Movilizaciones reflejan cansancio de la población

Señalando que la población boliviana está cansada de abusos y engaños por parte del gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS), el diputado por Comunidad Ciudadana (CC), José Manuel Ormachea, aseguró que las movilizaciones ciudadanas pacíficas, reflejan el cansancio y la frustración de la población ante actos “descarados y abusivos” de los gobernantes.

El parlamentario representante de la Sede de Gobierno, afirmó que el cansancio al que hace referencia se traducirá en movilizaciones pacíficas de la población, a iniciarse en los siguientes días.

“Estas medidas tienen que ver con un cansancio de la sociedad boliviana y diferentes sectores ciudadanos por distintos abusos que se han estado produciendo por parte del Gobierno. Este cansancio y frustración se va ver reflejado en las calles como ya ocurrió en los 21 días de resistencia”, anunció en declaraciones a medios de comunicación.

Ormachea recordó las jornadas de protesta vividas la gestión pasada en rechazo a leyes nacionales denunciadas por ser atentatorias a los derechos ciudadanos, mismas que generaron movilizaciones que obligaron al Gobierno a retroceder en su aplicación, vaticinando un panorama similar en las actuales condiciones.

“El pueblo boliviano es sabio y conoce sus derechos, este pueblo sabe cuándo debe movilizarse en las calles como ya ocurrió por el rechazo a leyes nacionales el año pasado”, afirmó el parlamentario refiriéndose a las leyes 218 y 386 que generaron movilizaciones en diferentes regiones del país.

Sostuvo que la actual coyuntura, caracterizada por la persecución política contra líderes de oposición, exautoridades del Gobierno transitorio, además de ciudadanos apuntados por defender la institucionalidad y la democracia, hará que la población se vuelque nuevamente hacia las calles.

“La judicialización política absoluta que existe en nuestro país, es un elemento de indignación total que está llevando a los bolivianos nuevamente a las calles. El gobierno del MAS va tener que enfrentar a las calles nuevamente”, anticipó.

Para Ormachea, los ciudadanos ya perdieron el miedo a la represión generada desde el poder, y en la actualidad salen para hacer respetar su derecho a la protesta, esto debido a las irregularidades en temas de interés nacional, como la ejecución del Censo o el trabajo de la Procuraduría General.

Al respecto, Iván Melendres, activista de la plataforma Otra Bolivia es Posible, aseguró que el nuevo inicio de movilizaciones por parte de la población responde a reivindicaciones similares de distintos sectores de la sociedad, mismas que se unen para expresar el descontento con el actual Gobierno.

“Las reivindicaciones son de cada uno de los sectores, tanto gremiales como el Colegio Médico y el Conade, son demandas por la democracia por las que nos estamos movilizando pacíficamente”, manifestó.

Denunció además que existen planes de grupos de choque afines al masismo para confrontar a los bolivianos que reclaman por las arbitrariedades y el respeto a la democracia, hecho que motiva a exigir de las autoridades, las respectivas garantías para el derecho a la protesta, al tratarse de movilizaciones que se masificarán con el transcurso de los días.
“Existe una resolución en la que se establece movilizaciones cada 21, vamos a estar presentes en las calles a nivel nacional. No solamente es en La Paz sino en Cochabamba y en Santa Cruz, se está saliendo por el derecho a la protesta, la democracia y contra la persecución política”, indicó Melendres.

Desde el Gobierno, el viceministro de Coordinación Gubernamental, Gustavo Torrico, sostuvo que los anuncios de nuevas movilizaciones tienen carácter político para lograr unidad en sectores de oposición. “Ya le están dando un tinte político. Están queriendo redituar viejas glorias”, afirmó.

La jornada pasada, una marcha convocada por el sector médico, en rechazo a la persecución política, fue frenada por grupos denominados grupos “de choque” afines al Movimiento al Socialismo, esto provocó el reproche generalizado de la población y de parlamentarios de oposición, como el diputado, Alejandro Reyes, quien afirmó que este amedrentamiento responde a viejas prácticas del oficialismo ante el temor a la protesta de la población.

“El masismo y sus viejas prácticas, violencia, encapuchados y miedo. No de los pititas miedo del Gobierno, porque saben que el pueblo boliviano no les va a permitir destruir la democracia. Estamos cansados de su incapacidad y la calle vuelve a hablar. Democracia si, dictadura no”, señaló el legislador desde sus redes sociales.

Desde las redes sociales, la senadora Cecilia Requena, calificó este hecho como una muestra de la violencia con la que opera el gobierno contra personas que ejercen su derecho a la protesta. “Afines al MAS han cerrado las vías, impidiendo el desarrollo de esta marcha. Lo han hecho lanzando piedras y petardos, amenazando con llegar a agredirnos físicamente. Repudiamos esta actitud violenta”, refirió.

Fuente: El Diario.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Lee más