Reduce desnutrición crónica, pero sigue mala alimentación

1

Las tasas de desnutrición y mortalidad en menores de cinco años registraron una reducción significativa entre 2008 y 2016 destaca el Instituto Nacional de Estadística (INE). Sin embargo, alerta que Bolivia tiene dificultades para cumplir metas del Plan de Desarrollo Económico y Social 2020, en lo que concierne específicamente a la malnutrición y anemia en la niñez.

La malnutrición de las mujeres en edad fértil tiene sus repercusiones en la lactancia materna y bajo peso al nacer. El INE sugiere que el Estado boliviano debe diseñar y tomar acciones para lograr las metas u objetivos planificados.

La Encuesta Nacional de Demografía y Salud (EDSA 2016) señala que en Bolivia la desnutrición crónica en niños menores de cinco años en 2008 llegaba al 27 %, es decir, casi tres niños de cada diez estaban en esa situación, en 2016; ese porcentaje se redujo a 16 %, lo que significa que de uno a dos niños presentan ese problema de nutrición y salud.

El “Estudio Temático de Nutrición de la Niñez y de las Mujeres en Bolivia”, realizado por el INE, compara y analiza la información recogida en las Encuestas de Demografía y Salud (EDSA de 2008 y 2016). Indica que la prevalencia total del sobrepeso y obesidad en menores de 5 años supera el 10 %, cifra por encima del promedio latinoamericano de 7, 6 % para el 2012.

La obesidad tiene múltiples causas, donde la libre demanda de alimentos, los cambios en los hábitos alimentarios, el sedentarismo y los factores psicológicos y sociales tienen una importancia fundamental. Su impacto está condicionado por los periodos de desarrollo, siendo más vulnerables aquellos durante los cuales la velocidad de crecimiento del tejido adiposo es mayor: el periodo prenatal y perinatal, entre los cinco a siete años y la adolescencia.

El documento del INE refiere que frente a los resultados de la EDSA 2016, los datos recopilados son de alta relevancia para las políticas nacionales, con el fin de revisar y analizar la situación actual de las metas globales de nutrición 2025 y las del PDES, para realizar los ajustes necesarios.

El representante de Unicef, Rafael Ramírez, institución experta a nivel mundial en temas de niñez, sostuvo que solo teniendo y accediendo a datos estadísticos sobre la situación nutricional de la niñez pueden decidirse acciones oportunas en favor de ellos.

Citó que, según estimaciones de Unicef, Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial, Bolivia aún tiene que trabajar bastante en el tema, así como en el indicador de sobrepeso/obesidad.

Sostuvo que la anemia, desnutrición, desnutrición aguda, obesidad, son retos que se pueden tratar de forma sencilla y a bajo costo, pero el desafío es empezar a hacerlo.

El director de Estadísticas e Indicadores Económicos y Sociales del INE, Humberto Arandia, explicó que el estudio al comparar datos de dos Edsas (2008 y 2016), es un documento inédito que se constituye en una base para investigaciones futuras, análisis correspondientes, pero además permitirá definir políticas públicas a partir de identificar los retos y desafíos que existen en nutrición de la niñez y mujeres.

El Plan de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2016-2020 fue promulgado como ley nacional No 786 el 9 de marzo de 2016 por el entonces presidente Morales en el marco del desarrollo integral para vivir bien. El PDES se estableció metas a cumplir hasta el año 2020 en 13 pilares de desarrollo.

Una conclusión de la presentación del estudio del INE es que también falta hacer estudios más profundos sobre aspectos socioemocionales, cognitivos y psicológicos, así como en las variables del cuidado, como por ejemplo la paternidad responsable. (ANF)

El Diario.