Afrontar la Covid-19 cuesta mínimo $us 500 y puede llegar hasta 10 mil

El coronavirus sacudió la economía de los países de muchas formas, una de ellas es el costo que cada paciente representa para el Estado. Se estima que el presupuesto mínimo necesario es de 500 dólares por persona enferma, pero puede alcanzar los 10 mil dólares en caso de requerirse terapia intensiva.

Cuando la persona acude a un hospital público, es el Estado el encargado de erogar los recursos para la recuperación de un paciente. En Bolivia se tiene el Sistema Único de Salud (SUS), que cubre los gastos en un 90 por ciento, indicaron las autoridades en salud.

Lo primero en lo que se invierte en el paciente sospechoso de coronavirus es en la prueba. Realizarla tiene un costo aproximado de 100 dólares, según los laboratorios que la realizan.

Desde que da positivo a Covid-19 hasta la última verificación de recuperación, se hacen cuatro pruebas por persona. Es decir, son 400 dólares por paciente.

“Se hace la primera prueba de diagnóstico. Luego de 14 días, viene la primera prueba de control. Si da positivo, se debe esperar a la siguiente para ver que sea negativa, igual es luego de 14 días, y, finalmente, la cuarta prueba de control que debe ser negativa para que se dé por recuperado a un paciente”, explicó el responsable de Vigilancia Epidemiológica del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Cochabamba, Rubén Castillo.

En cuanto una persona da positivo, comienza un tratamiento sintomatológico. Es decir, al no existir medicamentos que certifiquen la cura total, se recetan diferentes drogas según los síntomas que presenten, explicaron médicos tratantes.

Uno de estos medicamentos es, por ejemplo, la Azitromicina. Se trata de una tableta que cuesta aproximadamente 5 bolivianos cada una. La receta dura aproximadamente dos semanas y, de acuerdo al peso, edad y otros factores del paciente, se receta la cantidad, explicó Castillo.

La situación se complica cuando el paciente debe ingresar a terapia intensiva. Cada jornada que la persona pase en esta unidad tiene un costo entre 800 y mil dólares. En las clínicas, puede costar un poco más.

“En la terapia intensiva se hace uso de medicamentos que inducen al coma y permiten que la persona esté conectada al ventilador, además de otros fármacos para el normal funcionamiento del cuerpo, pese a estar en este coma”, dijo Castillo.

Estos fármacos son bastante caros y son cubiertos casi en su totalidad por el SUS; algunos no. Cuanto más tiempo pase una persona en terapia, es mayor el costo por paciente. En los casos de coronavirus, la gente suele estar entre 14 y 30 días conectada a los ventiladores mecánicos, según datos de los Sedes.

Lo lamentable es que sólo el 10 por ciento ha logrado salir de la terapia intensiva y recuperarse del coronavirus. El restante falleció en esta unidad.

Estos costos varían cuando la persona recibe plasma hiperinmune, pues cada unidad tiene un valor de 200 bolivianos por todos los insumos y reactivos que se necesitan para la donación. El problema en este caso es que muy poca gente de la recuperada, que puede hacerlo, se acerca a hacer la donación.

A esto se suma que algunas personas encontraron un negocio y hacen la venta de forma ilegal. Las autoridades en salud llaman a la conciencia de la población. Observan que si el Estado invirtió más de 500 dólares en la recuperación de alguien, esta persona debería apoyar con la donación del plasma.

El director del Programa Nacional de Sangre del Ministerio de Salud, Ignacio Alurralde, dio a conocer las características de los donantes de plasma sanguíneo hiperinmune: deben ser pacientes recuperados que en 14 días no presenten síntomas de Covid-19, también se deben someter a una prueba molecular negativa reportada al banco de sangre.

Una vez identificado el donante, se abre un historial clínico con un examen físico de presión arterial, peso y talla, para descartar problemas respiratorios, circulatorios y gastroenterológicos. Además que los donantes dan su consentimiento.

50 bolivianos una pastilla del fármaco Ivermectina. Es un medicamento que fue presentado como una ayuda a enfrentar la enfermedad, pero nada está comprobado.

LA VENTA DE PLASMA ES UN DELITO PENAL

El Ministerio de Salud y la Sociedad Boliviana de Hematología elaboraron un protocolo científico para la utilización de plasma hiperinmune donado por pacientes recuperados. Además, sobre la venta ilegal de plasma, indicaron que la cartera de Estado recibió denuncias, sobre las ofertas a través de las redes sociales.

Ante esta situación, el Ministerio de Salud recordó que la venta de plasma sanguíneo es ilegal y está tipificado en el artículo 216 del Código Penal como un delito contra la salud pública.

DIPUTADA PROYECTA LEY PARA DONACIÓN DE PLASMA

REDACCION CENTRAL

La diputada de Unidad Demócrata, Shirley Franco, elabora un proyecto de ley que presentó ante la Asamblea Legislativa y plantea la donación de plasma hiperinmune para tratar a personas con Covid-19.

Franco señalo que no se trata de una obligatoriedad de donación; al contrario, se busca generar incentivos para que los pacientes recuperados donen.

“Que se curaron de la Covid-19 y también quieren donar plasma, pues como un incentivo para esa donación puedan acceder a descuentos de hasta tres meses en sus facturas de servicios básicos, vale decir, agua, luz y telecomunicaciones”, aseveró.

Franco indicó que este proyecto de ley tiene como finalidad alimentar la solidaridad de las personas para que se salven vidas.

La transfusión de plasma acelera el proceso de recuperación de un paciente con coronavirus. Esto podría ayudar a salvar vidas y evitar el colapso del sistema sanitario.

Sin embargo, sólo un 30 por ciento de los recuperados tienen la posibilidad de donar, pues el resto tienen enfermedades de base, son adultos mayores o menores de 18 años. Por tanto, las autoridades en salud piden que quienes sí pueden donar lo hagan y no caigan en la venta del plasma.

Se recuerda que esta acción está penada con uno a 10 años de cárcel.

Página Siete

Los comentarios están cerrados.