Desaceleración de la economía preocupa al sector constructor

42

El sector de la construcción está preocupado por la desaceleración de la economía nacional, cuya situación afecta al dinamismo de la actividad, ya que se estima una caída del crecimiento para la presente gestión, con riesgo de recesión.

La construcción está en crisis. La desaceleración que registra el sector desde el año 2017 se ha convertido en recesión, aseguraba un boletín de la Cámara Departamental de la Construcción de santa Cruz, a principios de agosto, en base a los datos del índice Global de la Actividad Económica (IGAE) del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes al mes de abril de 2020, que revelan que la actividad de la construcción disminuyó un 48 % en comparación con abril de la gestión pasada.

Mientras tanto, el IGAE de mayo muestra una caída de -30,83 %, el acumulado, entretanto a abril pasado la cifra estaba en 19,16 %, lo que muestra que la situación tiene una tendencia negativa, y la recuperación no llega.

La construcción solicitó al Gobierno, Gobernaciones y municipios el desembolso de lo adeudado al sector, sólo como dato el sector público tiene una deuda de 2.500 millones de bolivianos, aproximadamente.

La economía nacional todavía no se recupera todavía debido a los bloqueos de afines al Movimiento al Socialismo (MAS), que durante 12 días cortaron las vías de circulación a nivel nacional, que evitó el transporte de mercadería, alimentos e insumos médicos, como oxígeno.

Las pérdidas pasan los 300 millones de dólares, de acuerdo al reporte de cada sector de la economía así como del Gobierno Central, y recién en la semana que terminó la actividad económica poco a poco vuelve a la normalidad.

En ese contexto, la Cámara Boliviana de la Construcción (Caboco) reiteró su preocupación por la desaceleración de la economía nacional debido a la pandemia y sus consecuencias, que también afectan a este sector porque se redujo la inversión pública y además existe una falta de pago de obras ya ejecutadas.

En el informe de política monetaria del Banco Central de Bolivia (BCB), presentado en julio, se establece que la construcción y la minería son los “sectores más golpeados por los efectos de la pandemia”, lo que agrava la situación de las empresas constructoras “que vienen exigiendo a los gobiernos nacional y subnacionales, honrar el pago de deudas por concepto de obras entregadas y en ejecución”, cita una nota de prensa de Caboco.

Asimismo, el presupuesto programado de inversión pública en 2020 es menor en 17,5 % con respecto al de la gestión anterior y a mayo de 2020 la ejecución se contrajo en 68,2 % respecto a similar período de 2019.

El informe prevé una caída importante del sector de la construcción ocasionada por una menor inversión pública y privada. Este débil desempeño está vinculado a la baja ejecución pública por el presupuesto reasignado a otras áreas y la reducción de la inversión privada debido a la cuarentena. Entonces, el informe apunta a una contracción del sector en un 18 %, alerta la Cámara de Construcción.

En su momento las autoridades de Gobierno anunciaron la reactivación del sector con la puesta en marcha de construcción de hospitales debido a la necesidad por la pandemia, así mismo, hace unas semanas atrás firmaron un acuerdo con la construcción para el plan de empleo.

Entretanto, el presidente de la Caboco, Luis Bustillo, afirmó que ante esta complicada situación las empresas requieren sus pagos, caso contrario el futuro en el corto y mediano plazo de muchas de ellas es el cierre inminente, habiendo agotado sus recursos de supervivencia.

Afectada

La construcción es la segunda actividad más afectada (la primera es la minería) por la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus. A esto se suman las deudas que las entidades públicas nacionales y subnacionales tienen con las empresas constructoras del país y que bordean los 2.500 millones de bolivianos, según el análisis y proyección elaborado en base a datos oficiales por el Centro de Estudios Económicos y Desarrollo (CEED) de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz (Cadecocruz).

La actividad de la construcción en Bolivia ya mostraba señales de preocupación por la desaceleración que comenzó en 2016 y que cerró la gestión 2019 con un crecimiento de sólo 1,91 %, indicador inferior al PIB de la economía que fue de 2,22 %.

Con la llegada del coronavirus al país en marzo de este año, comenzaron cambios drásticos que sabíamos tendrían un impacto importante en la economía y la construcción.

El Diario.