Linchamientos por falta de seguridad

7

Una turba de pobladores mató a pedradas a dos jóvenes en el centro minero Uncía cuando robaban un vehículo, este es el segundo hecho de “justicia por mano propia” en menos de una semana. Días atrás un ciudadano brasileño, identificado como Vinicio Chagas, fue victimado por una enardecida multitud a en la población de San Julián, Santa Cruz, supuestamente, porque se trataría de un ladrón que intentaba ingresar a una casa.

Recientemente, en la ciudad de El Alto se registraron dos hechos de violencia con arma de fuego que también cobró la vida de una persona y una autoridad municipal quedó herida, en criterio del presidente del Colegio de Abogados de La Paz, (Icalp), Isrrael Centellas, estos hechos evidencian la ausencia del Estado, la falta de trabajo preventivo contra la delincuencia.

El asesinato de los dos jóvenes identificados como Alex Q., de 19, y José L.I.C., de 17 años, ocurrido en la localidad de Uncía, según reportó radio Pio XII, ambos fueron lapidados frente a la cárcel luego de que hubieran agredido al conductor y consumado el robo de un motorizado, tipo “surubí” y sin placa de control cuando circulaba por la carretera Diagonal Jaime Mendoza hacia Cochabamba. Los dos jóvenes fueron detenidos en el tramo Caripuyo y Sacaca, en el municipio de Chayanta al norte de Potosí.

Una vez, capturados los jóvenes fueron trasladados a la Fiscalía para la respectiva toma de declaraciones, de repente se desató la violencia contra los aprehendidos que sobrepasó la autoridad de la Policía, el Defensor del Pueblo y el Ministerio Público, los cuerpos lapidados sin vida fueron trasladados al hospital Madre Obrera de Llallagua.

La fiscal Mónica Correa indicó que la Policía intentó resguardar la vida de los muchachos incluso con gasificación, pero los comunarios reaccionaron y dejaron a las autoridades con heridas.

Otro reciente linchamiento es el reportado desde la población de San Julián, Santa Cruz, cuando un ciudadano brasileño identificado como Vinicio Chagas, ocurrió en medio de la ausencia policial.

El informe forense evidencia que la muerte fue causada por traumatismo encefalocraneano, asfixia mecánica por colgamiento y policontusiones, según la autopsia forense, la dirección nacional Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), a cargo del coronel Nelson Mejía, instruyó investigar a profundidad estos alarmantes hechos de violencia.

“Este crimen no pudo ser evitado porque no contamos con todo el apoyo en la localidad de San Julián no se ha podido evitar este crimen, pero de igual forma nadie puede hacer justicia con mano propia”, afirmó la autoridad policial.

Ante la creciente ola de violencia delictiva, el presidente del Iclap manifestó la urgente necesidad de invertir recursos económicos y humanos en seguridad ciudadana.

“Lastimosamente no se trabaja en prevención, esta deficiencia genera mayor delincuencia y hace que repercuta negativamente en la sociedad. El alto índice de pobreza y la falta de empleo hace que muchas personas se dediquen a delinquir y vean como alternativa para conseguir recursos económicos”, apuntó Centellas, presidente del Icalp.

La creciente incidencia de la violencia se vio en países en determinados momentos de coyuntura negativa, como Colombia o México, refirió a modo de ejemplo, llegando a extremos que para el Estado aún es complicado controlar los grupos alternos del poder delictivo que, inclusive, han creado organizaciones paralelas.

“Se necesita un trabajo muy operativo de parte de la Policía Boliviana, porque es su función, pero además una parte coadyuvante por parte del Estado con inversión económica”, refirió Centella, en cuyo criterio el Estado boliviano no invierte de seguridad ciudadana.

Por su parte, el viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, señaló haber solicitado a las fuerzas del orden extremar esfuerzos para concluir con las investigaciones.

Quiroga refirió que el control policial en las regiones y zonas de alto riesgo se están fortaleciendo los niveles de control con operativos policiales.

El Diario