FmBolivia
Radio FmBolivia

Gobierno depura funcionarios a simple sospecha de ser «pititas»

80

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Funcionarios del gobierno central que no tienen aval del Movimiento Al Socialismo (MAS) o no están inscritos como militantes son depurados bajo sospecha de ser “pititas”. Los alejamientos también se dan en el personal que fue contratado en la gestión de Evo Morales, pero que se quedó a trabajar durante la gestión transitoria de Jeanine Añez.

En las redes sociales, grupos afines del MAS hacen circular decenas de denuncias en contra de servidores públicos considerados “pititas”. Hacen las acusaciones con énfasis en los ministerios cuyos titulares fueron observados por las organizaciones sociales, por no tener un trabajo político, sino técnico.

“El color político está por encima de los méritos. Yo trabajo con consultorías en línea específicas, en contratos de tres o seis meses. Hice muchas desde hace varios años, pero en la última convocatoria, pese a que gané, me han rechazado cuando iba a firmar el contrato. No me pidieron la militancia, pero me dijeron que según mi historial en 2020 hice una consultoría para ‘los pititas’ y por eso ya no podía trabajar con el gobierno”, relató M.C., exfuncionaria de uno de los ministerios. Pidió que por seguridad se guarde su identidad.

Como éste hay varios casos de trabajadores a quienes se les negó la renovación de sus contratos. Los afectados señalan que ello se debe a las presiones de las organizaciones sociales.

“¡Fuera pititas!”

“No me despidieron, sino que no me renovaron mi contrato para este año. Trabajé durante la gestión de Añez porque mi contrato llegaba hasta enero de 2020 y no podían botarme antes. Luego se trajeron a su gente y no me llamaron más. Cuando Arce entró, me contrataron otra vez, pero ahora que me tocaba la renovación me dicen que en mi historial vieron que seguí trabajando para los pititas cuando Evo se fue y que por eso no me renovarían”, explicó P.P.

El 30 de diciembre pasado, en el ampliado de las federaciones del trópico, el exmandatario Evo Morales solicitó la depuración de funcionarios “pititas”. Denunció entonces que hasta consiguen avales políticos para mantener sus cargos en diferentes ministerios.

“Fuera pititas de la función pública. No quiero a derechosos golpistas, que además llegan con avales”, sostuvo.
Dirigentes del Pacto de Unidad pidieron la destitución.
Foto: Erbol

Esta declaración coincide con la de los dirigentes del Pacto de Unidad. En noviembre pasado solicitaron al gobierno -públicamente- las planillas de los trabajadores de los ministerios. Indicaron que una comisión especial se encargaría de verificar que cada uno de los empleados esté inscrito en el sistema el Órgano Electoral Plurinacional (OEP) como militante del MAS.

La disposición es parte de la línea que marca el nuevo estatuto del MAS. El documento, que para entrar en vigencia debió terminar su proceso de socialización en diciembre, obliga a que todo funcionario debe pertenecer al partido azul.

El artículo 67 de dicho estatuto establece: “No existe la figura de autoridades neutrales, ni independientes en los cargos de designación a nivel nacional, departamental, regional y municipal, todos y todas deben ser militantes del MAS-IPSP”.

Explica que esta disposición se aplicará a ministros, viceministros, directores, directores de entidades descentralizadas y desconcentradas, jefaturas de unidad, servidores públicos del gobierno, de las gobernaciones, de los gobiernos regionales y municipales en los que la gestión esté a cargo del MAS.

“Al MAS no le interesa la meritocracia y la gente preparada, sino el dedazo. No se respeta la méritos de las personas”, cuestionó el diputado Alberto Astorga, de Comunidad Ciudadana.

“Es una pena que el color político esté por encima de la formación de las personas. No tengo militancia inscrita, pero hice campaña, apoyé la marcha y trabajé ya en la gestión de Morales. Aún así me sacaron porque no estaba inscrito”, lamentó otro de los funcionarios que fue alejado de sus funciones.

Otros funcionarios en la misma condición afirman que los retiros no son masivos como en la gestión pasada, pero que aún así hay varios. Conjeturan que se debe a que hay mucha gente pidiendo su cupo y para que unos entren, otros deben salir.

Acoso en las redes sociales

“Caso pitita: la actual directora del … fue posesionada en la gestión de Áñez y ahora fue ratificada por el actual ministro…”, se lee en una publicación de la cuenta de Facebook denominada “La gran red azul”.

Ésta es solo una de cientos de publicaciones que circulan en las redes sociales de los guerreros digitales, de los distintos bloques del partido azul y de cuentas afines al MAS. Algunas de esas denuncias fueron publicadas hace un año y otras hace apenas horas.

En muchas se adjuntan a las denuncias capturas de las declaraciones juradas, memorandos de designación, planillas y fotografías. Pero otras basan su acusación en conjeturas y alguna publicación de Facebook.

“La viceministra Alcón es la madrina de los pititas. Ordenó contratar a una pitita en una de sus oficinas, la funcionaria es amiga de una exfuncionaria de Añez”, señala otro post. El único argumento para esa denuncia es una foto antigua de ambas funcionarias juntas.

Una fuente del MAS afirmó que estas publicaciones son hechas por los grupos que el partido tiene a su interior. Explicó que se dan ala tarea de apuntar contra ciertos ministerios, en especial aquellos que fueron observados para forzar el cambio acorde a sus intereses.

Un trato desigual

Los funcionarios afectados lamentan que el trato no sea igual, ya que la militancia no parece ser un requisito para todos los funcionarios.

La semana pasada, tras una revisión del sistema OEP, Página Siete publicó que la hija del expresidente Morales, Evaliz, y al menos siete altas autoridades del Ejecutivo no figuran como militantes del MAS. Entre ellos están el procurador Wilfredo Chávez y los ministros: Marcelo Montenegro (Economía), Iván Lima (Justicia), Rogelio Mayta (Cancillería) y Eduardo del Castillo (Gobierno). Se suman los viceministros Freddy Bobaryn (Gestión Gubernamental) y César Siles (Justicia).

El diputado Rolando Cullar señaló que no puede haber militantes de primera y segunda para ser contratados por el Estado.

“Todos deberían tener el mismo trato. Así como Evaliz tiene la oportunidad de asumir un cargo, deberían tenerla también otros compañeros, dirigentes y profesionales de base que aún están desempleados. Los que se quedaron en los conflictos, que hicieron campaña en plena pandemia, son los que merecen ocupar los cargos en el gobierno”, enfatizó.

El diputado del MAS Juanito Angulo, consultado sobre la militancia como requisito, dijo que es un tema personal. Añadió que mostrar la ausencia de varias personalidades del partido oficialista en el registro es un ataque de la oposición.

Fuera pititas de la función pública. No quiero derechosos golpistas que además llegan con avales

Evo Morales, MAS

Los que se quedaron en los conflictos e hicieron campaña en plena pandemia son los que merecen cargos

Rolando Cuéllar, diputado

Art. 67
DEL ESTATUTO
dispone que no existe la figura
de autoridades neutrales ni independientes.

Acusado de ser “pitita” por disentir con el partido azul

Tras la publicación de una columna de opinión en la que defendía al vicepresidente David Choquehuanca y hacía serias críticas al MAS y a su líder Evo Morales, el viceministro Freddy Bobaryn fue acusado de ser “pitita”.

En dicho artículo se refirió al presidente del MAS como “jefazo” y aseguró que se seguían “orquestando ataques sistemáticos” contra Choquehuanca. Desde las redes sociales de los grupos afines al MAS se pidió la destitución de la autoridad.

“Para cuestionar, para criticar a Evo Morales tiene que ser mínimamente igual o mejor que él. Tiene que haber hecho más que Evo Morales por el país (…). Compañero Bobaryn, usted es un malagradecido que no reconoce, no valora”, declaró el diputado del MAS Héctor Arce.

Minutos después de esta declaración, las cuentas que se dedican a denunciar presuntos funcionarios pititas pusieron a rodar por distintas plataformas una serie de publicaciones en las que sostienen que Bobaryn no tiene militancia.

“¡Fuera pititas de las instituciones públicas!, Freddy Bobaryn es un falso pachamamista, no es militante del proceso. En la gestión pasada se encargó en vender cargos a pititas, olvidándose de los verdaderos militantes. Pedimos su inmediata desvinculación”, señala una de las publicaciones.

Adjunta se usó una captura del padrón electoral. En esta se evidencia que la autoridad no estaba inscrita.

El viernes, el periódico estatal Ahora el Pueblo retiró de su página web el artículo de opinión de Bobaryn que causó la polémica.

No es la única autoridad acusada de ser pitita y de la que se pide su destitución.

La semana pasada, la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia emitió un voto resolutivo en el que declaró “traidor” y “pitita” al ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo. La acusación se hizo por haber supuestamente contratado a una funcionaria de la gestión de Añez. Según los dirigentes, no se trata de un caso aislado.

Fuente: Pagina Siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas