Meta identifica pago de 1 millón de dólares por publicidad desde las cuentas falsas

Mediante un informe, Meta, la casa matriz de Facebook e Instagram, señaló que la red de cuentas falsas identificada en Bolivia, vinculada al Gobierno y al Movimiento al Socialismo (MAS) y que hacía propaganda oficial y campaña contra los opositores, gastó al menos un millón de dólares en publicidad, en las dos redes sociales mencionadas.

En el mismo documento da cuenta de la suspensión de 1.041 cuentas de Facebook, 450 páginas en la misma red social y 14 grupos, además de 130 cuentas en Instagram por incurrir en infracciones a varias políticas establecidas por Meta y de intentar ocultar sus identidades.

Los analistas Andrés Gómez y Antonio Vargas cuestionaron el desvío de los fondos públicos al trabajo de los denominados “guerreros digitales”, que se dedican o dedicaban a desprestigiar a la oposición y a una campaña de desinformación encarada desde el MAS.

Si bien el informe publicado por Meta vincula a estas cuentas con el Gobierno, no especifica que el pago millonario provenga del aparato estatal.

Gómez dijo que se usó dinero público para favorecer a un partido político, “dinero de la gente que aporta sus impuestos”.

Señaló que el Gobierno desinformó y “mintió a la sociedad boliviana, a través de los contenidos falsos difundidos por los guerreros digitales”. Así vulneró los principios democráticos. La operación de suspensión de las cuentas falsas se ejecutó en los servicios de Internet, incluidos Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, TikTok, Spotify, Telegram y sitios web asociados con sus propias marcas de medios de noticias.

Muchas de estas cuentas suspendidas se hacían pasar por medios independientes para atraer a nuevos seguidores y desde sus publicaciones compartían memes y desinformación.

El hecho de obligar a los funcionarios públicos a crear cuentas falsas con el fin de crear un clima de opinión favorable hacia el Gobierno es un desvío ilegal de fondos estatales, porque “esos trabajadores son nuestros empleados”, argumentó Gómez.

Además, se encubre a los “guerreros digitales” que atacan a los opositores y a todos los que “piensen diferente, atentando a la pluralidad de opiniones en una democracia real”.

Vargas aseguró que, en algún momento, los responsables tendrán que rendir cuentas sobre este desfalco destinado a silenciar a los opositores y a los medios de comunicación independientes.

Suspensión de redes principales

Seguidores: Al menos 2,3 millones de cuentas seguían una o más de estas páginas, cerca de 57.000 cuentas se unieron a uno o más de estos grupos y al menos 23.000 cuentas siguieron una o más de estas cuentas de Instagram.

Publicidad: Al menos 1,1 millones de dólares en inversión publicitaria en Facebook e Instagram, pagada principalmente en bolivianos.

Presencia en Facebook e Instagram: 1.041 cuentas de Facebook, 450 páginas, 14 grupos y 130 cuentas de Instagram.

Fuente: Los Tiempos

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más