Pobladores recibieron el solsticio de invierno

10

A nivel nacional, la ciudadanía se reunió muy temprano en inmediaciones de plazas, cerros y lugares sagrados para recibir los primeros rayos del Sol, como dando la bienvenida al Año Nuevo Andino, Amazónico y del Chaco 5527 del solsticio de invierno.

Con ofrendas y rituales ancestrales a la Madre Tierra en 230 sitios sagrados de Bolivia, autoridades nacionales, organizaciones sociales y la población boliviana recibieron el Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco 5.527. La ONU declaró el 21 de junio como Día Internacional de Celebración del Solsticio.

Amautas celebraron con una Wajta Ancestral el retorno del sol (Willka Kuti) en la localidad de Tiwanaku del departamento de La Paz. El Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco se celebra cada 21 de junio en el hemisferio sur y en lugares considerados sagrados, cuya ceremonia recibe el nombre de Willka Kuti o Inti Raymi (regreso del Sol).

Las ofrendas que se entregan a la Pachamama son denominadas mesas, que contienen dulces, copal, incienso, pétalos de flores, nuez, cebo de llama, sullu (feto de llama), además de hojas de coca, que son colocadas sobre un altar al que se le prende fuego.

De los 230 sitios sagrados distribuidos en los nueve departamentos del país, 131 pertenecen al departamento de La Paz y se encuentran, tanto en el área urbana como rural. El acto central se desarrolló en Tiwanaku, además de Samaipata en Santa Cruz, el salar de Uyuni en Potosí y Orinoca en Oruro.

Esta celebración se realizó en todo el país de acuerdo al Decreto Supremo Nº 173 del 17 de junio de 2009, ya que el 21 de junio marca no sólo el inicio de un nuevo ciclo solar, sino el comienzo de una nueva era, que según la tradición andina trae consigo momentos de profundo cambio y retorno a la armonía y el equilibrio.

Diferentes entidades públicas hicieron actos en los sitios autorizados para recibir los primeros rayos del sol. En los mismos no faltaron la música y danzas autóctonas. En la ciudad de El Alto se realizó el acto en el sitio sagrado de Wak’a Kejo Kejo.

AFLUENCIA

Sin embargo, en algunas zonas del país, y en especial en el departamento de La Paz, las juntas vecinales obligaron a sus vecinos a asistir a los actos del solsticio de invierno, debido a que eran órdenes de la dirigencia vecinal.

Los pobladores lamentaron esos hechos ya que en un país democrático, nadie puede ser obligado y debe ser respetado por sus creencias religiosas, y no imponer una tradición.

También se observó poca afluencia en Tiwanacu, al parecer debido a las restricciones que se impuso en el lugar para proteger la infraestructura arqueológica, un sitio muy visitado por los turistas nacionales y extranjeros.

Además para evitar los excesos en el consumo de bebidas alcohólicas, que en años anteriores afectaron al sitio arqueológico.