Víctor Borda: Derecha presiona al TSE porque no quiere que haya elecciones

La acción de presión que ejerce la derecha nacional en contra del Tribunal Supremo Electoral (TSE) apunta a evitar que se realicen las elecciones primarias y, en consecuencia, los comicios generales del próximo año, a sabiendas de que no podrán competir con la figura del presidente Evo Morales.

Así lo denunciaron, por separado, el sociólogo Adolfo Mendoza, el asambleísta departamental de La Paz Gustavo Torrico y el diputado por el MAS-IPSP Víctor Borda.

Mendoza dijo que la derecha intenta poner en tela de juicio el trabajo del ente electoral para después pasar a la fase de acusaciones, como fraude y desconocimiento de los resultados que se vayan a dar en 2019.

“Esta es una práctica continua, es una práctica que no solamente hemos visto en América Latina en general, sino en anteriores elecciones en las que montan todo un escenario para alegar la figura del fraude electoral, buscando desestabilizar la democracia”, manifestó.

En tanto, el asambleísta paceño Gustavo Torrico señaló que las presiones de estos grupos opositores sólo tienen el objetivo de inhabilitar al presidente Evo Morales, pese a que existe una sentencia constitucional que se lo permite.

“No quieren que haya elecciones, hay una presión muy fuerte y desde el martes se la agarran con el vocal (Idelfonso) Mamani, eso es parte del golpe blando”, alertó.

Explicó que este plan tiene el propósito de desprestigiar a las autoridades, luego pasar a la fase de la violencia para demostrar que no hay institucionalidad, y después realizar el descrédito y concretar una intervención extranjera.

“La violencia la están calculando para el 8 de diciembre, cuando el tribunal se tiene que pronunciar sobre los binomios electorales”, alertó.
En tanto, el diputado del MAS-IPSP Víctor Borda indicó que la derecha usa como pretexto la renuncia de Katia Uriona al TSE para impedir que se realicen las primarias porque no tienen militancia.

“Para eso intentan defenestrar al Órgano Electoral, que no haya elecciones, que se genere convulsión y obviamente haya ingobernabilidad”, dijo. La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, afirmó ayer que la oposición maneja un doble discurso respecto a los vocales del Tribunal Supremo Electoral.

“Esa misma oposición decía que los vocales del Tribunal Supremo Electoral eran unos masistas acabados, les dijeron ‘azules azulitos’, y ahora dicen que no son azulitos, que defienden la democracia, por eso renunciaron”, enfatizó.

Presión al TSE

De acuerdo con los antecedentes, la presión sobre el TSE estuvo marcada por una serie de acciones y amenazas como la efectuada el 7 de marzo por colectivos ciudadanos que advirtieron con un paro nacional si esa institución admitía la candidatura de Evo Morales.

El 11 de septiembre, hubo protestas de los denominados colectivos ciudadanos —integrados por algunos políticos opositores— en el frontis del TSE por el respeto a los resultados del 21F.

En tanto, el 16 de octubre, dirigentes del Movimiento Demócrata Social (MDS) presionaron para ser recibidos por la sala plena e ingresaron a las oficinas del TSE, donde permanecieron casi toda la jornada.
Cambio

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más