FmBolivia
Radio FmBolivia

Jóvenes retornan para promover agroecología

5

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

La migración del campo a las ciudades es un éxodo por el que muchas familias en Bolivia atravesaron, es un fenómeno que afectó sobre todo a la población joven y adolescente que abandonaba la vida rural en busca de trabajo y nuevas oportunidades. Sin embargo, hoy en Calamarca (La Paz), esta visión de vida ha cambiado, los jóvenes han comenzado a retornar a sus comunidades, vuelven munidos de conocimientos y promueven una producción agroecológica que les permite generar ingresos y mejorar la calidad de vida en sus familias.

Delia Quispe partió junto a su familia desde Finaya, cuando aún era una niña, para vivir en la ciudad de El Alto; sin embargo, jamás olvidó la tranquilidad del campo y decidida a volver a sus raíces, resolvió estudiar agronomía. Actualmente con 28 años, ha logrado implementar cuatro carpas solares en su terreno familiar, donde trabaja junto a sus padres y hermanos en el cultivo de hortalizas.

“Ellos (mis hermanos) tienen que tener algo propio como jóvenes, no depender de un trabajo sino ellos generar empleo. Ahora los jóvenes se están quedando en sus comunidades, ya no es como antes que tenían la idea de que si sigues en el campo vas a ser pobre, esa mentalidad ha cambiado porque en el campo tenemos todo, no nos hace falta nada; por eso yo he visto que los jóvenes se están quedando, ya no están migrando y si han migrado están volviendo porque la calidad de vida está mejor aquí”, afirmó optimista Delia Quispe.

Esta forma de pensar es parte del enfoque agroecológico que implementan los jóvenes en Calamarca, el mismo que promueve una producción orgánica libre de agroquímicos y que permite el cultivo de hortalizas y legumbres todo el año en esta región, mejorando la alimentación en el hogar y procurando ingresos económicos mediante la comercialización de los excedentes.

Héctor Quispe, padre de Delia, cuenta que antaño con la producción tradicional, no se podían cultivar hortalizas por mucho tiempo y más se dedicaban a la producción de papa y chuño, sin embargo, con la implementación de las carpas todo eso ha cambiado, hoy tienen al alcance de su mano, lechuga en diferentes variedades, tomate, cebolla, quirquiña, espinaca y nabo entre otros.

“Antes producíamos lechuga y cebolla a campo abierto, pero sólo en tiempo de lluvias daba, en tiempo de la helada ya no se podía. Ahora estoy viendo que para los jóvenes más lindo es que se dediquen a hacer carpas, que produzcan, antes buscábamos la ciudad nomás para buscar trabajo, pero aquí también habíamos tenido economía; ahora consumimos los alimentos de nuestras carpas, comemos ensaladita y lo de bueno es que no aplicamos nada de químicos”, explica Héctor Quispe.

El cuidado del agua en esta región es fundamental, por lo que utilizan un sistema de riego por goteo y también tienen cotañas, que son reservorios de agua que les permiten aprovechar este líquido elemento de forma responsable.

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas