¿Cambiará su firma de carnet? Cuidado con el banco, pasaporte y otros trámites

La firma es una parte importante de la identidad de una persona. Es un requisito en las entidades financieras, en el pasaporte o en algunos procesos legales. Un cambio en la rúbrica debe ser notificado en diferentes instancias a fin de evitar inconvenientes futuros.

“La firma, al ser una expresión grafológica de una persona, tiene una serie de marcas únicas que pueden identificar el sexo, la edad, si es zurdo, diestro e inclusive rasgos psicológicos. Por tanto, es algo que nos persigue a lo largo de nuestra vida como parte de nuestra propia identidad, como la huella dactilar. Hacer un cambio de la firma implica no solo una modificación grafológica, sino, consecuencias legales posteriores”, señaló el abogado Jaime Soliz.

De acuerdo a información difundida por el Servicio General de Identificación Personal (Segip), el trámite es muy sencillo y no requiere más requisito que el pago de 17 bolivianos. Pero advierte que se hace bajo la responsabilidad del solicitante.

Si por alguna razón usted decidió modificar su firma, acá le explicamos cómo y las cosas que debe tomar en cuenta antes y después de hacerlo.

Antes de cambiarla, piénselo

La Ley del Servicio General de Identificación Personal y del Servicio General de Licencias para Conducir, del 27 de junio de 2011, señala que la cédula de identidad (CI) es un documento intransferible y de única asignación para cada boliviana y boliviano. La firma, junto a la fotografía y la huella dactilar, es parte de los elementos de identificación que garantizan la inviolabilidad de la identidad de cada ciudadano.

“Por medio de esta identificación, nuestra firma está en los registros de las notarías, en el Registro Civil, en el sistema bancario, Migración, etc. Por eso, cuando uno ha definido su firma, luego de cumplir su mayoría de edad, recomendamos no cambiarla. Una variación de esta podría poner en duda nuestra identidad frente a la fe del Estado, las instituciones públicas y las privadas donde se presente la nueva firma, porque se va a presumir que es adulterada cuando no lo es”, explicó Soliz.

Por lo general las causas para realizar el cambio son personales y han cambiado con el tiempo. Antes, la modificación era muy común en las mujeres, porque cambiaban su firma conforme su estado civil. Solían reemplazar su apellido de soltera por el de casada o anexar a su firma el de su esposo. También solía ocurrir cuando enviudaban. Pero estos casos han bajado, pues en la actualidad se mantiene el apellido de soltera.

Ahora, estos cambios se dan más en los jóvenes. En los últimos años se ha logrado carnetizar a una gran cantidad de niños, niñas y adolescentes del país. Estos, de acuerdo al Reglamento del Registro Único de Identificación Personal, antes de los 12 años deben usar solo su huella plantar o dactilar, pero a partir de los 12 pueden firmar, si presentan una prueba de que saben leer y escribir. La norma establece que a partir de los 14 el plasmar su firma es obligatorio.

“Yo tenía una firma de niña y la quiero cambiar. Aún no tengo cuenta de banco, pero en unos días cumpliré la mayoría de edad y quiero que mi carnet este bonito”, señaló P.T.L. en una de las oficinas del Segip de La Paz.

Soliz advierte que casi siempre las causas son personales y no legales. Pero también advierte que hay personas de mala fe que hacen estos cambios de forma constante para realizar estafas, evadir la seguridad de las notarías o asumir compromisos y deudas, para luego negar su firma y pedir la anulación.

“Hay estudios grafológicos que siempre acaban comprobando quién hizo una firma, aunque se la cambie”, manifestó.

Segip, un trámite sencillo

“¿Deseas cambiar o actualizar tu firma? Acude a cualquiera de nuestras oficinas, presenta tu depósito de 17 bolivianos, que también puede ser realizado por la banca digital, e informa al operador que actualizarás tu firma… Y listo, ya tienes tu cédula de identidad con tu firma actualizada”, señala un spot difundido en las redes sociales del Segip. En medio del video, que tiene una duración de 35 segundos, hace una advertencia: “…el cambio de tu firma corre bajo tu propia responsabilidad…”.

Esta cápsula informativa, difundida el 17 de junio de 2022, tuvo 7.500 reproducciones y 388 interacciones dentro de la página de Facebook del Segip, que tiene 144.974 seguidores.

Tal como lo explica, no hay más requisito que presentar el comprobante de pago. No hay un límite a la cantidad de veces que se puede hacer el cambio, ni un lapso de tiempo para ello.

Desde el Segip se explicó que la modificación no afecta a la licencia de conducir, así que no es necesario actualizarla.

Luego pase por el banco

“Si cambió su firma debe pasar por nuestras plataformas de atención al cliente. No requiere más que el nuevo carnet de identidad e indicar al asesor que modificó su firma y desea actualizar sus datos”, explicó uno de los operadores de información y atención al cliente del Banco Mercantil Santa Cruz.

La respuesta es la misma en otras entidades financieras consultadas. En todas se explica que no realizar la actualización puede traer problemas al momento de realizar depósitos o retiros, acciones que requieren la verificación de la firma.

En todas se aclaró que no afectará a los créditos ya gestionados y dados, pero que podría crear cierta dificultad en caso de querer acceder a un préstamo futuro y que por alguna razón, uno de sus bienes a ser valuados necesite un trámite de reconocimiento de firmas.

No olvide, pasaporte y padrón

“En estos casos, si su firma registrada no coincide con la actualizada, pueden observarle. Es mejor que pase a realizar la actualización de su pasaporte. Solo necesita el nuevo carnet, una fotocopia, los pagos y el pasaporte actual”, se explicó desde la línea de información de la Dirección General de Migración (Digemig).

El procedimiento y los requisitos son los mismos que son usados para la renovación.

Para los que viajan al exterior, Soliz señaló que no solo el pasaporte es importante, por lo que se debe tratar de tener todo actualizado y en orden. “Por ejemplo: si sale del país y necesita hacer un apostillado le van a pedir una comparación de rubricas, si hay variación de firmas, el documento tendrá que pasar por un estudio grafológico para ver si corresponden a la misma persona. Es posible que permanentemente se vea sometido a estas evaluaciones”, dijo.

El padrón electoral es otro de los registros ciudadanos que debe ser regularizado. A diferencia de los otros casos, para realizar esta actualización se debe esperar a que éste sea abierto para las modificaciones, algo que sucede previo a los eventos electorales.

Tenga cuidado si al momento del cambio de su firma tiene trámites de compra-venta de bienes, reconocimiento de firmas o procesos judiciales pendientes o en marcha; o si cuenta con poderes notariales vigentes.

“Lo ideal es mantener la firma y la rúbrica a lo largo de la vida”, reiteró el jurista.

Fuente: Pagina Siete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más