Ponen microchips a perros para evitar extravíos y abandonos

19

Del tamaño de un grano de arroz son los microchips que ya se aplicaron a 25 perros de la ciudad de Oruro. Con este dispositivo, las autoridades buscan controlar las vacunas y evitar los extravíos de las mascotas. Según la Comuna, el objetivo de este proyecto es poner el implante a 100 mil canes y 27.000 felinos.

Lincon es el nombre del perro que recibió el primer implante de microchip en Bolivia. Es un golden retriever y ahora, gracias este dispositivo, si se pierde, veterinarias y autoridades ediles podrán identificar a sus dueños. Tampoco podrá ser sacado del país sin permiso porque a través del dispositivo se encuentra registrado en cadena de identificación de mascotas a nivel internacional.

El precio del implante del microchip, en el caso de Lincon, fue de 80 bolivianos, pero para los perros y gatos criollos será de 40 bolivianos.

El responsable del centro municipal de Zoonosis de Oruro, Leonel Quinaya, explicó que esta iniciativa nació como una respuesta al incremento de casos de abandono de los perros en las calles. “Como centro municipal de Zoonosis, hemos visto que hay maltrato y abandono de los animales. Hay una tenencia irresponsable de mascotas”, contó.

Según Quinaya, la comuna decidió resolver este problema con los avances de la tecnología. “Ahora podemos identificar a la mascota y a su propietario. Porque cuando hay un perro en situación de calle, los dueños dicen: ‘no es mi perro’ y con esto frenaremos esa actitud”, dijo.

Para la primera etapa de este plan, compraron 800 microchips de industria alemana que vienen con lectores (para zoonosis y médicos veterinarios). Estos dispositivos contienen un software de dominio en Oruro y una aplicación especial para los propietarios de las mascotas.

“Es de un material biocompatible. Es de uso cutáneo, se aplica en el sector de la escápula, a la altura de la cruz. No tiene efectos adversos”, dijo y contó que la única recomendación luego de la aplicación es no bañar a las mascotas durante 10 días. Añadió que la empresa Trova utiliza este material en humanos.

Para fortalecer esta iniciativa, Zoonosis anunció que realizará un convenio con el Colegio Médico Veterinario de Oruro. Según el funcionario, proyectan entregar los lectores a estos centros para que ayuden con el control de los canes.

Zoonosis impulsa el plan de rescate de perros en situación de calle con el fin de colocarles los microchips en coordinación con los presidentes de zonas de la ciudad, y así apoyar la crianza de mascotas comunales. En caso de los canes abandonados, la Alcaldía buscará a sus dueños y emitirá las multas correspondientes.

Por orden de la comuna, la próxima semana se implantará el microchip a perros de la Policía.

Pagina Siete.