Presidenta de Comcipo: “Siempre nos han visto como a enemigos”

Vive en la Villa Imperial, allá donde casi todos la conocen. Su nombre es Roxana Graz, presidenta del Comité Cívico Potosinista (Comcipo). Cuando a fines del año pasado hubo una orden de captura contra los líderes del ente cívico, dos escaparon y están en la clandestinidad mientras que un tercero se encuentra preso (Marco Pumari). Graz no se fue y permanece en la ciudad que la vio nacer. Es más, anuncia que dará la cara por su departamento y su institución… sin ir a esconderse.

Ella divide su tiempo entre la docencia en las aulas de la Universidad Autónoma Tomás Frías y la dirigencia cívica. Pero a la hora de priorizar, lo más importante son sus tres hijos, los dos mayores siguen en la universidad y la tercera está a punto de concluir el colegio.

Roxana es bastante crítica y no le gusta callar. Cuestiona, por ejemplo, la dejadez del Gobierno central con Potosí.

Potosí ya organizó un paro de 24 horas (el martes 5 de julio) y alistaba nuevas medidas para hacerse escuchar con el Ejecutivo. Las protestas quedaron suspendidas porque los cívicos lograron reunirse en La Paz con el presidente Luis Arce y su equipode trabajo, el martes.

Una semana antes de la reunión con las autoridades estatales, Graz habló con Página Siete en Potosí y se lamentó: “Siempre nos han visto como a enemigos”.

¿Cómo llegó al cargo?

Ser presidenta de Comcipo no estaba en mis planes. Asumí por prelación al ver que a fines de 2021 llegó la persecución contra los cívicos y vinieron con dos mil policías a ejecutar la persecución política contra nosotros. Hubo dos mil policías para arrestar a Juan Carlos Manuel, Ramiro Subia y Marco Pumari.

He tenido que asumir la responsabilidad de la entidad cívica con mucha entereza porque toda la responsabilidad recae sobre mis hombros y son responsabilidades grandes. Potosí tiene demandas muy añejas.

¿Cómo distribuye su tiempo?

¿Qué hago con mi tiempo?, me divido y trato de organizarme. En la universidad paso todas las mañanas clases y por las tardes cumplo lo que conlleva esto de la dirigencia y, en medio, también están mis hijos, a quienes tengo que atenderlos y estar pendiente de sus necesidades.

Cuando puedo cocino y cuando no puedo voy a la pensión, aunque generalmente hay una persona quien cocina en la casa. Tratamos siempre de dar el tiempo donde se puede, tanto a mi familia, mi trabajo y la dirigencia. Siempre se puede cuando hay intención y ganas.

Los anteriores presidentes de Comcipo fueron apresados o están perseguidos. ¿No tiene miedo que algo así le pase?

No. Tengo noticias de que están armando muy bien una orden de captura para perseguirme, y a mi vicepresidente también. Hay una ampliación a la investigación sobre el caso de la quema de la Corte Electoral (en 2019) y el caso Golpe I que están ampliando.

¿Cree que fue golpe de Estado lo que pasó en 2019?

No, imposible, nunca ha sido golpe. Nosotros hemos salido y hemos luchado en 2019 en contra del fraude, que era monumental. Hemos observado acá en Potosí que en muchas casas de los exministros, exdirigentes de los masistas había ánforas que, incluso, habían cambiado las papeletas.

Pumari ha hecho la denuncia respectiva, hemos encontrado una casa que estaba llena de ánforas, pero todo eso queda en la nada ante la lógica que quiere imponer el Gobierno de que ha sido golpe.

Y ¿la quema de la Corte?

Hay versiones que desde la Corte sacaban mochilas de dinero. Entonces para que no se investigue esto, para que no se llegue a saber (se ha quemado la Corte), ¿quiénes han propiciado la quema? han sido los mismos del Movimiento Al Socialismo… esa es una de las versiones que hay. La entidad cívica, con las organizaciones, en ningún momento han estado cerca, como para quemar.

¿Ahora se apunta a la presidencia del Comité Cívico?

El Gobierno siempre es pues aquel que tilda, miente, engaña, finge e incluso arma determinados casos, está lo de Porvenir (Pando, 2008) o el caso Rozsa (Santa Cruz, 2009). Para ellos es fácil porque tienen el poder económico, el poder político y ahí hay personas que se prestan a todo esto y pueden armar todo. Como han agarrado y han secuestrado a la justicia es fácil para ellos armar todo esto.

En ese escenario, ¿no hubo un momento en el cual hubiese pensado en alzar las manos?

Muchas personas, entre ellos mis familiares, no querían que asuma este cargo. Mi papá gracias a Dios está vivo, no quería; pero ahí tenemos una conciencia de lucha porque siempre hemos luchado desde donde hemos estado. Hemos estado en la dirigencia universitaria, he estado también en las dirigencias vecinales.

Entonces a raíz de eso y por tantas luchas que Potosí ha emprendido ya es como algo arraigado en la esencia potosina que tenemos que seguir luchando por mejores días. Entonces eso es lo que nos lleva a seguir adelante.

¿Usted tiene alguna filiación política?

Ninguna, nunca he pertenecido a algún partido político, ni siquiera me he inscrito en mi época de juventud. Siempre he sido más técnica, más investigadora, más pendiente de estar en roles técnicos; pero política no. Nunca, nunca me ha gustado.

Ha pensado qué pasaría si se decide ir tras suyo, judicialmente…

Sí, me he puesto en ese escenario, primero debo decir que no me voy a escapar.
$!La cívica con la bandera de Potosí, en la oficina de Comcipo.
La cívica con la bandera de Potosí, en la oficina de Comcipo. Erick Ortega / Página Siete

¿Se va a quedar en Potosí?

Me voy a quedar acá, voy a estar acá porque acá están mis hijos. Cuando vinieron los policías (fines 2021, a buscar a dirigentes cívicos), todos habían desaparecido y yo fui la única que me se quedó ¿por qué no me he escapado? porque acá están mis hijos y yo tengo que estar donde estén mis hijos. Decidí quedarme y no escaparme.

Me decían que podía irme a otra ciudad donde otro familiar y yo les respondía: “Que vengan, que me agarren en la casa y voy a estar con mis hijos hasta el último momento”.

Hay esa posibilidad también y yo no he hecho nada malo en ningún momento. No he cometido algún acto de corrupción y siempre he sido transparente en mis actividades. Soy docente con 20 o 22 años de experiencia y por tanto tengo toda una vida hecha acá en Potosí. Mis hijos viven acá en Potosí, mi familia vive en Potosí y entonces todo lo que he hecho está acá. Camino con la frente en alto.

Hablemos de reivindicaciones de Potosí: Cerro Rico, litio, regalías, aeropuerto, esos son temas que se escuchan desde la época de Joaquino, de Pumari. ¿Por qué siguen estas demandas?

Siempre hemos sido un departamento al cual nos han extraído nuestros recursos naturales. Hemos tenido la era del estaño, la era de la plata, la era del plomo, la era del zinc y todas estas “eras” no han servido sino solamente para dejarnos en la pobreza y contaminación. Somos un departamento contaminado, nuestros ríos están contaminados, el aire que respiramos está contaminado, igual que el suelo.

Siempre nos han dejado con miserables regalías. Quieren ver a este departamento como una provincia, hacer escapar a sus hijos y quedarse solos para sacar, sacar y extraer sus recursos… esa es una teoría que tengo.

Otra teoría que tengo empieza con la era de Evo Morales. Al entrar al cargo de Presidente, gran parte de la ciudadanía tenía el sueño de que iba a existir un cambio trascendental con relación a los políticos tradicionales que siempre sacaban provecho y robaban. En Evo veían una posibilidad de cambio, pero qué ha sucedido: ha entrado y en los primeros cinco años ya hemos percibido de que no había la atención a este departamento.

Ahí está por ejemplo lo del aeropuerto. Increíblemente existiendo una ley, una ley nacional, la cual indica que es prioridad que existan aeropuertos en cada uno de los departamentos… y para Potosí no lo hacen. Y tampoco tienen que pagar, nosotros nos estamos pagando el 75 por ciento del aeropuerto, ellos no lo están haciendo gratis. El Gobierno no nos está dando, no dicen tomen y hagan.

El hospital del tercer nivel es una reivindicación que nace también en la lucha de los 27 días (2015). Hay la necesidad de salud que tiene este departamento. De diez potosinos que salen afuera a hacerse ver por enfermedad siete están con cáncer. Cáncer de los pulmones, estómago y lo que conlleva la contaminación minera que poco a poco está matando a la gente. Existe la necesidad de tener un hospital de tercer nivel donde pueda existir atención oncológica eficaz y especialidades de distintos niveles para que la gente pueda ser tratada acá.

La fábrica de cemento es otra reivindicación. Entra plata al gobierno departamental y al gobierno municipal, pues no se olviden que para el gobierno nacional se va el 95 por ciento de todo lo que se extrae y a nosotros nos queda el tres por ciento y nada más.

Llegaron compañeros de la provincia Coroma, que es una provincia llena de caleras y hay inmensas riquezas en sus caleras. Dijimos hagamos una fábrica porque ellos vinieron a luchar y defendieron su territorio. Y ya son siete u ocho años y tampoco se ha concluido aquello.

Cuando ingresó Morales a la presidencia: ¿usted votó por él?

No. Nunca he votado por él, sabe ¿por qué?, porque yo soy técnica, soy docente y creía que una persona que no era preparada no podía manejar bien el país. Y nosotros necesitamos en cargos importantes a gente que esté preparada.

El aeropuerto: ¿cómo se ha sentido cuando han inaugurado un aeropuerto de la envergadura del de Chimoré?

Me he sentido discriminada, con mucho dolor, con mucha impotencia. Chimoré no da los recursos que da Potosí… y Chimoré ni siquiera paga impuestos, ni nada; en cambio todas nuestras riquezas se van al poder central y no tenemos nuestro aeropuerto. A ver ¿cómo te sentirías siendo el hijo que más da a tu familia, que vos mantengas a tu familia y que después no recibas un plato de comida?… te dolería, y por eso es que todos nosotros estamos muy rebeldes.

¿El hospital Bracamonte no es de tercer nivel?

Tiene muchas dificultades, muchas deficiencias, faltan especialidades.

Ya ha liderado un paro de 24 horas, ¿cuál ha sido la respuesta de los potosinos?

Ha sido exitoso el paro, acá todos los potosinos han parado. Todo potosino quiere que de una vez exista progreso, todo potosino sabe desde muchos años que se escucha siempre el mismo pedido y decimos ¿por qué no se nos da?

¿Cuántas veces le han pedido reunión al presidente Arce?

Tres veces, una carta en febrero, otra en abril y la última el 22 de junio.

(Este entrevista fue realizada una semana antes de las reuniones entre cívicos y autoridades, la cual fue el martes 19 de julio).

¿Cuál ha sido la respuesta?

Ninguna. Nunca ha llegado respuesta. No solo a él, también le hemos pedido reunión al Ministerio de Obras Públicas para que pueda venir e informarnos por qué la fábrica de cemento está paralizada.

En el tema del litio, ¿se dice que los potosinos se opusieron a la Lithco y a la industrialización del litio?

Los potosinos creo que en ningún momento de la historia se han opuesto a la industrialización, lo que sí han pedido son mejores condiciones para este departamento y para Bolivia, porque si gana este departamento gana Bolivia.

¿En algún momento el Gobierno le ha consultado a Comcipo sobre el litio?

Nunca nos han consultado respecto a nuestras demandas y siempre nos han visto como a enemigos, siempre. Todas las veces. Así, ¿de qué manera podría haber algún acercamiento con el Gobierno?

Pedimos que nos escuchen. Además los de la entidad cívica no estamos locos, si los asesores observan y ven que se trabaja por el bienestar de toda Bolivia, pues adelante.

Que de una vez nos den para el aeropuerto, que terminen y que se acabe esta obra, son 12 años que no se puede acabar un aeropuerto, es increíble.

El hospital de tercer nivel ahora está con sobreprecio, a un inicio costaba 400 dólares el metro cuadrado y ha terminado en 1.200 dólares el metro cuadrado. Pero aun así queremos que se termine. Y la fábrica de cemento lo mismo.

En el tema del litio pedimos claridad y ahora los potosinos ya no queremos el tres por ciento de regalías, queremos igual que los hidrocarburos el once por ciento. Se va a luchar por eso.

(Tras la cita del martes, el Gobierno se comprometió a escuchar a los cívicos en el tema litio).

¿Cuál es la fuerza que tiene el Comité Cívico?

Tenemos 48 organizaciones, pero se van sumando día a día.
HOJA DE V ID A
Roxana Cecilia Graz Iporre
Edad 48: años.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más