Inaugurado en 2018, albergue de víctimas de abuso nunca funcionó

6

Hace siete meses, una mujer tocó la puerta del Centro Transitorio para Víctimas de Trata, Tráfico y Violencia intrafamiliar, dependiente del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges). Llegó asustada para pedir ayuda, pero se enteró de que lamentablemente el albergue estaba cerrado.

“De noche y en plena oscuridad, la mujer tuvo que irse. Ella lloraba. Me dio pena”, dijo una de las vecinas de la zona de Villa Victoria, donde se alza este albergue inaugurado en octubre del año pasado.

Aseguró que desde entonces vio que varias mujeres acudían al establecimiento, en especial en horas de la noche. “Decían que iban al lugar porque se habían enterado de la inauguración del albergue”, contó. Añadió que meses después, poco a poco, el número de personas en busca de ayuda se redujo. “Al parecer se enteraron de que no funciona el centro”, comentó.

En octubre del año pasado, el Gobernador de La Paz, Félix Patzi, inauguró el centro de acogida en una ceremonia especial. Hoy, siete meses después del acto, el albergue aún no abrió sus puertas por falta de presupuesto. Según los responsables, el espacio comenzará a operar a mediados del próximo mes.

“Si bien hemos entregado la infraestructura, señalamos que este año recién equiparemos el centro. Ya hemos iniciado este proceso y ya compramos todo para las habitaciones, cocina y máquinas de costuras ”, dijo director del Sedeges, Mario Cáceres.

Contó que todo el material adquirido se guarda en depósitos de El Alto. Indicó que los insumos serán trasladados poco a poco. “No contamos con camiones de alto tonelaje”, dijo.

El jefe de la Unidad Administrativa financiera del Sedeges, José Luis Gutiérrez, sostuvo que para equipar todo el centro se requiere seis millones de bolivianos y que este año sólo cuentan con un presupuesto de un millón.

Cáceres indicó que no sólo se requiere de equipamiento para abrir el centro, sino de un plan de atención a víctimas de trata y tráfico y de violencia intrafamiliar. “Este proyecto debe ser derivado de la Dirección de Política Social de la Gobernación. Hasta ahora no nos llegó nada”, dijo.

Una vez equipado, el centro abrirá sus puertas. Pero, Cáceres prefirió no dar una fecha del inicio de atención. El día de la inauguración de la infraestructura, Patzi dijo que comenzaría a funcionar en enero pasado.

Página Siete visitó ayer el lugar y observó que en el edificio sólo vive una portera. Las salas para las habitaciones y los consultorios de atención médica y odontológica están vacíos y sin equipamiento.

De acuerdo al proyecto, este establecimiento tendrá áreas de control de vigilancia y de capacitación para peluquería, repostería y panadería. Tendrá además oficinas para los equipos técnicos multidisciplinarios.

Los únicos ambientes que tienen equipamiento son las duchas, los baños y las lavanderías.

“Cómo es posible que no puedan abrir este centro después de tanto tiempo. Por eso decimos: tanto lujo para nada”, lamentó Erminia, quien vive cerca del establecimiento.

Arminda, otra de las vecinas, criticó que hasta la fecha el albergue no atienda a las víctimas. “El año pasado, vinieron los de la Gobernación para inaugurar el centro con bombas y platillos, pero hasta ahora continúa cerrado”, comentó.

Los vecinos esperan que este centro atienda a las personas que necesitan ayuda. “No pueden dejar desamparadas a las mujeres víctimas de violencia”, dijo otra ciudadana que reside cerca del albergue.

Según la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), siete de cada 10 mujeres sufren de violencia. Las más comunes son la física y la psicológica.

Para la atención a este sector vulnerable, el Sedeges, ya tiene un ítem para la administradora y planifica contar con al menos 10 contratos en línea para el equipo multidisciplinario.

Las autoridades buscan firmar convenios con fundaciones para capacitar a las víctimas en peinados, corte y confección y computación y otros oficios.

Pagina Siete.