades nacionales, departamentales y locales, “jamás” priorizaron recursos para construir una nueva infraestructura hospitalaria, pese a que este establecimiento, uno de los más concurridos, fue diseñado y construido cuando, la sede de Gobierno contaba solo con 120 mil habitantes y ahora sobrepasa los dos millones.

“En los últimos 20 años, lamentablemente el hospital ha sido abandonado de parte de las autoridades. Invertir en un hospital nuevo, nunca fue una prioridad, a pesar de los requerimientos. En estos 100 años, el hospital tiene 12 piedras fundamentales y está lleno de parches, aun así, con las refacciones, aditamentos, construcciones nuevas hemos brindado la mejor de las atenciones”, destacó.

En términos generales, el Hospital de Clínicas es obsoleto, no se adecua a las necesidades que se requiere en la actualidad y la precariedad de la infraestructura pone en riesgo la vida de las personas.

Un hospital con servicios de tercer nivel atiende todas las especialidades y cuenta con salas de laboratorio y equipos en óptimas condiciones, una realidad que no se refleja en el histórico nosocomio paceño.

En los últimos años, la infraestructura solo fue modificada para realizar adaptaciones o construcciones adicionales para albergar más servicios y camas. Los predios del Hospital de Clínicas datan de hace 100 años al igual que en las áreas de lavandería y cocina.

También se verificó la falta de salas especializadas, techos con filtraciones de agua, ambientes húmedos y fríos. Las camas están viejas y oxidadas, y el mobiliario permanece deteriorado. Ante la falta de espacio, los insumos médicos están cerca del lavamanos.(Agencias)

El Diario.