Médicos luchan en primera línea sin medidas de bioseguridad

El representante del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes) de La Paz, Fernando Romero, informó que los profesionales médicos luchan contra el Covid-19 en altas condiciones de inseguridad e inestabilidad económica, lo que repercute en la voluntad de los profesionales del área, quienes combaten en primera línea contra la pandemia.

Señaló que los funcionarios de la salud pública del país llevan adelante una lucha desigual contra la pandemia. A las ya conocidas y a las dramáticas carencias de bioseguridad, medicamentos e infraestructura, se suma la inestabilidad económica e inseguridad laboral para los profesionales. “Un factor que en suma va minando la moral de los soldados de la primera línea contra el Covid-19”.

Contratos temporales, sueldos bajos y diferenciados, dependiendo de la partida de contratación, demoras en el pago de sueldos, despidos intempestivos, muchos profesionales sin ítems y todos fuera de la Ley General del Trabajo, ponen en evidencia las serias limitaciones del personal en salud. “Esto se agrava con el abuso de alcaldes que mediante sus partidos políticos realizan cobros obligatorios al personal de salud a cambio de mantener los contratos”, dijo.

“Unos 17.000 profesionales del sector, afiliados a esa entidad, carecen de beneficios laborales y están al margen de la Ley General del Trabajo. La total inseguridad laboral en que nos encontramos es otro factor que está marcando esta situación tan crítica”, expresó Romero, que aseguró que la mayoría de médicos se mantiene en la lucha contra el virus solo porque ama su profesión”, aseveró.

En La Paz, un tercio de los galenos trabaja a contrato, con tiempos de tres a seis meses y con ingresos bajos. “Son ingresos bajos y sin ninguna protección laboral, y eso es lo que hoy día hace que en varios lugares del país los colegas hayan renunciado, hayan preferido quedarse con restricciones económicas, para no someterse a una situación de abandono por parte de las autoridades”, dijo.

Hasta la fecha más de 120 trabajadores en salud resultaron infectados con el Covid-19 y más de una decena fallecieron, por la falta de bioseguridad.

El médico Hugo Cardozo, representante de Sirmes en Pando, refirió que en el departamento hay al menos 400 funcionarios de salud y un 40% del personal, entre médicos, enfermeros, bioquímicos, odontólogos, a contrato.

“A pesar de que somos los soldados de primera línea en esta batalla contra el Covid, el Gobierno no da prioridad a las necesidades del sector, no ha ido mejorando nuestras condiciones de trabajo, ni de incorporarnos a la Ley General del Trabajo ni en infraestructura ni en equipamiento”, apuntó.

El Diario

Los comentarios están cerrados.