FmBolivia
Radio FmBolivia

La venta de vehículos nuevos se reactiva y algunos agotan stocks

15

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Las importadoras de vehículos mejoran sus ventas e incluso algunas han agotado su stock de autos, luego de una caída del 42% en el sector; sin embargo, esta recuperación no sólo se debe a un aumento en la demanda, sino también a una reducción en la oferta, señala el gerente general de la Cámara Automotor Boliviana (CAB), Luis Encinas.

“El mercado automotriz muestra señales de recuperación y algunos concesionarios han agotado sus stocks; sin embargo, esto tiene una connotación particular, nosotros hemos tenido una caída del 42% en el año 2020, con relación a 2019, pero el tema de que algunos concesionarios han agotado sus stocks en estos meses no es tanto por las excelentes ventas, sino más bien por la falta de provisión de vehículos”, explica Encinas.

Según datos de la CAB, en 2019 se importaron al país 55.000 vehículos nuevos, pero para 2020 esta cifra se redujo a 35.000 aproximadamente, lo que representa una caída de cerca del 40%. Para 2021, la meta que se han puesto los importadores es ingresar al mercado 40.000 vehículos hasta fin de año, es decir un incremento del 10% respecto a 2020.

“Aún vamos a estar por debajo de 2019, que fue un buen año para el sector, pero la meta que tenemos ya representa una recuperación sustancial y completamente posible”, acotó Encinas.

De acuerdo con el gerente de la CAB, debido a la pandemia, los fabricantes de automotores han tenido problemas en el suministro de piezas e insumos necesarios para fabricar automóviles, lo que ha tenido un impacto en la oferta de estos bienes.

Materiales como el acero, el caucho o los chips necesarios para la fabricación de autos se vieron afectados por la pandemia y eso ha repercutido en la provisión, agrega el representante de los concesionarios de automotores.

“La pandemia es mundial y no solamente hemos tenido problemas nosotros como concesionarios, sino que nuestros proveedores han tenido aún más problemas en la provisión y suministro de insumos, de acero, de caucho y los chips. Con los chips hay una escasez mundial y éstos han sido principalmente utilizados para equipos de comunicación, lo que dejó a los fabricantes en una situación difícil”, apunta Encinas.

A esta escasez de componentes, puntualiza el gerente de la CAB, se suma el hecho de que los proveedores deben fabricar los vehículos que llegan al país bajo una norma medioambiental superada en muchos otros países, lo que afecta aún más el suministro.

“Los vehículos se caracterizan por la forma de fabricación que tienen con un sistema de control medioambiental. Son fabricados bajo un estándar que se llama la ‘norma EURO’ y la EURO 2 es la mínima de control. En Bolivia seguimos en EURO 2, por eso tienen que fabricarnos vehículos especialmente para el mercado tan pequeño que somos”, indicó.

A pesar de las dificultades de provisión, que afectaron la oferta en el país, Encinas señala que también hubo un incremento en la demanda, debido a la preocupación de los ciudadanos por la Covid-19 y las medidas de bioseguridad en el transporte público.

“La demanda ha crecido porque la gente con el tema del transporte prefiere ir en un vehículo privado a exponerse en el transporte público. Sabemos que muchas veces en el transporte público no se conserva la distancia y no se respetan las medidas de bioseguridad; entonces, la gente ha visto que es mejor tener un vehículo propio, eso explica en parte la mejora en la demanda”, explicó.

A esto se suma una mejora en los precios de los automotores, que permiten que una persona pueda comprar un vehículo nuevo y con garantía del concesionario desde los 10.000 dólares.

“Hay una reducción de los precios, hay vehículos desde los 10.000 dólares y con una pequeña cuota inicial uno tiene un vehículo con una cuota mensual de 120, 130 dólares. Una familia promedio gasta mínimos 150 dólares mensuales en transporte y eso es plata tirada; en cambio, con una cuota de 130 dólares mensuales uno puede tener auto propio en este momento”, agregó.

No hay combustible adecuado en el país

De acuerdo con el gerente de la Cámara Automotor Boliviana (CAB), Luis Encinas, en el país no se produce ni se importan combustibles adecuados para los nuevos autos que se importan.

“En el país usamos aún la norma EURO 2 y ya se están importando algunos vehículos con la norma EURO 4, pero no tenemos combustibles adecuados para estos autos, se necesitan combustibles de mayor octanaje para poder operarlos con seguridad”, explicó.

En la actualidad, en el país se puede encontrar gasolina especial de 88 octanos, súper etanol 92, de 92 octanos y, en cantidades muy limitadas, gasolina premium, de 95 octanos.

“Los vehículos EURO 2 deberían utilizar la gasolina de 92 octanos como mínimo, pero ésta es más cara que la especial y no se utiliza mucho a pesar de ser mejor para los motores, y para los autos con EURO 4 es necesaria una gasolina de 97 octanos, que no existe en el país”, agregó.

Pagina siete

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas