FmBolivia
Radio FmBolivia

MAS coadyuvó en sucesión constitucional de Jeanine Áñez

5

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

El discurso repetitivo del expresidente Evo Morales, quien, desde Argentina insiste en afirmar que hubo “un golpe de estado” en su contra y que el gobierno de la presidenta, Jeanine Áñez, es “de facto”, se derrumba porque fueron dos legisladoras y una exministra del Movimiento Al Socialismo (MAS) que apoyaron la sucesión constitucional y fue el propio Morales, con su salida de Bolivia a México, que activó dos artículos constitucionales para el cambio constitucional, afirmó el expresidente Jorge Quiroga Ramírez, en entrevista con EL DIARIO.

Jorge Quiroga, quien días atrás fue designado por la presidente Áñez como delegado presidencial ante la comunidad internacional para que denuncie las violaciones a los derechos humanos y explicar al mundo los hechos de vandalismo suscitados tras la renuncia de Evo Morales, además de difundir que en Bolivia no existe un “golpe de Estado”, presentó, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) junto a otros líderes bolivianos, una explicación y testimonios de los hechos sucedidos en las jornadas de octubre y noviembre.

El objetivo, revertir ante la comunidad internacional que en Bolivia no se desató ningún golpe de estado y que la sucesión presidencial fue en el marco de las normas vigentes y con el aval del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).

LOS HECHOS Y LA ESTRATEGIA DEL MAS

La renuncia de Evo Morales, Álvaro García, Adriana Salvatierra, Víctor Borda, expresidentes del Senado y Diputados, y otros varios parlamentarios del MAS, fue parte de una estrategia copiada de Venezuela en 2002 cuando el extinto presidente de ese país, Hugo Chávez, producto de una sublevación civil fue enviado a una cárcel, lo que desató el caos y la anarquía mientras un grupo de civiles y militares tomaban el mando del país. Al tercer día, Chávez fue repuesto en el cargo. Ese golpe de estado es conocido como el Carmonazo.

“¿Qué lección debemos aprender de eso? Primero que no debemos improvisar ni entrar con aventuras. El 7, 8, 9 de noviembre, en Bolivia, se hablaba de un gobierno de transición con notables y militares. En la zona sur pintaba en las paredes ‘Kalimán Presidente’. Pero la única forma de evitar que en Bolivia se reproduzca un Carmonazo (…) era la sucesión presidencial”, refiere Quiroga.

Es decir, lo que el MAS buscaba era con la renuncia colectiva seguida de un escenario de caos y anarquía, le permitía a Morales decir que hubo golpe en su contra y por lo tanto, “tengo que volver a pacificar el país”.

El objetivo era propiciar un escenario para el “retorno triunfal” de Evo Morales a Bolivia, tal como pasó en Venezuela en 2002. Si se hubiera instalado un gobierno de cívicos y militares en Bolivia, le hubiera dado la oportunidad al exmandatario de consolidar su discurso.

“El MAS tenía esas dos alternativas: que se genere el caos y la anarquía para que Evo Morales vuelva o la instalación de un gobierno cívico militar que a Morales le hubiera permitido decir que fue víctima de un golpe, evidentemente desconocido por la comunidad internacional, además, el golpe tapa fraude y eso es lo que estaba buscando”, afirmó Quiroga.

En ese marco, la clave era mantener la constitucionalidad que era la sucesión democrática y tomar en cuenta todas las herramientas legales, por ejemplo, el fallo de Tribunal Constitucional 003/2001 que establece que la sucesión presidencial es “ipso facto” y que no requiere resolución camaral, resolución congresal ni quórum parlamentario.

“Ésa es la figura que seguía siendo válida y la cadena de sucesión presidencial era Jeanine Añez (que era la segunda vicepresidenta del Senado), la sucesión ipso facto”, afirmó.

Cuando Evo Morales, después de su renuncia sale a México como asilado político, entra en vigencia los artículos 169, 170 de la Constitución Política del Estado que refiere a la “ausencia definitiva del Presidente” y que permite la sucesión presidencial.

“El grave error de este tirano es que escapa por cobarde. Se asustó. Es tan cobarde que exigía que venga (a recogerlo) el avión mexicano y el avión mexicano solo podía venir si se le daba la figura de asilo y el 11 de noviembre, el canciller de México, anuncia que le estaban dando asilo”, relata Quiroga.

“Yo termino de agente de viaje de Evo Morales”, concluye el expresidente con una sonrisa y relata que eso fue a pedido de la Unión Europea, la Iglesia Católica y un grupo de representantes masistas: las legisladoras Adriana Salvatierra, Susana Rivero y la exministra Teresa Morales, quienes fueron parte de la mesa de negociación para la sucesión constitucional.

“Era una demanda directa de las parlamentarias de Evo Morales. No lo pueden negar porque tengo todos los chats (de) Adriana Salvatierra, Susana Rivero y Teresa Morales. Estaban las tres. La condición para que ellas vayan a la reunión que convoca la Iglesia en la Universidad Católica era que Evo Morales pueda salir del país”, afirmó.

“El plan fallido del MAS para devolver a Evo Morales al poder y tapar el fraude electoral comprobado por la OEA en un informe lapidario, fue debido a un simple desconocimiento de las normas constitucionales y antecedentes legales”, evalúa el exmandatario.

“Debo reconocer que yo no podía creer mi suerte”, afirma Quiroga con una sonrisa cuando recuerda que Evo Morales cuando abordó el avión de la Fuerza Aérea de México estaba habilitando dos artículos constitucionales para la sucesión presidencial.

CANSANCIO DE LA CIUDADANÍA

El golpe al que refiere Morales lo dio él mismo desde hace seis años. Fue un “golpe de estado en cámara lenta” asegura Quiroga, quien identifica como un proceso que empezó el 2013 cuando a pesar del artículo 168 de la Constitución Política del Estado, Morales vuelve a la Presidencia a candidatear por tercera vez.

“Había una cierta tolerancia porque había todavía bonanza económica a que el 2013 candidatee por tercera vez haciendo la trampita judicial y había cierta tolerancia todavía el 2016 cuando Bolivia dijo No, la gente estaba tranquila y cuando los bolivianos ven y Evo Morales dice ‘voy a volver a candidatear porque tengo el derecho humano a ser tirano’ empezó a surgir la indignación con los movimientos de las plataformas, sobre todo de gente joven”.

“Creo que el despertar de la juventud es lo más significativo que ha quedado en la historia contemporánea de la democracia de Bolivia desde que la recuperamos el 82 (…). Me parece que la gente joven abrió los ojos y no los va a volver a cerrar”, asegura Quiroga, quien identificó como protagonistas a los jóvenes que hicieron con su protesta la “revolución de las pititas”.

SUCESIÓN PRESIDENCIAL

Jeanine Áñez comenzó a asumir el mando del país mediante el Art. 41 del Reglamento del Senado que establece que el segundo vicepresidente, es decir, ella, debe asumir la Presidencia del Senado en caso de ausencia del titular (Salvatierra) o del primer vicepresidente (Medinacelli). La abogada beniana y opositora al MAS era el último eslabón constitucional en la Cámara Alta, para ejercer ese alto puesto.

Ya en calidad de reemplazo como presidenta del Senado, Áñez activa el Art. 39 del mismo Reglamento del Senado, para asumir el control de la Asamblea Legislativa, ya que Álvaro García no solo había renunciado sino que también había salido del país de forma definitiva. (Visor Bolivia)

El Diario.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas