FmBolivia
Radio FmBolivia

Felipe Quispe cumpliría hoy 79 años: “Fue semilla, nacerán nuevos Mallkus”

30

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Hoy, 22 de agosto, Felipe Quispe cumpliría 79 años. Si no hubiese fallecido en enero pasado es probable que hoy estaría llevando adelante su plan en miras a que los aymaras se gobiernen a sí mismos. Habría marcado un hito más en la historia boliviana de los siglos XX y XXI, en los que ya tiene un papel clave. Quienes lo conocieron sienten el vacío que deja y aseguran que su legado brotará como semilla.

“¿Qué haremos ahora…? Él fue nuestro padre ideológico, hemos abierto los ojos gracias a él. Cuando murió llegó el vacío… hasta ahora lo siento… pero un día nos dijo: ‘Si muero, van a surgir más’. Él fue semilla y de él van a nancer más Mallkus”, señala la educadora aymara y parte del entorno de Felipe Quispe, Maritza Morales.

Entre sus cercanos acordaron que no hay que llorar su muerte, sino que se debe homenajear su vida. De acuerdo con las creencias aymaras su presencia continúa aunque en un nuevo plano.

Nacimiento de El Mallku

“Hablar de la historia, vida y obra de Felipe Quispe es hablar de la compleja lucha social y política de los aymaras. No es sencillo ni simple. Creo que es importante valorar su trabajo. Me pregunta cómo lo recordamos y creo que lo primero es reconocerlo como hijo de los achachilas y la Pachamama, no en vano nació en agosto”, asevera el sociólogo aymara Simón Yampara.

Yampara fue compañero de trabajo de El Mallku, como docente en la UPEA. El jueves pasado participó en un conversatorio que se realizó en la Gobernación paceña en homenaje al natalicio del líder aymara.

“Muchos podemos decir que él era un indianista y como tal luchó durante su vida. Pero como hijo de la Pacha era mucho más. En su visión estaba la lucha del pueblo aymara más que de los indígenas”, indica Yampara.

Explica que Quispe transitó por varios caminos y uno de ellos fue el de la alianza con la izquierda. “Nuestros comandantes -hasta la etapa de Genaro Flores y Felipe Quispe- siempre fueron los mestizos criollos, sean de la derecha o la izquierda, pero principalmente -esta última- como aliada natural. Ahí aparece el EGTK”, dice.

Cuenta que fue ahí donde Quispe conoció al que fue vicepresidente Álvaro García Linera. “Él (García) quería que El Mallku anduviera bajo su mando, pero como los aymaras somos rebeldes, no le gustó y encaminó su propia lucha. Entendió que su causa era otra, era propia y de los pueblos ”.

Para Yampara ese alejamiento se debió a que la izquierda nunca entendió la lucha real de los aymaras y quechuas. “Ellos (la izquierda) siempre querrán llevar el molino hacia el horizonte bicentenario y la continuidad del Estado colonial. Pero para Felipe la lucha no estaba ahí, estaba en la Pacha, por eso para su lucha se convirtió en El Mallku”.

Un cumpleaños especial

“Nuestra amistad fue política e ideológica, como lo fue su vida en sí”, señala Fernando Moya, amigo, sociólogo, comentarista de los libros de Quispe y candidato a la Gobernación en 2005 (por el MIP) de El Mallku.

Acostumbrado a que siempre le preguntaran cómo fue que tenía una amistad con Felipe, enseña las dedicatorias de los libros que le regaló el líder aymara, y de los que fue comentarista en el lanzamiento de cada uno. “Para mi amigo y hermano de causa sagrada, con todo mi afecto (Chuymampy) ”, dice una de ellas.

“Siempre me pasa, es que no se puede ocultar mi origen clasemediero, mi mestizaje criollo… además de los ojos claros… un q’hara. Pero a él no le importaba, decía que era diferente porque lo que nos unía era la lucha. Nuestra amistad era político-ideológica y de convicción”, sostiene Moya.

Lo conoció en la década de los años 80, por medio del entonces diputado de la UDP Juan Rodríguez, con quien Quispe era muy cercano.

“Siempre andaba acompañado de dos dirigentes: Calixto Jaillita y Fernando Surco. Fue el primer encuentro, pero nuestra amistad se profundizó en 2003-2005 y cuando me invitó a ser candidato a la Gobernación. Caminamos mucho en aquella época”, relata.

Chuxña nayra o sajuna nayra -como le decía El Mallku en alusión a sus ojos claros- afirma que Felipe es el ideólogo, guerrero y estratega aymara más importante de los últimos años. El que logró encontrar su amuyu (pensamiento propio) y en él, la brújula de un movimiento.

“Él creía en una ideología propia y no extranjera es la única que los políticos tienen”, dice.

Recuerda a Felipe como un hombre enérgico, radical, que retó a hablar de igual a igual a más de un presidente, tumbó gobiernos y garantizó el empoderamiento indígena que abrió paso al “proceso de cambio” que vivió el país. Y del que, afirma, Evo Morales se aprovechó sin haber hecho nada.

“Y la historia se repite. Hace un año, él estaba en las carreteras bloqueando y luchando contra el Gobierno de la cleptocracia de Jeanine Añez. Él fue elegido Comandante de las movilizaciones en Achacachi para exigir que se lleven a delante las elecciones”.

Sentado frente a una mesa cubierta de recuerdos, Chuxña nayra repasa las fotos que se tomó en varias oportunidades con el dirigente. En una de ellas posan juntos en un medio abrazo para formalizar la candidatura de Moya a la Gobernación; en otra sonríen a la cámara en la plaza de San Pedro antes de ir a almorzar; mientras que en varias sonríen desde la palestra en las presentaciones de los libros.

Pero hay un retrato especial en el que un Felipe muy sonriente extiende un vaso de cerveza como invitando a brindar.

“Esta foto es justo de su cumpleaños de 2009… era un hombre muy sociable y alegre. Su inesperada partida dejó al movimiento popular y en especial al aymara con un gran vacío y sólo el tiempo nos dirá lo que vaya a pasar. Este 22 de agosto estaría cumpliendo 79 años. Esta fecha es la que importa”, sostiene.

La semilla que brota

“Felipe siempre fue un hombre rebelde, desde niño. Dijo que siempre lucharía e incluso debajo de la tierra lo seguiría haciendo”, afirma Maritza Morales.

Para ella, esa característica lo hizo uno de los grandes estrategas aymaras. Recuerda cómo para tumbar al gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada ideó tres planes: plan pulga, plan siquititi y plan tarajchi.

“Los dos primeros funcionaron y con estos mismos se estaba preparando y se convirtió en la pesadilla de Añez. Con su partida todos han sentido un vacío y nos preguntamos ¿qué vamos a hacer ahora?, ¿quién va a ser el estratega?, ¿si hay problema, quién va a estar al frente?”, pregunta y en sus propios recuerdos encuentra su respuesta.

“Él un día él nos dijo, si muero van a surgir miles. Él fue semilla y de él nacerán más Mallkus. Él dejó huella y los que vengan no serán simplemente Mallkus, vendrán mujeres revolucionarias como Bartolina Sisa y Gregoria Apaza. Si nosotros no hacemos nuestra propia lucha quién más la hará”, increpa.

La vida del dirigente campesino

Nacimiento Felipe Quispe Huanca, más conocido como El Mallku, nació el 22 de agosto de 1942, en la comunidad Chijilaya, cantón Ajllata Grande, del municipio de Achacachi, departamento de La Paz.

Vida Tuvo varias etapas: fue guerrillero, historiador, catedrático de universidad, político indianista y activista indígena aymara boliviano.

Candidato Fue diputado por el departamento de La Paz, entre el 6 de agosto de 2002 y el 1 de julio de 2004. Postuló como candidato a la Presidencia de Bolivia en las elecciones de 2002 y las de 2005, por el Movimiento Indígena Pachakuti (MIP). En esta ultima elección perdió la personería jurídica. También fue candidato a gobernador de La Paz en 2021 por la agrupación Jallalla La Paz.

Ideología Se consideraba a sí mismo como katarista. Recurrió a ideas del incario y a las figuras de indígenas revolucionarios, como Túpac Amaru y Túpac Katari, para acercar a sus bases a la lucha por la reivindicación indígena. Estudioso de Fausto Reinaga, se lo considera como uno de los ideólogos del indianismo-katarismo.

Autor Felipe Quispe escribió seis libros: Túpac Katari vive y vuelve… carajo, El indio en escena, Mi captura, Viva Pachamama, Mi militancia y La caída de Goni.

Partida El líder falleció por un paro cardiaco, en El Alto el 19 de enero de 2021. Fue enterrado en su comunidad de origen en Achacachi.

“Muchos podemos decir que él era un indianista y como tal luchó durante su vida. Pero como hijo de la Pacha era mucho más”.

Simón Yampara

“Felipe logró encontrar su amuyu (pensamiento propio) y su brújula. Él creía en que debíamos tener una ideología propia y no una extranjera como los otros”.

Fernando Moya

Pagina Siete.

Obtenga actualizaciones en tiempo real directamente en su dispositivo, suscríbase ahora.

Comentarios
Cargando...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee mas