Presidenta Jeanine Áñez rechaza ley de impunidad del MAS-IPSP

8

La presidenta Jeanine Áñez rechazó ayer la intención de la bancada del MAS-IPSP de aprobar una ley para fomentar la impunidad y favorecer a quienes cometieron delitos después de las elecciones del 20 de octubre. Luego de la advertencia, la norma fue suspendida en su tratamiento en la Cámara de Senadores.

“Quiero denunciar ante el país que parlamentarios del Movimiento Al Socialismo tienen la intención de aprobar una ley para favorecer a quienes han cometido delitos y ahora pretenden obtener impunidad. Mi decisión es clara y firme. No voy a promulgar esa ley”, afirmó de forma tajante Áñez.

En la declaración a la prensa ofrecida en el Palacio Quemado, la Jefa de Estado señaló que no se puede “otorgar protección a quienes han sometido, perseguido, engañado y burlado a los bolivianos”.

Luego de la aprobación por unanimidad, en sus estaciones en grande y en detalle, del proyecto de Ley de Régimen Excepcional y Transitorio para la Realización de Elecciones Generales, en la Cámara de Senadores, el MAS-IPSP incluyó en la agenda el análisis del proyecto de ley extraordinaria para reafirmar el ejercicio de los derechos y garantías del pueblo boliviano.

La iniciativa propone “garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales, civiles, políticos, los contenidos en tratados e instrumentos internacionales en materia de Derechos Humanos y garantías constitucionales a favor de los líderes sociales, dirigentes sindicales, personas movilizadas, los ciudadanos Juan Evo Morales Ayma y Álvaro Marcelo García Linera, autoridades electas, funcionarios designados y de libre nombramiento del gobierno del presidente Evo Morales Ayma y prohibir las acciones de hecho, detenciones, aprehensiones y procesos judiciales”.

Además, en el artículo 7 señala que Morales Ayma y García Linera “no podrán ser enjuiciados, procesados ni perseguidos por ningún tribunal ni autoridad de la jurisdicción ordinaria, por delitos cometidos en el ejercicio de sus funciones”, sin que se haya producido la autorización legislativa prevista en el texto constitucional.

Apenas se introdujo a debate, las bancadas de Unidad Demócrata (UD) y el Partido Demócrata Cristiano (PDC) rechazaron el tratamiento de la propuesta y obligaron a declarar un cuarto intermedio.

Áñez pidió a “todos los bolivianos estar atentos” ante la intención del Instrumento Político, partido de Morales, que se encuentra asilado en México desde el 12 de noviembre.

“Esta ley de la impunidad no debe ser aprobada. Nuestros principios no son negociables. Hemos afirmado categóricamente que mi gobierno no perseguirá a ningún dirigente político, sindical o cívico. Pero al mismo tiempo, somos también claros que todo aquel que ha cometido delitos y se ha burlado de la ley y ha cometido abusos, no tendrá amnistía de ningún tipo”, advirtió.

La primera autoridad del país afirmó que no defraudará “la lucha pacífica de millones de bolivianos” y que no participará “escribiendo una historia de infamia”.

“El nuevo país que queremos será una Bolivia de justicia, no de impunidad”, aseveró.

Luego de la denuncia de la Mandataria, el Senado —con mayoría del MAS-IPSP— decidió suspender el tratamiento de la propuesta. “Hay que destacar a una parte de los senadores del MAS que entendieron que este proyecto es inconstitucional y reabría las heridas entre bolivianos”, escribió en su cuenta de Twitter el senador de UD Óscar Ortiz.

Periódico Bolivia