Covid-19: Advierten riesgo para gestantes por debilitamiento de los servicios de salud

19

El Día de la Madre llega con noticias poco alentadoras para las mujeres gestantes. UNFPA advierte que el debilitamiento de los servicios de salud por la emergencia sanitaria genera un gran riesgo de incremento de la mortalidad materna por complicaciones en el embarazo y parto, falta de atención oportuna y peligro de contagio.

“Las mujeres están en una situación de alta vulnerabilidad durante la pandemia, especialmente las gestantes, por el riesgo de morbimortalidad. Son al menos cuatro formas en las que la pandemia está afectando a la salud materna y a la salud sexual y reproductiva”, indicó la representante adjunta del Fondo de Población de las Naciones Unidas – UNFPA, Celia Taborga.

Detalla: se alteró la continuidad y disponibilidad de los servicios -no diferibles- como los de salud materna, neotatal y de anticoncepción por que se priorizó la atención de la emergencia; la limitación de atención en otros servicios; la insuficiente disponibilidad de recursos humanos y equipos de bioseguridad, y la baja de la demanda de algunas prestaciones como los controles prenatales.

Para la secretaria de Salud Integral del municipio paceño, Verónica Hurtado la mayor preocupación es el traslado de las madres a los establecimientos para un control prenatal adecuado. “Es complicado por el tema de la pandemia, porque las mamás son vulnerables y queremos evitar que tengan contacto con la sociedad, por esta razón se disminuyeron los controles”, dijo.

Asimismo, parteras y personal obstétrico señalan que los partos en domicilio aumentaron.

Las afectaciones y los riesgos

“Otro riesgo es el incremento de partos en domicilio, esto puede provocar el aumento de morbilidad grave y mortalidad materna y neonatal”, añadió Taborga.

Según datos del municipio, de enero a abril de 2020, en los hospitales de segundo nivel hubo 1.412 partos. Una cifra superior a la del mismo periodo en 2019.

“Se atendió 92 nacimientos más que en la gestión pasada, el único nosocomio que disminuyó sus reportes fue el de la Portada.

Es porque desde marzo se constituyó en un Hospital Covid de referencia departamental”, explicó Hurtado.

En cuanto a controles prenatales, en el mismo periodo se hicieron 2.398, unos 100 más que la gestión pasada. Sin embargo, esta cifra es por el hospital La Paz, un referente en salud materna. En este nosocomio los controles subieron de 517 en 2019 a 1.117 en 2020. El resto reportó una baja.

Pero no pasa lo mismo en otros municipios del país. Por ejemplo, Paola Cruz , enfermera obstetriz en Tupiza señaló que desde el inicio de la cuarentena los partos en domicilio aumentaron dentro del área urbana.

“Antes se hacía la referencia y la parturienta llegaba hasta el hospital. Ahora en un mes atendí cuatro casos. Hay temor de las mamás porque dicen que ahí está la enfermedad”, relató.

Su trabajo está centrado en la atención de mujeres gestantes pero ante la pandemia ha reforzado los controles para hallar nuevos casos.

Eugenia Badani de Gestarte, colectivo que impulsa el parto humanizado, señala que la cuarentena genera riesgo de acudir a cesáreas innecesariamente.

“Afecta a todo: al trato que se le da a las mamás y a la posibilidad de contar con un acompañante en el momento del parto o después de él”, argumenta Badani.

Como “Doula” (acompañante capacitada en el parto, que proporciona apoyo emocional, físico y educativo a una madre) notó que en estos tiempos muchas de las embarazadas optan por acudir a clínicas privadas, incluso las que tienen el seguro social.

Añade que si bien hay quienes optan por los partos domiciliarios, el problema radica en que en el país no hay una regulación para los mismos. “Si bien hay parteras no son muchas, sobre todo en las ciudades, es muy difícil encontrarlas”.

Según datos de la dirección de medicina Tradicional, en el país hay 359 parteras registradas pero solo ocho trabajan en hospitales. Se estima, que hay otras 400 que ejercen sin certificaciones.

En el caso de las y los enfermeros obstetrices, según UNFPA, actualmente 26 de estos profesionales trabajan en diferentes servicios municipales de salud en todo Potosí. Ellos cuentan con ítems financiados por el Tesoro General de la Nación.

Además hay 352 profesionales titulados a la espera de ser convocados por el sistema público.
El parto en domicilio aumenta durante la cuarentena.
Foto: Archivo / Página Siete

En Potosí suben los partos domiciliarios

Maribel Zeballos, es enfermera obstetriz en Llallagua. Por la pandemia atendió hasta 15 partos en domicilio, algo fuera de lo común en su rutina. “Los partos en hospital están bajando”, afirma.

Desde que empezó la cuarentena su trabajo se ha aumentado, pues debe acudir donde estén las gestantes para hacer controles y así evitar que las futuras mamás se expongan al virus o presenten complicaciones.

Con barbijo, mandil y guantes recorre junto a la ambulancia las comunidades del municipio, en viajes de hasta dos horas.

“Llevo todo… alcohol en gel, mis protectores y mi material para atender a las mamás. No tenemos horario porque el llamado puede ser en cualquier momento. Antes siempre referíamos a las pacientes a los hospitales y por la emergencia se reforzó la respuesta de la ambulancia y las patrullas policiales. Pero igual hay temor de algunas mamás, aunque les explicamos que no deben tener miedo”, dice.

Este personal especializado en el cuidado y atención de la salud materna continúa con sus labores, a través de visitas domiciliarias a mujeres gestantes y en permanente monitoreo por el teléfono celular. Sin embargo, existen limitaciones en su trabajo por la cuarentena, sobre todo en comunidades alejadas.

Pablo Moya, también es enfermero obstetriz. Atiende a madres de San Pedro de Buena Vista en el extremo norte de Potosí. Enfatiza que su trabajo tiene como objetivo la disminución de la mortalidad materna infantil. Dice que colabora en los controles y el traslado de las gestantes a los hospitales, para que den a luz.

Muchas veces tuvo que pasar ríos con la madre en camilla o caminar por horas para llegar a los domicilio de las pacientes.

“Por la pandemia estamos dando seguimiento a las gestantes y dando prioridad en los establecimientos bajo el rango de alto riesgo obstétrico. Tomamos todas las medidas de seguridad”, asevera.
Las mamás deben contar con apoyo físico y emocional.
Foto: Archivo / Página Siete

Durante la cuarentena tres bebes nacieron dentro las patrullas policiales

El 4 de abril, en Cochabamba, una bebé nació dentro de una patrulla policial en la zona Sur. La mamá, de unos 19 años, al entrar en trabajo de parto pidió auxilio para ser trasladada a un hospital. Aunque los efectivos llegaron al domicilió lo más antes posible, la neonata no pudo esperar a llegar al nosocomio y nació en medio camino.

“Hoy, más que nunca, nos sentimos orgullosos de todo el trabajo que desempeñamos y le agradecemos a Dios por la bendición que derrama sobre nuestros efectivos policiales que deben afrontar situaciones tan delicadas como el recibir a un nuevo ser entre nosotros… bienvenida”, público la Policía de Cochabamba en su cuenta de Facebook.

Unas semanas después desde Sipe Sipe, llegó otra noticia similar. Una joven de 18 años dio a luz en una patrulla en la que era evacuada a un centro médico para dar a luz.

“Rosenda L. se encontraba sobre la acera de la calle quejándose por fuertes dolores de parto. Personal policial realizó el auxilio correspondiente, pero en el trayecto nació el bebé”, contó el director de Tránsito, Nelson Miranda.

De la misma forma la madrugada del 25 de abril, en La Paz, cinco efectivos policiales dependientes de la Estación Policial Integral (EPI) de San Pedro, auxiliaron a una mujer que estaba a punto de dar a luz.

Aunque aumentaron la velocidad para llegar hasta un hospital, la joven madre dio a luz antes de entrar al noscomio.

Riesgos y cuidados

Los hospitales crearon protocolos para la atención de las futuras mamás. Pero también es necesario garantizar el acceso a los servicios de salud matera y reproductiva.

Protección Para atender a las mamás, los médicos de los hospitales ediles, utilizan elementos de bioseguridad y realizan un test de preguntas que puedan identificar alguna sospecha de contagio.
Hospital Se decidió que las madres ingresen a los nosocomios ediles por el área de emergencia. Allí cuentan con un consultorio exclusivo para la atención de las mujeres embarazadas.
Servicios Es fundamental garantizar la disponibilidad de equipos de protección para personal de salud e insumos de bioseguridad para las gestantes que asisten a los centros.
Derecho Se debe garantizar la disponibilidad de insumos y medicamentos esenciales para la atención de la salud sexual y reproductiva, y la salud materna y neonatal.
Riesgo El incremento de embarazos no planificados por falta de atención de servicios de salud sexual y reproductiva e insumos de anticoncepción es otra de las afectaciones.
Covid-19 La infección de una mujer gestante por coronavirus es un grave riesgo, porque puede repercutir -indudablemente- en complicaciones gineco-obstétricas.

Pagina Siete

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More