El TSE no cambió a personas que llevaron adelante las elecciones en Argentina

El encargado de negocios de Bolivia en Argentina, Julio Alvarado, informó este miércoles que las autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE) no visitaron ese país ni cambiaron a ninguno de los responsables de haber dirigido las elecciones generales del 20 de octubre de 2019, comicios que fueron anulados por constatarse “manipulación dolosa” y “parcialidad de la autoridad electoral”.

“Hasta el momento, aquellas personas que han estado a cargo de las elecciones generales del 20 de octubre 2019 siguen siendo las mismas, no ha venido (a Argentina) ninguna autoridad hasta antes de la cuarentena, hasta marzo, ninguna autoridad del TSE a hacer una investigación o a levantar algún dato respecto a las denuncias de las irregularidades que se habrían acometido acá”, sostuvo Alvarado.

El informe final de la Organización de Estados Americanos (OEA) detalla que el equipo auditor detectó “una manipulación dolosa de los comicios en dos planos”: a nivel de las actas, a partir de su alteración y la falsificación de las firmas de los jurados de mesas, y de los resultados, a raíz del redireccionamiento del flujo de datos a dos servidores ocultos.

Alvarado explicó que envió informes a la Cancillería de todo cuanto ocurrió en las elecciones del 20 de octubre de 2019. “Hemos pasado la información a la Cancillería; es todo lo que hemos podido averiguar del pasado 20 de octubre, donde el Segip (Servicio General de Identificación Personal) y Órgano Electoral habrían cometido irregularidades”, manifestó a radio Panamericana.

Después de la renuncia de Evo Morales en noviembre, por el fraude electoral, con el Gobierno de Jeanine Añez los vocales del TSE y de los nueve tribunales departamentales electorales (TDE) fueron cambiados. El domingo la Presidenta promulgó la Ley 1304, que fija las elecciones generales para el 6 de septiembre.

El diplomático boliviano afirmó que el “Segip envió una comisión, ha hecho una evaluación, ha hecho una investigación en Buenos Aires y ha comenzado a censar a varias de las personas que trabajaban en el Segip; no podemos afirmar (lo mismo) del trabajo del Tribunal Electoral”.

Sostuvo que el hecho de que continúen los mismos responsables del TSE en Buenos Aires genera susceptibilidad porque la comunidad boliviana, dijo, ya le envió cartas en las que expresa que no sólo se desconfía de su trabajo sino que corrió la voz de que los jurados electorales que estuvieron el 20 de octubre se mantendrían en las elecciones del 6 de septiembre.

“(En el TSE) siguen siendo las mismas personas y tenemos nosotros la queja de la comunidad boliviana de que los jurados electorales serían los mimos que estuvieron en octubre; ellos han enviado cartas, señalando esta situación; esto es preocupante para la Embajada, nosotros no hemos visto que (el TSE) haya venido o se haya hecho alguna inspección al trabajo que se realizó (en las elecciones de octubre) en Buenos Aires y en todo el territorio argentino”, declaró.

Alvarado afirmó que mientras continúe al frente de la Embajada de Bolivia en Argentina como encargado de negocios, no permitirá que se cometan irregularidades, pese a que el TSE es un órgano independiente. “Mientras estemos a la cabeza de la Embajada, vamos cumplir las leyes”, añadió.

En el caso de Argentina, el Movimiento Al Socialismo (MAS) alcanzó 80.424 votos, lo que representa el 66,6% de los que ese partido obtuvo en el exterior en las elecciones fraudulentas.

Página Siete

Los comentarios están cerrados.